La vida como realidad radical Ortega

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 6,65 KB

 
Ortega comienza su filosofía con la búsqueda de una realidad radical, una realidad que no se  Fundamente  en  ninguna  otra  y  que,  a  su  vez,  sea  fundamento  de  todas  las  demás.  Tradicionalmente, nos dice Ortega, se han dado respuestas a esta pregunta sobre la realidad  Radical: el Realismo, que afirmaba que la realidad es el mundo t, por lo mismo, dejaba fuera al  Yo, y el idealismo, que afirmaba que la realidad es el yo y, por lo mismo, dejaba fuera al mundo.  Ortega sin embargo, va a afirmar que las dos posturas tienen una parte de razón y, así, va a  Considerar que la realidad radical que busca es la coexistencia, la convivencia entre el yo y el  Mundo o, en los términos técnicos orteguianos, entre el yo y la circunstancia, algo que nuestro  Autor resume en su aforismo “Yo soy yo y mi circunstancia”. La circunstancia es todo aquello  Que es vivido por el yo, todo aquello que rodea al yo y que interactúa con él: la circunstancia  Configura  al  yo  de  la  misma  forma  que  el  yo  configura  a  la  circunstancia.  Por  eso,  el  Pensamiento de Ortega va a ser básicamente circunstancial. Esta coexistencia entre el yo y la circunstancia es lo que tradicionalmente se ha llamado vida.  Puesto que la  circunstancia es personal e intransferible la  vida también lo  va a  ser. De esta  Forma,  Ortega  va  a  caracterizar  a  la  vida,  en  primer  lugar,  como  un  encontrarse  en  una  Circunstancia. En segundo lugar Vivir res siempre hacer algo con la circunstancia y la vida es  Ser ejecutivo. En tercer lugar este quehacer supone elegir lo que se va a hacer, lo cual a su vez  Implica que el ser humano es esencialmente libre para poder elegir lo que quiere hacer. Y, por  último,  esa  libertad  supone  que  el  ser  humano  debe  formarse  siempre  un  proyecto  de  vida.  Este proyecto, que puede ser a corto o a largo plazo, implica que la vida siempre se proyecta al Futuro, es temporeidad. Puesto que la realidad es circunstancial, el conocimiento debe inscribirse en esa circunstancia.  Por eso, Ortega nos va a decir que conocer es siempre tener un determinado punto de vista  Sobre al realidad. El conocimiento es una perspectiva sobre la circunstancia., un punto de vista  Sobre  la  realidad,  uno  más  entre  los  múltiples  puntos  de  vista.  La  forma  adecuada  de  Aprehender la realidad es precisamente multiplicar los puntos de vista acerca de ésta y asumir  Esta  multiplicidad.  Ortega  siempre  negó  que  su  pensamiento  fuera  irracionalista.  Según  él,  Debe  caracterizarse  como  un  raciovitalismo.  El  raciovitalismo  no  se  enfrenta  a  la  razón  en  General, sino a la razón pira del Racionalismo, pero no para desplazarla o eliminarla, sino más  Bien para completarla, para dar mayor amplitud a su ámbito de aplicación. La Razón pura ha  Olvidado  tradicionalmente  la  vida,  pero  no  se  trata  ahora  de  abandonar  a  la  razón,  sino  de  Incluir dentro de ella los elementos vitales que había olvidado el Racionalismo, es decir, se trata  De transformar la razón pura en razón vital. En este contexto se inscriben las consecuencias morales de una conducta cuya medida estará  En el criterio de autenticidad. En tanto en cuanto el ser humano pueda ser fiel a su vocación, a  Su proyecto, la  vida  será más o menos auténtica, hasta llegar al  caso extremo de falsificarla  Totalmente por plena infidelidad a la misma. En este sentido, la vida humana admite grados de  Realidad, al contrario de lo que ocurre en la naturaleza, donde lo que es, es siempre lo que es,  En plena identidad consigo mismo. El hombre, en cambio, puede "desnaturalizarse" hasta llegar  A  ser  una  completa  inautenticidad.  La  verdad  moral  es  concebida,  en  este  sentido,  como  Aletheia, mediante la cual el hombre alcanza la plena conciencia consigo mismo. Esta concepción de la autenticidad y de la fidelidad al proyecto, Ortega la traslada también a la  Sociedad. De esta forma considera que el problema social, tanto de España como de Europa,  Es la falta de un proyecto, la falta de una élite dirigente que sea capaz de vehicular un proyecto  De vida en común, lo que Ortega denominará “nacionalización” de la política. Eso es lo que ha  Pasado a la Monarquía de Alfonso XIII y lo que ocurrirá a la II República. Esta falta de liderazgo  Da  lugar  a  la  aparición  de  una  sociedad  de  masas  con  las  particulares  consecuencias,  en  Diversos ámbitos, de tal situación. Algunas de estas consecuencias son la "acción directa" en  Política;  el  "terrorismo  de  los  laboratorios"  en  el  ámbito  científicos;  la  barbarie  del  "especialismo" en la vida profesional; etc. Todas ellas remiten a la descripción psicológica del  "hombre­masa", que es, por esencia rebelde ante la autoridad de las minorías excelsas. Este  Hombre­masa,  lleno  de  apetitos  y  deseos  que  le  permiten  satisfacer  el  adelanto  de  la  Civilización, se ha encerrado en sí mismo, encontrando que esa situación es normal. Por último, teniendo en cuenta que para Ortega el conocimiento es siempre conocimiento de  Una circunstancia y si la circunstancia es distinta para cada uno de los sujetos eso significará  Que su conocimiento de la realidad es tan sólo una perspectiva, un punto de vista acerca de  Esa  realidad.  No  existen  verdades  absolutas,  nos  dice  Ortega,  no  existe  un  punto  de  vista  Absoluto,  independiente  de  la  circunstancia  en  la  que  se  encuadra  y  el  único  punto  de  vista  Falso  es  precisamente  aquél  que  pretende  hacerse  pasar  por  absoluto.  Dios  se  definiría  Precisamente  como  ese  punto  de  vista  absoluto,  por  la  suma  de  todas  las  perspectivas  y,  Precisamente por eso, no puede existir.

Entradas relacionadas: