Vida descendente Nietzsche

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 8,59 KB

 

Nietzsche (1844-1900) fue un filósofo nacido en Turingia (Alemania) y es uno de los autores más polémicos de la historia de la filosofía. Mantendrá un ateísmo y dirigirá contra el cristianismo uno de los ataques más duros.El pensamiento de Nietzsche consiste en una crítica terrible a la cultura occidental (a la metafísica que defendían los filósofos, pues no cree en la existencia de dos mundos uno mejor que otro, manifestando que esto consiste en una cultura nihilista; a la teoría del conocimiento, puesto que no cree que el Racionalismo sea una buena forma de conocer el mundo, además afirma que la verdad que los filósofos buscan racionalmente no existe, pues es totalmente subjetiva; así como a la moral cristiana puesto que propone una moral antinatural) y por otro lado, consiste en una propuesta, una alternativa cultural que devuelva el valor a la vida, proponiendo una moral de señores y un Nihilismo ascendente.2.Nietzsche se vio influido filosóficamente por el Romanticismo como corriente literaria y de pensamiento, así como las tragedias griegas, (que plasman una vida dominada por lo apolíneo y lo dionisíaco pero en perfecta armónía), y la filosofía de Shopenhauer, quien afirmaba que el mundo no es más que voluntad de vivir, siendo esta la fuerza que mueve el mundo. Además, Darwin también influye en el autor, por su concepto de que existe una lucha por la supervivencia y que sobreviven los más aptos (“voluntad de poder” de Nietzsche, de predominio). En general toda la historia de la filosofía influye en él, puesto que el pensamiento de Nietzsche es, en gran parte, una crítica a los filósofos como Platón, los filósofos cristianos, Kant y el positivismo (que defendía a la ciencia y sus conceptos), basándose en corrientes empiristas que, desde Heráclito, han defendido la importancia del conocimiento empírico, negando la existencia de esencias y desde los sofistas, para los que no hay verdades absolutas, sino perspectivas. Además también podemos advertir una influencia de los estoicos y de la filosofía oriental, por el afán a vivir el presente, en conformidad con la naturaleza (algo que estará a la base del Naturalismo moral del autor).Por otra parte, Nietzsche influye filosóficamente en los anarquistas, por sus críticas al Estado y por su defensa de la voluntad de poder que no debe ser violada; así como en el fascismo nazi de una forma radicalmente distinta (pues defiende un estado muy poderoso), por su defensa del ideal aristocrático (hombres luchadores y no mediocres), su antidemocracia, su idea de “superhombre” que fue interpretada como representación del hombre ario que debe aniquilar al mediocre (judío para ellos) frente a esto, distintos filósofos han advertido que el autor no hace propuestas políticas claras, manifiesta rechazo por los antisemitas alagando a los judíos y advirtiendo de que los alemanes son demasiado “elementales”, cuando habla de la “gran bestia rubia” no se refiere a la raza aria, sino a los de la cultura oriental; al parecer, tras su muerte, su hermana y su cuñado (antisemitas) manipularon escritos del autor que fueron utilizados en el movimiento nazi. Por otra parte, también influye en Freud en Ortega y Gasset

Nietzsche propone su teoría vitalista posteriormente a hacer una crítica a la metafísica de la historia de la filosofía, defendiendo que, por ejemplo, negando lo dionisíaco, Sócrates establece una cultura decadente, es decir, que no es capaz de asumir la realidad tal y como es, así como una cultura nihilista que deja sin valor este mundo, transfiriendo toda la importancia al otro mundo. Así como Platón (con su mundo ideal) y Kant (con su doble realidad, fenómeno y noúmeno) yerran al utilizar un Racionalismo que les lleva a defender la existencia de dos mundos, uno real y otro aparente. Además también hace una crítica a la teoría del conocimiento, es decir, al Racionalismo, cuya propuesta es la búsqueda de conceptos para alcanzar la verdad; frente a lo que Nietzsche afirma que estos conceptos castran la verdadera realidad, las diferencias entre las cosas y confunden lo último en el conocimiento, con lo primero en la realidad, puesto que son inventados por los filósofos aceptando el principio de causalidad proporcionada de Aristóteles, que les hace pensar que de lo inferior, no puede salir lo superior. De manera que el autor va a defender un conocimiento sensible, los sentidos nos muestran la realidad tal y como es, cambiante, por lo que considera que la verdad absoluta no existe, pues  no hay nada estable, no existe el objetivismo, sino que únicamente existe el subjetivismo, ya que vemos las cosas según nuestra manera de verlas, según nuestras verdades que nos ayudan a vivir la vida lo mejor posible. Por otra parte, también hace una crítica a la moral cristiana, pues va en contra de la naturaleza, nos castra los deseos e instintos naturales (por el miedo que les tienen los cristianos), es una moral de esclavos, frente a la que el autor propone una moral de señores, a partir de la que seamos capaces de moderar nuestros instintos y deseos sin necesidad de castrarlos.
Tras hacer estas críticas, Nietzsche propone su teoría vitalista en la que defiende la postura de que la vida es una voluntad de poder (la voluntad de poder es la esencia de la vida), es decir, en la vida todo tiende a superarse y a dominar sobre sí mismo y sobre los demás, todo tiende a realizarse, existe la voluntad de vivir (como afirmaba Schopenhauer) y prosperar (esto nos recuerda a la teoría de Darwin que afirma que solo sobreviven los más aptos, y que existe una lucha por la supervivencia y que existe ese instinto de prevalecer) que mediante el lenguaje poético es interpretada a la merced de cada cual. Frente a esto, en el Siglo XIX, la cultura occidental  ha anulado esa voluntad de poder con una moral antinatural, que va en contra de estos principios, de forma que la vida ha ido perdiendo sentido al igual que también la vida en el reino de los cielos; Nietzsche afirma “Dios ha muerto” pues el ser humano, su creador, lo ha matado, puesto que lo ha dejado en un segundo plano, le ha restado importancia, la sociedad occidental se ha convertido en atea. Aun así, se sigue manteniendo, afirma Nietzsche, un Nihilismo reactivo, es decir, esa moral cristiana que deja la vida vacía. Este es el motivo por el que el autor propone una transmutación de todos los valores, es decir, un Naturalismo moral, que consiste en ir a favor de los instintos naturales que favorecen nuestra vida y nuestra voluntad de poder, como el instinto de agresividad y el instinto de placer, (dejando a un lado esa moral castrante como es la moral cristiana) y el hombre que consiga amar la vida tal y como es, con sus dificultades y sus victorias, será descrito como un superhombre, que tiene un “amor fati” (el autor lo asemeja a los héroes de las tragedias griegas). De manera que podemos advertir una ruptura con el pensamiento de Schopenhauer, que no aceptaba la mayor dureza de la vida como es la muerte, refugiándose en el arte o en una vida ascética, frente a lo que Nietzsche determina que existe un eterno retorno, es decir, cree que el universo es cíclico, que todo tiene ciclos y por lo tanto, algún día volveremos a nacer y seremos las mismas personas, tendremos la misma vida, y se repetirá tanto lo doloroso como lo maravilloso de la vida. Esto lleva a Nietzsche a afirmar que debemos vivir cada instante de la vida al máximo y disfrutarlo “Carpe diem” así como que merece la pena vivir todo aquello que consideremos digno de ser vivido eternamente. De forma que podemos advertir que Nietzsche propone un Nihilismo ascendente, ya que al romper con la moral cristiana, propone otros valores morales que van a favor de nuestra naturaleza, dejando sin valor el mundo que defendían los cristianos.

Entradas relacionadas: