La vida de José ángel valente y jaime gil de biedma

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 19,44 KB

 
A)  GENERACIÓN DEL 50 A mediados de los 50 aparecíó un grupo de poetas que constituyen la generación del 50 y que vuelven a preocuparse por el carácter artístico de la poesíasin renunciar al compromiso con los problemas humanos Su obra se consolida en la década de los sesenta. En sus primeros libros se advierte la influencia de los poetas sociales y de Antonio Machado. Conciben la poesía como experiencia y conocimiento de la realidad y de las vivencias personales. De esta forma se produce un desplazamiento de lo colectivo a lo personal y los temas se inclinan hacia el intimismo. La amistad, la infancia, la adolescencia, la familia, el dolor, el tiempo, el amor aparecen en sus poesías, así como la preocupación ética por la situación española desde una actitud crítica e irónica. Asimismo se observa una mayor elaboración del lenguaje poético. De este modo los poetas buscan el estilo personal. Algunos de los poetas más representativos de esta generación son José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, Ángel González, José Ángel Valente, Claudio Rodríguez, Félix Grande. Ángel González (1925 – 2008) Cultiva lo que él mismo llama “poesía de la experiencia”, enraizada en la realidad cotidiana. Entre las carácterísticas de su poesía se encuentra la actitud antirretórica, el valor fundamental del lenguaje en el proceso creativo, la búsqueda de la variedad de registros (desde el puro lirismo a lo antipoético y el gusto por la ironía, el humor y la parodia. Hasta Tratado de urbanismose adhiere a una orientación social, testimonial. Un tema muy frecuente en su poesía es la conciencia del paso del tiempo. En Áspero mundo (1956) destaca una visión existencialista e interior. En su obra Sin esperanza, sin convencimiento (1961) se trata la experiencia destructiva de la Guerra Civil. Por su parte, Grado elemental (1962) viene a ser una guía didáctica irónico-sarcástica para la vida que nos permite percibir las desigualdades y contradicciones de la experiencia humana. En Tratado de urbanismo (1967) el hilo conductor lo constituyen las conflictivas relaciones del hombre con la vida pública. José Ángel Valente  (1929 – 2000) Concibe la poesía como una forma de conocimiento. El rasgo más llamativo de la obra de este autor es la desnudez y la extrema concisión. Su obra A modo de esperanza (1955) subraya la búsqueda de la emoción de un testimonio humano lo más directo y realista posible. En Poemas a Lázaro(1960) predomina una orientación existencial y política. En Siete representaciones(1967), Valente recrea el mundo de sugerencias de los siete pecados capitales. En La memoria y los signos (1966) se funde la mirada introspectiva al reino interior, con la callada y vivificadora historia familiar, con el recuerdo de los trágicos sucesos de la historia colectiva. La obra Interior con figuras (1976) supone una indagación del mundo interior. Jaime Gil de Biedma (1929 – 1990) Parte el barcelonés de la idea de que la poesía debe estar vinculada a lo personal. El intimismo domina su obra, pero también se interesa por las penalidades ajenas y por el trágico destino de España, desde una postura crítica que adopta un tono entre rebelde y sarcástico. El paso del tiempo, el “yo”



Entradas relacionadas: