Características del Modernismo literario

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,17 KB

 

2. LOS INICIOS DE LA MODERNIDAD Poética:


La modernidad poética se inició en Francia a mediados del siglo XIX con la aportación de dos orientaciones literarias:
el parnasianismo y el simbolismo.

2.1 El parnasianismo


Hacia 1860, la escuela parnasiana reacciónó en contra de los excesos de subjetividad y sentimentalismo ROMánticos. Los nuevos poetas propugnaron el arte por el arte: una poesía objetiva y cerrada a sentimientos e ideologías. Temáticamente el parnasianismo evocó culturas antiguas y ambientes exóticos.

2.2 El simbolismo


Hacia 1870 se comenzó la búsqueda de un lenguaje basado en la sugerencia. El simbolismo consiste en el intento de sustituir en la poesía la realidad por la idea. Los poetas simbolistas aspiraron a reemplazar los procedimientos de la razón por las vías imprecisas de la intuición. Trataron de plasmar una visión subjetiva de la realidad, de ofrecerla a través de la sensibilidad del poeta. Frente a la mención directa de las cosas, prefirieron la utilización del símbolo.

3. EL Modernismo:


La renovación estética y cultural que comenzó hacia 1885 se conoce en el mundo hispánico como Modernismo. El Modernismo es un movimiento sincrético (que trata de conciliar influencias diferentes): su rasgo común es el deseo de nutrirse de todo, de abarcarlo todo. Sobre una base irracionalista que reaccionaba contra el positivismo de la segunda mitad del Siglo XIX, combina los aportes del parnasianismo, simbolismo, impresionismo, esteticismo, decadentismo y misticismo. Intenta conciliar el afrancesamiento y el exotismopreciosista con el tradicionalismo hispánico y con la sencillez expresiva. El Modernismo supuso una actitud vital tanto en España como en Hispanoamérica, y constituyó una reacción en contra de los patrones del sistema burgués.

3.1 Orígenes DEL Modernismo:

El Modernismo surgíó en Hispanoamérica como fuerza subversiva y expresión de la resistencia al mercantilismo de la revolución cultural burguesa. Después de las guerras de independencia del Siglo XIX, algunos países de Hispanoamérica habían alcanzado cierta estabilidad política que se tradujo en prosperidad económica. Los contactos con Europa, en especial con Francia, se acrecentaron mediante las importaciones de objetos de lujo para las clases adineradas.


Los estilos de vida y el pensamiento franceses se veían como modernos y conllevaban un rechazo de la tradicional sociedad colonial. En las últimas décadas del siglo, naciones como Cuba y Puerto Rico continuaban su lucha anticolonial e Hispanoamérica en general empezó a sufrir las primeras agresiones del incipiente imperialismo norteamericano. Además de un cambio en el gusto literario, el Modernismo hispanoamericano supuso la reivindicación de una nueva sociedad con intenciones descolonizadoras. Los modernistas se alzaron contra el materialismo, el imperialismo, la burguésía y lo utilitario. El clima que vivieron, con la mezcla de arte, vida bohemia e ideas literarias, fue similar al del París de fin de siglo. Los artistas percibieron que en el mundo había surgido un movimiento de renovación formal y de la sensibilidad, y quisieron formar parte de él. Como fuente inmediata, los escritores acudieron a la poesía francesa, y vieron en el parnasianismo y el simbolismo la expresión más exigente y audaz de las tendencias de la época.

3.3 EL Modernismo EN ESPAÑA

Hacia finales del Siglo XIX y principios del XX, el Modernismo ejercíó su influencia en España. En este hecho fue determinante la segunda visita de Rubén Darío a Madrid, en 1899.

Circunstancias históricas:

Las circunstancias que vivía la sociedad española favorecieron la adopción de la actitud de rebeldía propia de los modernistas y de los intelectuales y artistas europeos. La conciencia de crisis se agudizó con el desarrollo del movimiento liberador en Cuba y culminó con el desastre de 1898.

Ambiente literario e inicios del Modernismo en España

El panorama poético español necesitaba un cambio. Sólo la concepción poética y el intimismo del tito Bécquer constituían una excepción, que se dejó sentir en el mayor subjetivismo del Modernismo español. Antes de la llegada de Rubén Darío, algunos poetas españoles como Salvador Rueda y Francisco Villaespesa, ya manténían contacto epistolar con los principales autores hispanoamericanos.

Peculiaridades del Modernismo español

La vertiente más acuñada fue la simbolista, que se sumó a la influencia francesa y al intimismo de Bécquer. Esta poesía simbolista se observa, por ejemplo, en Alma, obra de Manuel Machado, en Soledades, de Antonio Machado, y en los primeros poemarios de Juan Ramón Jiménez (Arias Tristes, Jardines lejanos; Pastorales). Se cultiva también una poesía cívica, centrada en el mundo exterior y en los problemas de la gente, en la que se utiliza un lenguaje directo. Su exponente más importante lo constituye Campos de Castilla, de Antonio Machado.

Entradas relacionadas: