Azorín

Enviado por Javi y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,83 KB

 

    GENERACIÓN DEL 98

Se relaciona con las corrientes irracionalistas europeas, preocupaciones existenciales, tema de España con tintes subjetivos.

Estilo

Renovación literaria, cuidado del estilo, antiretórico, gusto por las palabras tradicionales, gran subjetivismo. Paisaje y alma, realidad y sensibilidad se unen (perspectivismo)

El ensayo

El ensayo es un escrito en prosa, en el que se tratan diversos temas. Se caracteriza por:

·         Actualidad del tema tratado, se escribe desde y para una época.

·         Carácter no exhaustivo: no se busca la totalidad del tema

·         Carácter no técnico: se dirige a la generalidad.

·         Subjetividad: aparición del yo del autor opinante. (uso de primera persona, apelaciones al lector, tono imperativo, …)

·         Carácter autobiográfico

·         Amplitud temática

·         Intenta convencer al lector.

Género en Castilla

Azorín es el creador del cuento moderno, que se caracteriza por:

·         Gran importancia al inicio.

·         Carencia de argumento.

·         Renuncia a la acción

·         Prevalencia de la descripción del paisaje

·         Descripción de sentimientos.

Su obra se puede dividir en distintos temas, como los costumbristas-históricos, las meditaciones sobre el paisaje, etc.

Azorín

El tema de España existía desde antiguo, como Larra con su crítica o Quevedo. En la generación del 98 esta preocupación es constante.

Azorín mira España desde su obsesión por el tiempo. En sus obras revive el pasado, los personajes clásicos, la intrahistoria. También describe el paisaje, reflejo de su propia alma. Para él, España es un motivo de preocupación cultural

El tema del tiempo le interesa desde pequeño, una angustia por el paso rápido e imparable del tiempo. La obra de Nietzsche le inspiró, así como su teoría de la Vuelta Eterna, la repetición indefinida de la danza humana. “Vivir es ver volver”

El tratamiento de los clásicos

Azorín recrea y reinventa  los clásicos, incita al lector a que busque la experiencia sensorial y no solo la experiencia intelectual. Intenta traer al público los clásicos. Busca en ellos la confirmación de la teoría de la vuelta eterna, sentimientos igual de validos en el pasado y en el presente.

Azorín mistifica la realidad, es decir, la falsea y adapta a su gusto, recrea.

Entradas relacionadas: