El viejo y el mar. El viejo era flaco y dsgarbado, con

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,32 KB

 

·        Autor: Ernest Hemingway.

·        Personajes:

-         Santiagoà El viejo.

-         Manolitoà Muchacho.

-         El pez.

·        Géneroà Clásicos Universales/ Ficción y Literatura.

·        RESUMEN:

Santiago es un viejo pescador cubano. Le acompaña un joven muchacho llamado manolito,los dos se quieren mucho, pero sus padres le obligaron a dejarle por otros pescadores con más suerte en sus pescas porque el viejo tenía muy mala suerte. Sin embargo, él le seguía ayudando y cuidando.

Un día el viejo salíó a la mar con el objetivo de terminar con su mala racha en la pesca. El muchacho le había conseguido cebo. Al cabo de unas horas de navegar, tras haber perdido de vista la costa, un pez picó el anzuelo. Era un pez enorme, dispuesto a luchar hasta la muerte.Las fuerzas del viejo cada vez iban a menos y pensaba que el pez le podía matar, pero tenía un gran deseo de sacarlo del agua, y no le importaba si tenía que dejar su vida intentándolo. Tras una larga y dura batalla, el pez tuvo la peor suerte, y el viejo, lleno de felicidad, no creía que el pez fuese tan grande, lo ató al costado de la barca, para poner rumbo a la costa. De repente aparecíó un tiburón. Cuando el tiburón se acercó a comer el pez el viejo le dio un golpe en la cabeza con su arpón matándolo . Se había librado del tiburón, pero no tardarían en acercarse otros más siguiendo el rastro de la sangre derramada por el pez herido. El viejo logró acabar con ellos, pero se habían comido medio pez. Por la noche se le acercaron más,  dejando solo la cabeza, la espina y la cola.

Por fin llegó al puerto. Era de noche y no había nadie para ayudarle a recoger. Cuando terminó se fue a su casa a dormir, mal herido como estaba. A la mañana siguiente el muchacho, muy preocupado, fue a su casa para ver cómo estaba y le prometíó que saldría a pescar con él.

Los demás pescadores reconocieron el mérito de Santiago, al ver los restos del pez, que era un tiburón.


Este libro enseña que no es siempre fácil encontrar para comer o lo que hay que hacer para buscar comida y que nunca hay que rendirse.


Entradas relacionadas: