El inventario: concepto e importancia

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 12,59 KB

 
El inventario: concepto e importancia.
El
inventario es un documento contable básico que se define como la relación detallada y valorada del conjunto de bienes, derechos y obligaciones que constituyen el patrimonio de una empresa o de una parte de ella en un instante de tiempo, es un instrumento contable de gran utilidad debido a varias causas:
Supone una
descripción individualizada y memorizada de todos y cada uno de os elementos que los integran, tanto en términos cualitativos como cuantitativos, por lo que debe hacer referencia expresa tanto a las unidades físicas de medida que se han utilizado (Kg., m., l.) como a su valoración monetaria (precio), y ello va a constituir una fuente de información exhaustiva para la empresa.
Si el inventario comprende
todos los elementos patrimoniales, nos va a permitir conocer la medida neta del patrimonio de la empresa entre el activo (conjunto de bienes y derechos) y el pasivo (conjunto de obligaciones exigibles).
El
inicio de todo ciclo contable es el origen de todas las contabilizaciones.
La
importancia del inventario radica en que es un instante para el conocimiento real de la situación de la empresa o de una parte de ella, por lo que va a servir como soporte y comprobación al proceso registral. Pero el inventario como instrumento conceptual hay que distinguirlo en primer lugar del libro de Inventarios y Cuentas Anuales, que es el libro de contabilidad, según el art. 25.1 del C. de c., en el cual se recoge el inventario como instrumento conceptual que es el que vamos a ver en el tema.
Lo otro de lo que lo debemos distinguir es el
Balance de Situación. Los dos son instituciones que suponen una relación de todos y cada uno de los bienes, derechos y obligaciones. Pero la diferencia está en que el Inventario es una relación detallada y valorada pudiendo ser total o parcial, mientras que el Balance siempre es total y no desciende al detalle, por lo que supone un resumen o estado resultivo de la situación de la empresa en un momento determinado.
El
Inventario se puede clasificar atendiendo diferentes criterios, así pues según el punto de vista que analicemos los clasificaremos de una u otra forma:
Por su carácter de
obligatoriedad: obligatorios y voluntarios.
Los
obligatorios surgen por imposición legal (porque obliga la ley)
Los
voluntarios son aquellos que se elaboran atendiendo a las necesidades de la empresa, de acuerdo con el criterio de la empresa, principalmente por necesidades de información.
Por su
extensión o contenido: totales y parciales.
Los
totales son aquellos que comprenden todos los elementos patrimoniales de la empresa (bienes, derechos y obligaciones).
Los
parciales son aquellos que contienen una parte determinada del patrimonio de la empresa, por ejemplo de las mercancías, del mobiliario, son los más habituales los de existencia de mercadería, inmovilizado.
Por el
origen de la información (por la forma de obtención): contables y extracontables.
Los
contables son aquellos que se obtienen a partir de los datos que figuran en la contabilidad. Vendría a ser como un balance pero más detallado.
Los
extracontables son aquellos cuya información se obtiene de la realidad mediante el recuento físico o la comprobación de la existencia de los elementos a inventariar.
Esta forma de proceder es
más compleja y costosa que la anterior, sin embargo, tiene una mayor fiabilidad y podemos decir que es la que más se identifica con el concepto tradicional de inventario.
Por su
causa: ordinarios y extraordinarios.
Los
ordinariosse producen habitualmente o de forma periódica, suelen coincidir con los de desarrollo.
Los
extraordinarios son aquellos que surgen como consecuencia de alguna circunstancia fuera de lo habitual como por ejemplo una fusión o absorción de la empresa en caso de quiebra, suspensión de pagos o por imposición de una autoridad legal.
Por el
momento de su realización (temporalidad): inicial o de apertura, de desarrollo y finales.
Los
iniciales o de apertura son aquellos que se realizan en el momento inicial de la vida de la empresa y no deben confundirse con los que se realizan al principio de un ejercicio, solo va a haber un inventario inicial.
Los
de desarrollo son aquellos que se elaboran durante el transcurso de la vida de la empresa, ya sean al principio o al final del periodo. Permiten la comprobación de que la valoración asignada a los distintos elementos patrimoniales al cierre del ejercicio coincide con la situación efectiva o real de la empresa, sobre todo, por lo que se refiere a las existencias, de forma que si se pusiera de manifiesto alguna diferencia entre la _________ y los saldos contables (roturas, robos) habría que contabilizar la correspondiente pérdida coincidirían con los ordinarios.
Los
finales se realizan en el momento final de la vida de la empresa cuando se termina el negocio: quiebra, absorción, liquidación.
Para llevar a cabo el
inventario hay que realizar las siguientes fases: Captación o aprensión de la realidad. Será necesario conocer o identificar la fenomenología que va a ser objeto de representación por la contabilidad. Por tanto, tendremos que determinar cuáles son los bienes, derechos y obligaciones que pertenecen a la empresa en el momento de la confección del inventario.


Agrupación homogénea y simbolización. Una vez conocida la realidad, tenemos que agrupar los distintos elementos patrimoniales en conjuntos de elementos homogéneos entre sí, (ej.: muebles, herramientas...) y una vez hecho esto, ponerles nombre (ej.: mobiliario, utillaje....) que son los nombres de las cuentas.
Medición física o valoración. La medición física se realiza en la escala que proceda mediante la operación de: contar, medir, pesar... expresando cada medición en las unidades que correspondan (ej.: Kg, L, m, etc.). Para medir cada elemento se utilizan los métodos más adecuados en cada caso (ej.: para las mercaderías se hará un recuento físico contando: unidades de camisas, chaquetas, etc.) pesando, midiendo (ej.: metros de tela). En el caso de caja se recurriría al recuento de monedas y billetes que hay en la empresa, lo que se hace a través del arqueo de caja. Una vez efectuada la medición física será necesario expresar las distintas unidades de medida en una unidad de medida común, para que puedan realizarse las comparaciones; esta operación es la valoración, a través de la cual, se convierten las distintas unidades físicas en unidades monetarias mediante la multiplicación de las unidades físicas por un parámetro de conversión, que, en nuestro caso, desde el punto de vista económico, es el precio, dando como resultado a esta fase las medidas de los distintos elementos patrimoniales, expresados en unidades monetarias. Esta es la fase más importante del inventario, sobre todo por lo que se refiere a la valoración, que aunque en un principio pueda parecer sencilla, puesto que podría parecer un simple cálculo matemático, el verdadero problema está en el parámetro de conversión por el que multiplicar; es decir, en la determinación del precio a aplicar en las valoraciones. Esta elección es compleja debido a una serie de circunstancias: inflación, obsolescencia (depreciación), el desgaste de los elementos; lo que hace que en cada momento puedan aplicarse distintos precios a un mismo elemento, y la elección de unos u otros nos puede llevar a resultados diferentes. Todo este proceso está dentro de lo que se denomina Teoría de la Valoración Contable.
Ordenación de los grupos homogéneos. Consiste en agrupar los distintos elementos patrimoniales en masas patrimoniales y, una vez agrupados, ordenarlos según distintos criterios. Existen 2 criterios fundamentales: la doctrina italiana y la doctrina francesa. El PGC vigente utiliza el método francés, aunque la mayoría de los países europeos utilizan la doctrina italiana.
La
doctrina italiana ordena el activo de mayor a menor disponibilidad, y el pasivo de mayor a menor exigibilidad (1º Ex. a corto plazo).
La
doctrina francesa hace todo lo contrario: ordena el activo de menor a mayor disponibilidad (1º Fijo), y el pasivo de menor a mayor exigibilidad (1º no Ex.).
Sumas y comparaciones. En esta última fase se realizan las sumas de los elementos para obtener los totales por elementos y por masas patrimoniales. En el caso de los inventarios totales la suma de todos los bienes y derechos nos dará el total activo, y la suma de las obligaciones exigibles nos dará el total pasivo. Por último, si se comparan el total pasivo y el total activo obtendremos el neto o medida neta del patrimonio de la empresa.