Entre visillos

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 4,94 KB

 

La represión asola la España de la posguerra. El ambiente general es de absoluta desolación y pobreza, la población se debate entre el hambre, la miseria y el miedo. Va a existir un aislamiento internacional y una fuerte censura política y moral, todo ello unido a la muerte y exilio de la mayoría de los intelectuales de la época anterior. La novela española estará dividida en dos tendencias: una de corte triunfalista con técnicas narrativas tradicionales en la que destaca Los cipreses creen en Dios de José María Gironella y otra de corte existencial que se iniciará con la publicación de La familia de Pascual Duarte de Cela y Nada de Carmen Laforet, que comparten un carácter autobiográfico y un tono sombrío llegando a alcanzar el tremendismo que consiste en la iluminación de los aspectos más oscuros de la realidad. Hay que destacar la novela del exilio con Max Aub y Ramón.J.Sender que escribíó Réquiem por un campesino español.()Camilo José Cela aporta una visión del mundo tremendista, mediante: una actitud distanciada y un humor negro desgarrado y cruel, por ejemplo en La familia de Pascual Duarte que narra la vida de un condenado a muerte. Su segunda etapa, la del Realismo social, está caracterizada por la condensación temporal y un personaje colectivo como en La Colmena. En los años 50 se abandona la visión existencial para recoger las nuevas preocupaciones sociales y dar paso al Realismo social que tendrá dos enfoques: el Realismo 


testimonial, en el que el narrador presenta la realidad de manera objetiva (objetivismo) y realiza una denuncia de las injusticias implícitamente, por ejemplo en El Jarama de Rafael Sánchez Ferlosio y el Realismo critico en el que se quiere denunciar de manera explícita un alto grado de injusticia social por lo que tendrá problemas con la censura, destaca la obra de Manuel José Caballero Bonald Dos días de Septiembre. Entre los autores más destacados se encuentran Ignacio Aldecoa con El fulgor y la sangre, Rafael Sánchez Ferlosio con El Jarama, Carmen Martín Gaite que escribíó Entre visillos, Ana María Matute con Pequeño teatro y Juan García Hortelano cuya obra más importante fue Tormenta de verano. Todos estos autores iniciaron una cierta renovación formal y reflejaron la sociedad española de la época.()En los años 60 se produce una gran influencia extranjera con el boom de la novela hispanoamericana que renueva por completo el panorama literario y da a conocer a los grandes novelistas hispanoamericanos como Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa. En España se produce la renovación narrativa con el estreno de Tiempo de silencio de Luis Martín Santos en 1962 y con Cinco horas con Mario de Miguel Delibes. Los elementos formales renovadores son el pluriperspectivismo, el uso de la segunda persona narrativa, la ruptura de la linealidad provocando un desorden temporal, la incorporación de materiales ajenos tradicionalmente a la novela y una riqueza verbal con el uso de diferentes registros lingüísticos.

Entradas relacionadas: