Análisis comentario de texto del discurso del método de Descartes

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 13,15 KB

 

``Así, por ejemplo, estimaba correcto que, suponiendo un triángulo, entonces era preciso que sus tres ángulos fuesen iguales a dos rectos; pero tal razonamiento no me aseguraba que..''

A) Explicación de las dos expresiones subrayadas

EVIDENCIA


Se refiere a algo que se presenta de forma directa e inmediata ante el sujeto. En términos cartesianos, de forma “clara y distinta”. Se trata de algo que es cierto sin necesidad de ser demostrado. Esta “idea clara y distinta” es una evidencia intelectual; tal como aparece en el texto se entiende en sentido epistemológico (conocimiento). En el método cartesiano la evidencia ocupa un lugar crucial, hasta el punto de ser la primera de sus reglas. El proceso deductivo, que se inicia en las otras tres reglas, parte siempre de ideas evidentes. El significado en el texto podríamos resumirlo así: de la misma manera que no tienen que demostrarnos que un triángulo tiene tres ángulos que suman dos rectos, tampoco hay que demostrar que el Ser Perfectísimo existe.

Ser perfecto:


La sustancia infinita (Dios). Es el Ser Perfecto porque aglutina todas las perfeccione3s, incluida la existencia, rasgo que permitirá demostrar su existencia.

B) Identifica y explica el contenido del texto

El texto trata sobre la demostración de la existencia de Dios y, más concretamente, del argumento ontológico. Las demostraciones de la existencia de Dios a lo largo de la Historia de la Filosofía se pueden dividir en dos tipos:

- Argumentación “a posteriori”, cuyo desarrollo deductivo va del efecto (mundo) a la causa (Dios).  -Argumentación “a priori” va de la causa al efecto. El argumento ontológico es el argumento “a priori” por excelencia. En el texto Descartes contrapone las ideas matemáticas con la idea de Dios; y, la misma evidencia de las demostraciones matemáticas la traslada a la existencia de Dios. Si un triángulo no tuviera tres ángulos, o los tres ángulos no sumaran dos rectos, ya no tendríamos un triángulo, sino un cuadrado, un rectángulo o cualquier otra figura. Lo mismo ocurre con la idea del Ser Perfecto, que como Ser Perfecto tiene que tener todas las cualidades posibles, entre ellas, la existencia, porque si no poseyera esta cualidad, dejaría de ser el Ser Perfecto, pues le faltaría una perfección, la existencia. Por eso la esencia de Dios tiene que incluir necesariamente su existencia, igual que en la esencia del triángulo está tener tres ángulos que miden dos rectos, aunque no necesariamente su existencia.

Descartes en el texto dice que la existencia de Dios es más evidente que la existencia del triángulo y eso es porque la evidencia con que se nos presentan a la mente las ideas matemáticas procede de la razón y es la existencia de Dios la que garantiza el criterio de evidencia y la causa no puede ser inferior al efecto. La falta de evidencia de la idea de Dios solo se debe a una imperfección de la naturaleza humana.

El argumento ontológico es la tercera prueba de la existencia de Dios que Descartes presenta en el Discurso del método. La primera que propone es la causalidad de la idea de un Ser Perfecto, donde llega a la conclusión de que la idea de Dios es una idea innata y en la segunda, Descartes afirma tener idea de perfecciones que él no posee y si conocíéndolas no las posee es que no puede dárselas, luego no puede darse la existencia y tiene que recibir de otro, que sí tiene esas perfecciones, la existencia. Este texto pertenece a la IV parte del Discurso del método de Descartes. El tema general de esta parte IV es la aplicación del método a la metafísica, raíz de todas las ciencias, y demostrar sus tres principios fundamentales:

- ALMA o sustancia pensante (primera evidencia)

- MUNDO o sustancia extensa, lo último que demuestra, fundamentándolo en que Dios que nos ha creado no nos va a construir mal y que esa certeza moral que tenemos de la existencia del mundo, es también certeza metafísica fundamentándolo en la veracidad y bondad de Dios. -Dios o sustancia infinita, que demuestra a través de tres pruebas de su existencia.

C) Justificación desde la posición filosófica del autor

La demostración de la existencia de Dios cumple una función esencial en el sistema filosófico cartesiano. Es la manera que tiene de superar definitivamente la duda metódica y muy especialmente, la hipótesis del “genio maligno”. Si Dios existe, como es infinitamente bueno y veraz, no me ha podido construir mal, porque iría en contra de la idea misma de Dios. De esta forma queda garantizado el criterio de evidencia o verdad, la “idea clara y distinta”. Descartes formula, antes del argumento ontológico, otros dos argumentos:

El primero se basa en la causalidad de la idea de Dios en la mente. Parte de la existencia en mi mente de la idea de un ser perfecto y va analizando cada una de las clases de ideas: facticias, proceden de mi mismo; la idea de Dios no puede proceder de mi mismo que soy un ser imperfecto; adventicias, proceden de la experiencia y no hay nada a mi alrededor que sea más perfecto que yo; luego la idea de Dios tampoco puede ser una idea adventicia. Solo queda una posibilidad, la idea de Dios es una idea innata puesta ahí por Dios mismo como una huella suya.


El segundo argumento, que se basa en el reconocimiento de la idea de lo imperfecto, Descartes continúa diciendo que él tiene ideas de perfecciones que no posee en absoluto y, si conocíéndolas no las posee, es porque no puede dárselas y tampoco puede darse existencia a sí mismo. Y si no puede producirse a sí mismo tiene que haber alguien que le haya dado la existencia y le conserve: Dios.

El tercer argumento es el argumento ontológico, mejor dicho, la versión cartesiana del argumento ontológico que, en el Siglo XI formuló San Anselmo de Canterbury. Descartes parte del análisis de las verdades matemáticas, cuya certeza se fundamente en la evidencia. Y a semejanza de las verdades matemáticas, Descartes toma la idea de Dios como algo plenamente racional, una idea innata que la mente concibe de forma evidente, con claridad y distinción, igual que la idea de triángulo o esfera. Si en la idea de esfera está incluida que todas sus partes equidistan del centro, con la misma evidencia, en la idea de Dios, un Ser Perfecto implica necesariamente su existencia.

El objetivo de la filosofía de Descartes no es otro que la construcción del “edificio del conocimiento” sobre bases seguras y ciertas y la unificación de todas las ciencias. Para alcanzar su objetivo establece un método con solo cuatro reglas “sencillas y fáciles” para que quien lo emplee correctamente “no pueda considerar falso lo que es verdadero y viceversa”.

Estas reglas del método son las siguientes:


EVIDENCIA: no considerar verdadero nada, si no había conocido evidentemente como tal. Evitando la precipitación y la prevención, y admitiendo solo lo que se presenta clara y distintamente a mi mente. De aquí procede el criterio de verdad o evidencia de Descartes que es la “idea clara y distinta”. Es verdadero aquello que se nos presenta a la mente de forma clara y distinta. Como es una evidencia intelectual, no empírica y se queda exclusivamente en el ámbito de la razón. La garantía de este criterio de verdad es Dios, de ahí la necesidad de las demostraciones de su existencia, una de las cuales es el tema de nuestro texto. 

ANÁLISIS: dividir cada problema en tantas partes como sea posible y necesario para resolverlas más fácilmente. Es del análisis de la idea de Dios de donde Descartes deduce que el Ser Perfecto tiene que tener existencia como una de sus cualidades.

SÍNTESIS: partir de lo más simple a lo complejo, poco a poco, suponiendo un orden, incluso, en ellos. 

ENUMERACIÓN: comprobaciones exhaustivas para no incurrir en ningún olvido o error. El punto de partida de Descartes es la duda metódica. Quiere empezar de cero, no poner nada en su “nuevo edificio” que él no haya analizado y comprobado previamente que es verdadero. Descartes duda de todo: de los sentidos, de la posibilidad de error en los razonamientos, de la imposibilidad de distinguir sueño y vigilia y, por último, la duda hiperbólica, la hipótesis del “genio maligno”. -----------------


 Al llegar aquí solo queda la duda y, paradójicamente, en el acto de dudar, va a descubrir su primera evidencia.

Descartes es consciente de que duda, y si duda tiene que ser alguna cosa. Puedo dudar de todo, dirá Descartes, pero de que si estoy dudando (pensando) tengo que ser algo, una sustancia pensante, de eso no puedo dudar. Con el término sustancia nos referimos a “algo que existe de forma tal que no tiene necesidad sino de sí mismo para existir”, pero Descartes piensa que esta definición solo puede aplicarse a Dios, de ahí que establezca que hay dos clases de sustancias:

1--Sustancia infinita: Dios. 
2- -Sustancias finitas: solo necesitan de Dios para existir, y son dos: s Sustancia pensante (res cogitans), su atributo es el pensamiento y sus modos: dudar, afirmar, etc. S Sustancia extensa (res extensa), cuyo atributo es la extensión y sus modos: tamaño, figura y movimiento. El ser humano está compuesto de sustancia pensante (alma) y sustancia extensa (cuerpo); se trata de dos sustancias independientes, con funcionamientos distintos y que se comunican por la glándula pineal que esta en la base del cerebro. La concepción antropológica de Descartes es, por tanto, dualista. Es importante señalar que la primera evidencia cartesiana es el descubrimiento de la sustancia pensante y lo último que deduce, demostrada ya la existencia de Dios, es la existencia metafísica del mundo, cuyo fundamento es Dios.

3.- COMPARACIÓN Y ACTUALIDAD

Comparación CON PLATÓN: Descartes se asemeja a Platón en su concepción dualista de la realidad, del conocimiento y antropológica La realidad finita; para Descartes, se divide en sustancia pensante y sustancia extensa. Platón divide el mundo en dos: mundo inteligible y mundo sensible. 4 Para Descartes hay dos tipos de conocimiento: el conocimiento sensible y el conocimiento racional. Considera como verdadero conocimiento el conocimiento racional y como engañoso el conocimiento sensible.  Del mismo modo, Platón, distingue dos clases de conocimiento: la episteme, referida al mundo inteligible y la doxa u opinión para el mundo sensible. Respecto al ser humano ambos comparten la visión dualista del ser humano. Según Descartes, es un compuesto de dos sustancias radicalmente distintas: el cuerpo, que es sustancia extensa y el alma, sustancia pensante. Lo mismo nos encontramos en Platón: el ser humano está formado por alma y cuerpo, el alma existe antes de encarnarse en un cuerpo y vive en un cuerpo como en una cárcel de la que saldrá cuando éste, que sí es mortal, muera. Ambos, tanto Descartes como Platón tienen su método. Platón la dialéctica ascendente y descendente y Descartes su propio método que consta de cuatro reglas o preceptos. Aunque la importancia que da al método Descartes sea más grande que la que le da Platón.


ACTUALIDAD: Un aspecto de la filosofía cartesiana del que no podemos negar su actualidad es el método, tanto en el ámbito de la ciencia como en el de la filosofía. La ciencia no es posible sin la aplicación de un método, que variará según la ciencia de que se trate, pero es impensable la ciencia sin método. De hecho, una forma de clasificar un saber como científico es por la aplicación del método. La importancia del yo pensante en Descartes ha destacado la función del sujeto en el conocimiento. La mente humana no es, como piensa el Realismo, un simple espejo donde se refleja la realidad; no hay una realidad objetiva, independiente del sujeto, es el propio sujeto quien establece los criterios a los que se debe adecuar el conocimiento. El yo pensante como constitutivo y sustentador del conocimiento se ha ido acrecentando en la historia de la filosofía moderna y contemporánea; baste nombrar a Husserl o Heidegger. Lo que no existe hoy es ese sujeto universal y abstracto; ni una verdad universal e inmutable, sino un sujeto histórico, condicionado por las circunstancias sociales y culturales. Respecto al criterio de verdad: la idea clara y distinta, solo es aplicable hoy día al ámbito de las matemáticas o la lógica; pero en las ciencias empíricas una proposición solo es verdadera si se comprueba en la experiencia, aunque la experiencia no nos da seguridad absoluta, sino solo probabilidad. Tampoco es sostenible hoy el radical dualismo antropológico. Actualmente se conoce la estrecha relación entre el funcionamiento biológico y el funcionamiento de la mente. Por ejemplo, enfermedades mentales con síntomas físicos, como la hipocondría o la histeria.

Entradas relacionadas:

Etiquetas:
Estimaba correcto que, suponiendo un triángulo, entonces era preciso que sus tres ángulos fuesen iguales a dos rectos; pero tal razonamiento no me aseguraba que existiese triángulo alguno en el mundo. Por el contrario, examinando de nuevo la idea que descartes discurso del método tercera parte Si Dios existe, como es infinitamente bueno y veraz, no me ha podido construir mal, Discurso del método 4 parte descartes descartes comentario de texto discurso del método Justificación desde la posición filosófica del autor Kant justificacion discurso del metodo descartes texto del argumento ontológico se san anselmo de canterbury resuelto descartes selectividad resuelto ejemplos de las reglas del discurso del metodo justificacion descartes selectividad asi por ejemplo, estimaba correcto que, suponiendoun triangulo, entonces era preciso que sus tres angulos fuesen iguales a dos rectos; pero tal razomamiento no me aseguraba que existiese triangulo alguno en el mundo análisis de la segunda parte del discurso del método comentario de texto discurso del método /ficha/analisis-comentario-texto-discurso-metodo-descartes-7/ COMENTARIO TEXTO IV PARTE DISCURSO DEL MÉTODO: " ...Examinando la idea que tenía de un Ser Perfecto, encontraba que la existencia estaba comprendida en la misma de igual forma que en la del triángulo estaba comprendida la de que sus tres ángulos son analisis del discurso del metodo descartes discurso del metodo Descartes justificación COMENTARIO DE TEXTO DESCARTES DISCURSO DEL METODO Descartes propone dos argumentos para demostrar la existencia de Dios y uno de ellos es el argumento ontológico de San Anselmo. funcion de dios sistema cartesiano Estimaba correcto que, un triángulo, entonces era preciso que sus tres fuesen ejemplo de las cuatro reglas del método de descartes Ejemplos del método cartesiano de Descartes Discurso del metodo comentario de texto discurso del metodo verdad descartes Comentario Descartes discurso del método parte 2 discurso del metodo descartes analisis