Pastel historia

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 10,37 KB

 

Restauración: los grupos conservadores recibieron con satisfacción la Restauración de los Borbones. Cánovas pretendía la vertebración de un nuevo modelo político que superase algunos de los problemas endémicos del liberalismo precedente: carácter partidista y excluyente de los moderados durante el reinado isabelino, el intervencionalismo militar en la política y la proliferación de enfrentamientos civiles. Para conseguir su propósito, se propuso 2 objetivos: elaborar una constitución que vertebrase un sistema político basado en el bipartidismo y pacificar el país. Se convocaron las elecciones para unas Cortes constituyentes, porque la constitución de 1869, había quedado sin efecto tras la proclamación de la República. Cánovas dispuso que las primeras elecciones del nuevo régimen se hicieran mediante sufragio universal. La constitución es una clara muestra del liberalismo doctrino, caracterizado por el sufragio censitario y la soberanía compartida entre las Cortes y el rey. Es una constitución de carácter marcadamente conservador e inspirada en los valores históricos tradicionales de la monarquía, la religión y la propiedad. Considera la monarquía como una institución superior, incuestionable, permanente y al margen de cualquier decisión política. Constituida por un poder moderado que debía ejercer como árbitro en la vida política y garantizar el buen entendimiento y de la alternancia entre los partidos políticos. Se establecía la soberanía compartida y se concedían amplios poderes al monarca: derecho de veto, nombramiento de ministros y potestad de convocar las Cortes, suspenderlas o disolverlas sin contar con el gobierno. Las cortes eran bicamerales y estaban formadas por el Senado y el Congreso de los Diputados. En 1878 se estableció el voto censitario pero en 1890 el universal. La constitución también proclamaba la confesionalidad católica del Estado, aunque toleraba otras creencias siempre que no se hiciese manifestación pública de ellas. Por esto se restableció el presupuesto del culto y clero para financiar a la Iglesia. La constitución contaba con una declaración de derechos, pero su concreción se remitía a leyes ordinarias posteriores que tendieron a restringirlos, especialmente los derechos de imprenta, expresión, asociación y reunión. Bipartidismo y turno pacífico: Cánovas introdujo un sistema de gobierno basado en el bipartidismo y en la alternancia en el poder de los 2 grandes partidos dinásticos, el conservador y el liberal. Se aceptaba que habría un turno pacífico de partidos que aseguraría la estabilidad institucional mediante la participación en el poder de las 2 familias del liberalismo y pondría fin a la intervención del ejercito en la política. El ejercito quedó subordinado al poder civil. Una Real Orden de 1875 estableció que la misión del ejército era defender la independencia nacional y que no debía intervenir en las contiendas de los partidos. Como contrapartida se otorgaba a los militares una cierta autonomía para sus asuntos internos y se dotaba al ejército de un alto presupuesto. El turno pacífico eliminó del panorama político de la Restauración el problema de los pronunciamientos y el protagonismo de la presencia militar en los partidos y en la vida política española, que habían caracterizado a Isabel II. El fin de los conflictos bélicos: La estabilidad del régimen se vio favorecida por el exterminio de las guerras carlistas y cubanas. La Restauración borbónica privó a la causa carlista de una buena parte de su hipotética legitimidad y algunos personajes del carlismo acabaron reconociendo a Alfonso XII. El esfuerzo militar hizo posible el exterminio total de las guerras carlistas. En Febrero de 1876 Carlos VII se exilio en Francia acabándose la guerra en el territorio./ La consecuencia inmediata de la derrota carlista fue la abolición definitiva del régimen floral. Los territorios vascos quedaron sujetos al pago de los impuestos y al servicio militar, comunes a todo el Estado. En 1878 se estipuló un sistema de conciertos económicos que otorgaba un cierto grado de autonomía fiscal a las Provincias Vascas, estas pagarían por ello una cantidad recaudada por las Diputaciones Provinciales./ El final de la guerra carlista permitió acabar más fácilmente con la insurrección cubana. Como resultado de la actuación militar y de la negociación con los insurrecciros, en 1878, se firmo la Paz de Zanjón ? abolición de la esclavitud, amplia amnistía y una promesa de reformas políticas y administrativas por las que Cuba tendría representantes en las Cortes españolas. El incumplimiento de estas reformas en las Cortes españolas provoco el inicio de la Guerra Chiquita en 1879 y la posterior insurrección de 1985./ Los partidos dinásticos: Cánovas era el principal dirigente del Partido Alfonsino, que durante el Sexenio había defendido la restauración monárquica. Tras el regreso de Alfonso XII lo transformo en el Partido Conservador. El proyecto bipartidista requería otro partido de carácter progresista y de un acuerdo entre progresistas, unionistas y algunos republicanos moderados surgió el Partido Liberal. Ambos eran conocidos como partidos dinásticos./ Coincidían ideológicamente en lo fundamental, pero diferían en algunos aspectos y asumían de manera consensuada 2 papeles complementarios. Ambos defendían la monarquía, la constitución, la propiedad privada y la consolidación del Estado liberal, unitario y centralista. Eran partidos de minorías, de notables, que contaban con periódicos, centros y comités distribuidos por el territorio español. Las diferencias eran escasas. Los conservadores se mostraban más proclives al inmovilismo político, proponían un sufragio censitario y la defensa de la Iglesia y del orden social. Los liberales defendían el sufragio universal masculino y estaban inclinados hacia un reformismo social mas progresista y laico. La actuación de ambos partidos en el poder no difería en lo esencial, al existir un acuerdo táctico el cual no permitía a un partido establecer leyes que vayan en contra del otro. La alternancia regular en el poder entre estas 2 grandes opciones dinásticas tenía como objetivo asegurar la estabilidad institucional. Así, cuando el partido en el gobierno sufría un proceso de desgaste político y perdía la confianza de las Cortes, se realizaban unas nuevas elecciones. Falseamiento electoral y caciquismo: la adulteración del voto era una practica habitual en todas las elecciones, se hacia mediante el restablecimiento del sufragio censitario, trato más favorable a los distritos rurales y la manipulación y las trampas electorales. El triunfo del partido que convocaba las elecciones estaba asegurado./ Los caciques era personas notables a menudo ricos, con gran influencia local, o abogados, profesionales de prestigio o funcionarios de la Administración. Con su influencia los caciques orientaban la dirección del voto, agradeciendo con sus favores la fidelidad electoral y discriminando a los que no respetaban sus intereses. Manipulaban elecciones continuamente de acuerdo con las autoridades, especialmente los gobernadores civiles de las provincias. El conjunto de trampas se conoce como el pucherazo. El desarrollo de turnos de partidos: Entre 1876 y 1898 ganaron 6 elecciones los conservadores y 4 los liberales. La 1ª crisis del sistema sobrevino como consecuencia del impacto del desastre de 1898, que erosionó a los políticos y a los partidos dinásticos./ El partido conservador se mantuvo en el gobierno desde 1875 hasta 1881, cuando Sagasta formó un primer gobierno liberal que introdujo el sufragio universal masculino para los comicios municipales (1882). En 1884, Cánovas volvió a perder, pero impulsó un acuerdo entre conservadores y liberales, el llamado Pacto del Pardo. Su finalidad era dar apoyo a la regencia de María Cristina y garantizar la continuidad de la monarquía antes las fuertes presiones de carlistas y republicanos./ Durante el llamo gobierno largo de Sagasta, los liberales impulsaron una importante obra reformista para incorporar al sistema algunos derechos asociados a los ideales de la revolución del 68. De este modo, se aprobó la Ley de Asociaciones (1887), que elimino la distinción entre partidos legales e ilegales y permitió la entrada en el juego político a las fuerzas opositoras, se abolió la esclavitud (1888), se introdujo la celebración de juicios por jurados, se impulso un nuevo código civil (1889) y se llevaron a cabo reformas hacendísticas y militares./ La reforma de mayor transcendencia fue la implantación del sufragio universal masculino en las elecciones generales, ampliando el censo de 800 mil hombre a 5 millones. En la ultima década del siglo se mantuvo el turno pacífico de partidos: en 1890 conservadores, en 1892 liberales, en 1895 Cánovas asume la presidencia del gobierno hasta 1897, que lo asesinaron. El personalismo del sistema deterioró a los partidos, que dependían excesivamente de la personalidad de sus líderes, provocando disidencias internas y la descomposición de ambos partidos