Valides o validez

Enviado por Chuletator online y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 5,65 KB

 
3. LOS CONCEPTOS DE VALIDEZ, EFICACIA Y JUSTICIA 
A) Introducción El Derecho está compuesto de normas, de enunciados que pertenecen al mundo del deber ser, es decir, que intentan ordenar de determinada manera las conductas de los individuos destinatarios del sistema jurídico.
Este deber ser se expresa a través de proposiciones prescriptivas, a diferencia de las proposiciones descriptivas que ofrecen información sobre la realidad. Sobre estas últimas se puede predicar ciertas carácterísticas como su verdad o su falsedad en función del grado de adecuación entre dichas proposiciones y la realidad que pretenden describir.  Pero no ocurre lo mismo con las proposiciones prescriptivas y, por tanto, con las normas jurídicas. En relación a estas no podemos predicar su verdad o falsedad, sino su validez (o invalidez), su eficacia (o ineficacia) y su justicia (o injusticia).
Validez, eficacia y justicia son los tres parámetros que sirven para analizar las normas jurídicas y el ordenamiento jurídico en su conjunto.  No obstante, es necesario apuntar que estos rasgos no son predicables solo de los sistemas jurídicos, sino que afectan a los sistemas normativos de la conducta humana en general.  
B) Validez La validez de una norma se identifica con su pertenencia a un determinado sistema normativo.
Trasladando esto al mundo del Derecho podemos afirmar que la validez de una norma deriva de su pertenencia a un determinado ordenamiento jurídico y como no existen normas fuera de los ordenamientos jurídicos, hablar de validez de una norma significa que esa norma existe.  Ahora bien, el concepto de validez es relativo, es decir, cada sistema normativo tiene sus propios criterios de validez o pertenencia que deben ser satisfechos por las normas para pertenecer a los mismos. De modo que puede que una norma sea válida en un determinado sistema y no lo sea en otro, o puede que lo sea en dos sistemas a la vez, es decir, que pertenezca a dos sistemas normativos. Por ejemplo, algunas normas   1 
morales no tienen validez jurídica (pertenecen al sistema normativo moral pero no al jurídico) y hay otras que pertenecen a ambos sistemas. En relación con los sistemas jurídicos, cada uno tiene sus propios criterios de validez o de admisión, pero en términos generales se puede afirmar que para que una norma jurídica sea válida debe satisfacer las siguientes exigencias: 1) Debe haber sido producida por el órgano competente.  2) Debe haber sido producida a través del procedimiento adecuado. 3) No debe haber sido derogada por una norma posterior de rango igual o superior 4) No puede estar en contradicción con normas superiores a ella en el mismo sistema jurídico En vista de lo anterior se debe deducir que los criterios de validez son tanto formales como materiales. 
C) Eficacia La eficacia de una norma puede ser entendida principalmente de dos maneras.  En primer lugar, la eficacia puede ser entendida como la adecuación entre el mandato de la norma y los fines que se pretenden alcanzar con la misma. Esto es, las normas son instrumentos para alcanzar determinados objetivos, por lo que no serán eficaces cuando no sirvan para alcanzar los objetivos propuestos.  En segundo lugar, podemos afirmar que una norma es eficaz cuando los destinatarios de la misma ajustan efectivamente sus conductas al modelo de conducta establecido en la norma. Es decir, una norma es eficaz cuando los sujetos a los que va dirigida la cumplen, se comportan conforme a la misma o, en caso de no hacerlo, se les impone la correspondiente sanción.
Son variadas las causas por las que los individuos pueden decidir cumplir o no las normas jurídicas. En muchos casos se cumplen sin ser conscientes de ello, porque las normas jurídicas, como producto cultural que son, tienden a confundirse e integrarse en el conjunto de patrones de comportamiento normales y admitidos en una comunidad. Pero otras muchas veces somos conscientes de que estamos cumpliendo las normas; en estos casos, podemos estar convencidos de la bondad de la norma y cumplirla voluntariamente, o podemos estar en desacuerdo y cumplirla para evitar la sanción que se nos puede imponer si no lo hacemos.    2 
En definitiva, como señala Bobbio, hay normas que son cumplidas por todos los individuos de manera espontánea, otras que solo son cumplidas cuando van acompañadas de una amenaza de sanción, otras que no se cumplen aun estando acompañadas de la amenaza de sanción y otras que, finalmente, se incumplen sin que tan siquiera se aplique la correspondiente sanción.  
D) Justicia La idea de justicia constituye el criterio de valoración último del sistema jurídico. Además, la justicia se encuentra entre los grandes fines o valores a alcanzar por parte del Derecho, aunque no es el único. En cualquier caso sí se puede afirmar que cualquier sistema jurídico constituye un punto de vista sobre la justicia, pues el Derecho no es neutro desde el punto de vista axiológico.  Puede decirse, por otra parte, que el juicio sobre la justicia de una norma es un juicio de valor que surge de la constatación de la adecuación (o inadecuación) entre el ser de la norma y el deber ser de la misma. Más concretamente, como ha señalado Bobbio,  “el problema de la justicia es el problema de la más o menos correspondencia entre la norma y los valores superiores o finales que inspiran un determinado orden jurídico”.  

Entradas relacionadas: