Economía, la empresa t.2

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Economía

Escrito el en español con un tamaño de 7,92 KB

 

Tema 4. La organización interna de la empresa.

 

  1. PROCESO DE DIRECCIÓN: CONCEPTO Y FUNCIONES.

     La dirección de la empresa consiste en realizar funciones de gobierno, dar todo tipo de instrucciones y establecer los criterios convenientes para conseguir sus objetivos.

     El directivo tiene que combinar los factores humanos y materiales de la empresa lo mejor posible atendiendo al entorno, siempre cambiante. Para ello necesita planificar, organizar, gestionar y controlar todos los factores.

 

  1. FUNCIÓN DE PLANIFICACIÓN.

    La planificación es la primera función que se realiza. Se trata del estudio y fijación de los objetivos referentes a la empresa y a cada uno de sus departamentos o secciones.

    Consiste en fijar unos objetivos, marcar estrategias para conseguirlo, definir las políticas de la empresa y establecer criterios de decisión, siempre buscando conseguir sus fines.

  1. Clasificación de los planes.

    Existen varios tipos de planes que actúan en ámbitos diferentes por lo que deben ser considerados desde diversos puntos de vista y establecer distintas clasificaciones.

  1. Por su naturaleza y características.

     Esta clasificación se refiere a la extensión del plan, pudiendo distinguir:

- Metas. Son los fines fundamentales perseguidos por la empresa.

- Objetivos. Cabe distinguir entre objetivos y subobjetivos. Los primeros tienen un carácter general e involucran a toda la empresa por lo que todos han de contribuir para su consecución. Los subobjetivos se refieren a temas más específicos, que afectan a áreas más concretas de la organización.

Para establecerlos hay que tener en cuenta que tienen que ser realistas (todos los subsistemas de la empresa deben tener los recursos necesarios para alcanzarlos y que se adapten al momento y al entorno, aprovechando todas sus posibilidades), se deben establecer prioridades entre los diferentes objetivos y subobjetivos y estos se deben alcanzar con el menor número de consecuencias imprevistas y sus costes deben de ser mínimos.

- Políticas. Son los principios básicos que sirven de guía para tomar decisiones específicas y marcan unos ciertos límites de actuación; es el hecho diferencial de la empresa.

- Procedimientos. Son los pasos que hay que seguir para ejecutar una acción.

- Reglas. Indican lo que se puede hacer y lo que no. Son muy estrictas.

- Presupuestos. Son planes cuantificados, la expresión numérica del plan. Normalmente, prevén las necesidades de dinero para afrontar los planes marcados. También sirven para dar prioridades a la hora de ejecutarlos.

  1. Por su dimensión temporal.

     Se refiere al tiempo durante el cual se pueden aplicar. Pueden ser:

- A largo plazo. Planes contemplados en un periodo superior a cinco años. Suelen referirse a aspectos estructurales de la empresa, relativos a una expansión futura, como nuevas inversiones en maquinaria.

- A medio plazo. Entre uno y cinco años. Muestran la actividad que ha de desarrollar la mayor parte de los departamentos de la empresa.

- A corto plazo. Tienen como límite el ejercicio económico, un año. Son planes inmediatos y muy concretos por departamentos, que pueden servir de canal para conseguir otros objetivos.

     Generalmente, las empresas hacen una planificación a medio plazo.

  1. Por funciones o departamentos.

     Se refiere a planes de producción, de ventas, financieros y de inversiones, de personal… El contenido y las características de cada tipo de plan están relacionados con el tipo de función o departamento al que afecta.

     Existen planes intradepartamentales, que se aplican a un departamento, y planes interdepartamentales que afectan a más de uno.

  1. Etapas del proceso de planificación.

    El proceso de planificación consta de una serie de etapas que se han de ir cubriendo durante la elaboración de los planes:

  1. Análisis de la situación de partida. Se analiza la situación actual de la empresa y del entorno, y se toma conciencia de las oportunidades existentes para poder aprovecharlas.
  2. Fijación de los recursos. Se marcan los objetivos, tanto generales como subobjetivos; se concretan las metas a las que se quiere llegar.
  3. Creación de alternativas o determinación de las líneas de actuación.  Se marcan los diferentes caminos que lleven a la empresa a sus objetivos.
  4. Evaluación de las alternativas. Consiste en estudiar los puntos fuertes y débiles, y evaluar los costes, riesgos, dificultades, etc.
  5. Elección de una de las alternativas. Se decide qué plan se ejecutará.
  6. Control y determinación de desviaciones. Aunque se haya escogido una alternativa con la seguridad de que es la mejor, posiblemente evolucione de forma diferente y no funcione como se esperaba. Entonces, se debe volver a las alternativas anteriores y modificar lo necesario. Hay que hacer un seguimiento periódico de los planes y corregirlos cuando sea necesario.