Antropología de Nietzsche

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 7,54 KB

 

Nietzsche- La gaya ciencia:


1. Exponer las ideas y la estructura argumentativa del texto

Nietzsche reflexiona en este fragmento sobre lo que considera es el suceso más importante, desde el punto de vista espiritual, de los tiempos modernos: la “muerte de Dios”. El progreso científico y la crítica ilustrada a la religión han minado los fundamentos de la fe religiosa, de tal modo que la creencia en el Dios monoteísta cristiano se ha hecho imposible.

La consecuencia más preocupante de esta pérdida de fe es el Nihilismo; esto es, el derrumbamiento de todos los valores superiores, que la cultura occidental había fundamentado en la divinidad, derrumbamiento que ha desfondado la existencia humana, vaciándola de sentido.

Sin embargo, Nietzsche considera que en Nihilismo puede ser enfocado desde un punto de vista positivo, porque el eclipse del viejo Dios ofrece la oportunidad al hombre de tomar las riendas de su destino y lanzarse a la apasionante aventura de crear por sí mismo nuevos valores que potencien y den sentido a su vida.

EL PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO: EPISTEMOLOGÍA

Nietzsche criticará la  metafísica tradicional surgida con Platón. La  metafísica tradicional ha considerado la  realidad como algo estático, fijo e inmutable afirmando como verdadera realidad de las cosas a las esencias, algo inmutable, estático y permanente. Esto le ha llevado a distinguir entre una realidad verdadera  y superior  y una falsa, aparente. Pero la “invención” de este otro mundo superior es producto en realidad del resentimiento y temor hacia la vida de los filósofos, que son unos resentidos. Este impulso contra la vida  es denominado por Nietzsche “Voluntad de Verdad” y consiste en utilizar la razón para afirmar la supremacía de las esencias, lo estático, vengándose así del devenir de la realidad, de la vida real que no se puede dominar. Por ello toda la filosofía ha sido, en realidad, un platonismo encubierto y contrario a la vida.

Frente a esto, Nietzsche afirma la realidad como devenir sin finalidad ni meta. Esta realidad cambiante y múltiple se presenta al hombre a través de  perspectivas. Estas perspectivas son individuales e incluso  propias de cada momento de  la vida individual. Por ello, no hay una perspectiva verdadera y la “Voluntad de Verdad”, que pretendía una verdad absoluta, es falsa. Frente a ella, Nietzsche defenderá la  “Voluntad de Poder” que es asumir y enfrentarse a la realidad cambiante afirmando una  perspectiva de forma  temporal para poder vivir más plenamente. Con la “Voluntad de Poder” se reconoce la imposibilidad de captar la realidad como algo estable y de que exista, por tanto, la verdad, admitiendo  las  distintas perspectivas  para potenciar la propia vida.

Así, desde la Voluntad de Poder los conceptos no son en realidad más que metáforas. Además, estas metáforas su generan a través de un proceso que se va alejando cada vez más del original, la cosa real. La primera metáfora es la  imagen mental conformada por nuestra percepción. A su vez, esta imagen la convertimos en  palabra que expresa nuestra forma individual y original de captarla, siendo así la metáfora de la primera metáfora. Y así, sucesivamente. Estas metáforas se convirtieron en  conceptos por la necesidad y el deseo del hombre de  vivir en sociedad. Para ello se hizo un pacto llegando a una convencíón en el lenguaje. Se establecieron así los nombres y significados de las cosas imponiendo ciertas convenciones como las correctas  por mera utilidad. Con el tiempo se olvidó el origen metafórico, afirmándose  erróneamente  el concepto universal (la esencia) como la verdadera realidad.

De esta forma, la filosofía, al tratar de los conceptos más abstractos, llama “verdad” a lo más alejado de la realidad: lo  creado al final del proceso por el pensamiento, el producto más imaginativo. También las  ciencias positivas que matematizan lo real son criticadas por Nietzsche, pues sólo expresan la realidad cuantitativamente sin atender a las diferencias reales y cualitativas.

Así, para Nietzsche  no hay verdad absoluta y sólo podrá considerarse “verdad” aquello que favorezca a la vida. El criterio de verdad es la  “Voluntad de Poder” que asume y justifica el error necesario para vivir. Por ello, exaltará el poder de la metáfora como una perspectiva que se reconoce como tal, que selecciona e interpreta la realidad sin que la metáfora se identifique nunca con ella. La metáfora se sabe perspectiva que nos ayuda a vivir plenamente.

EL PROBLEMA DE Dios, SER HUMANO  Y LA MORAL: TEOLOGÍA,  ANTROPOLOGÍA Y ÉTICA

La antropología de Nietzsche afirma una visión pesimista del hombre, un animal cuya única arma para defenderse del mundo es la inteligencia. El hombre es un ser débil, delicado e indigente y sin embargo se cree el centro de la naturaleza. Por ello, Nietzsche considera que el hombre debe ser sólo un puente hacia el superhombre. El hombre sigue un proceso evolutivo, es algo cambiante (en tanto que es vida) y tras una serie de transformaciones conseguirá superarse a sí mismo en el superhombre, aquel que tiene voluntad de poder, no de verdad.

El hombre débil, anterior al superhombre, sigue los dictados de la moral tradicional. Ésta es algo antinatural que niega los instintos vitales.  El fundamento de esta moral ha sido  Dios, lo que llevará a Nietzsche a rechazarle. Además, Dios ha sido el fundamento no solo de la moral sino también de la idea de que existe una verdad única y de que la vida individual y propia, la vida concreta, debe ser sacrificada en aras a otra vida futura. Así, Dios es el fundamento último de la voluntad de verdad y del platonismo, es el gran enemigo frente al surgimiento del superhombre que tiene voluntad de poder. Por ello, para que el superhombre pueda llegar a ser, para afirmar absolutamente la vida, hay que acabar con Dios y acabar con la voluntad de verdad que él representa. Dios ha sido la gran objeción contra la vida y es necesario para dar valor a la vida negar a Dios.

Esta negación ha ocurrido en la época moderna donde Dios ha muerto. Con ello, todos los valores tradicionales se derrumban, se quedan en nada, surgiendo  una nueva época dominada por el Nihilismo. Este puede tener dos sentidos: uno negativo en cuanto a que con el derrumbe de los valores tradicionales se cae en la pasividad, en el sinsentido de la existencia; otro, positivo, en cuanto a que la muerte de Dios es la oportunidad para la  transmutación de los valores y el surgimiento del superhombre.

En consecuencia, deberán transmutarse los valores, crearse nuevos valores desde la “Voluntad de Poder”, desde los instintos que en cada caso potencien la vida. Esta transmutación de los valores será hecha por el  superhombre, producto de la evolución desde el  hombre débil, racional y dominado por la Voluntad de Verdad, hacia un hombre fuerte, instintivo, con Voluntad de Poder, destructor y creador constante que acepta lo trágico de la vida, su devenir, multiplicidad y sus diversas perspectivas. Esta evolución pasa por  tres estadios: el  camello, que  todavía asume su deber racional; el león, el nihilista que se rebela frente a todo pero aún es incapaz de crear nuevos valores; y el niño, que hace de la vida un juego y una creación artística. Éste último es el superhombre que tiene la Voluntad de Poder y admite la vida como un eterno retorno.

Entradas relacionadas: