Tratamiento

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Otras materias

Escrito el en español con un tamaño de 26,78 KB

 
Características del pensamiento de los delincuentes.
Podríamos destacar como características de pensamiento de los delincuentes las siguientes: Cognición impersonal frente a una cognición interpersonal. Impulsividad frente a autocontrol. Razonamiento concreto frente a un razona miento abstracto. Rigidez Cognitiva. Ausencia de Fantasía.Ausencia de metas y valores. Locus de control externo. Baja Autoestima. Distorsiones perceptivas.Percepción social inadecuada. Egocentrismo. Falta de percepción del riesgo. Falta de habilidades para resolver problemas interpersonales.
Principales requisitos para que la Intervención Supresora/Aversiva o de Castigo tenga éxito: ·Tiene que aplicarse inmediatamente después de la conducta problema. Funciona bien si es inmediato, de nada sirve aplazarlo. Por ejemplo, “ya verás cuando venga…”. ·Tiene que aplicarse de forma continua a la conducta que queremos eliminar. Funciona bien si se aplica siempre que se comete la falta. · Debe ser intenso y corto. · Se debe indicar con exactitud por qué se le castiga. De tal manera que la persona castigada no pueda atribuirlo a “mala idea” o a “manías”. · Debe ir precedido por una señal que, asociado con él, más adelante pueda impedir por sí sola la aparición de la conducta indeseable. · Debe enseñarse a la persona otro camino por el que obtenga lo que desea sin las consecuencias negativas que tiene su conducta inadecuada. · Se debe aplicar junto con refuerzos de las conductas adecuadas.
-
Inconvenientes de la intervención Supresora, Aversiva o de Castigo. · Sólo funciona en presencia del castigador. · La conducta objeto de castigo no se olvida. “El castigo enseña a evitar castigos”. · Aún cuando logra suprimir la conducta, no enseña una conducta mejor. “Te dice lo que no debes hacer, no lo que debes hacer”. · El castigo se asocia no sólo con la conducta, sino también con quién lo aplica y en la situación en que se aplica. · Los estímulos castigadores pueden crear miedo. Afecta a la autoestima. Por eso es importante dejar bien claro: “No eres malo, hiciste esto mal”. · Se puede convertir en premio, por ejemplo, me han echado una bronca, pero al final me hicieron caso”. · Todas las personas y profesionales que atienden a la persona tienen que estar de acuerdo a la hora de premiar y castigar.
Características del Programa de Economía de Fichas. El procedimiento de la economía de fichas se caracteriza por los siguientes aspectos: 1. Se puede aplicar de forma inmediata a la emisión de las conductas deseadas, y hacerlo sin interrumpir las cadenas conductuales en curso. 2. El reforzador está presente hasta que el sujeto lo cambia por el reforzador final. 3. Permite cuantificar la entrega de reforzadores, la emisión de las conductas adecuadas y la selección de los reforzadores finales por parte del sujeto. 4. Dado que el sujeto puede cambiar las fichas por un importante número de reforzadores se obvia el problema de determinar si un reforzador concreto es o no eficaz, así como posibles problemas de saciación de estímulos reforzadores. 5. Permite estandarizar una unidad de funcionamiento, o un ambiente determinado con costos reducidos como puede ser un aula de clase o una cárcel, posibilitando además la reorganización constante según la evolución.
En un contrato conductual debe especificarse: 1. La conducta o conductas que se espera que emita cada una de las personas implicadas. El enunciado de éstas debe ser detallado. 2. Deben establecerse criterios sobre la frecuencia de las conductas especificadas y el límite de tiempo en que deben llevarse a cabo para cumplir los objetivos del programa. 3. Deben establecerse las consecuencias que se obtendrán en caso de realizar esas conductas. 4. Deben establecerse las consecuencias que se obtendrán en caso de no realizarse esas conductas. 5. Conviene incluir bonificaciones adicionales si la persona o personas implicadas exceden los requisitos mínimos del programa. 6. Deben especificarse cómo van a ser observadas y medidas las conductas para establecer si cumplen o no los criterios establecidos. 7. Las contingencias deben seguir inmediatamente, sobre todo inicialmente, a la emisión o no emisión de las conductas. 8. Los contratos iniciales deben buscar recompensar pequeñas aproximaciones al rendimiento deseado. 9. Los contratos conductuales deben hacer especial hincapié en las consecuencias positivas frente a las aversivas. 10. Conviene que en los primeros momentos, el contrato provea de contingencias más positivas a la persona implicada, que las que obtendría de no implicarse en él. El objetivo es lograr que se interese por el contrato. 11. Todas las conductas objeto de intervención como las contingencias tanto positivas como negativas deben establecerse de común acuerdo entre las distintas partes implicadas. 12. El contrato debe plasmarse físicamente. Se establece por escrito, con la firma de las personas implicadas y con un duplicado para cada parte.
¿Cómo podemos evaluar las habilidades sociales?
1. La Entrevista. La entrevista se convierte frecuentemente en la principal herramienta de análisis conductual y, en la práctica clínica, suele ser un instrumento indispensable. El paciente es la mejor, y a veces la única, fuente de información sobre su experiencia interpersonal y sobre los pensamientos y afectos asociados con esa experiencia. Junto a la descripción del funcionamiento actual, la entrevista también suministra dos tipos de información: la historia interpersonal y datos observacionales informales. Asimismo, a través de la entrevista se pueden identificar los factores, antecedentes y consecuentes que controlan la conducta poco habilidosa, y especificar la evaluación subjetiva que la persona realiza sobre su actuación social. La entrevista proporciona también una oportunidad para observar al cliente interactuar; después de todo es un encuentro interpersonal. La fluidez y el contenido del habla, su postura, contacto ocular, gestos, pueden especificar conductas problema de las que el cliente no se da cuenta.
2. Autoinformes. Los autoinformes son: la información, descripción y valoración que el propio sujeto hace de su comportamiento interpersonal. El propio sujeto expresa la imagen que tiene de sí mismo y en concreto de su competencia social en las situaciones que le plantean los ítems. Las medidas de autoinforme constituyen, probablemente, la estrategia de evaluación más ampliamente utilizada en la investigación de las habilidades sociales. Puede sernos de gran ayuda tanto en la investigación como en la práctica clínica. En la investigación, estos instrumentos nos permiten evaluar una gran cantidad de sujetos en un tiempo relativamente breve, con una importante economía de tiempo y energía. Sirven también para explorar un extenso rango de conductas, muchas de ellas difícilmente accesibles a una observación directa, y además, son cumplimentadas con gran facilidad. En la práctica clínica nos proporcionan una rápida visión sobre las dificultades del sujeto sobre las que indagar posteriormente.
3. El auto-registro. Cuando el observador y el observado son una y la misma persona, el procedimiento se denomina auto-observación o auto-registro. El observador escribe un diario, marca una tarjeta, graba en un cassette, etc., al mismo tiempo que ocurre la conducta. Es un procedimiento para observar y registrar la conducta tanto manifiesta como encubierta.
4.
Observación directa o natural. Es el registro de la frecuencia, duración, y/o calidad de determinadas conductas en el contexto interpersonal en el que se producen.

1.
CARACTERÍSTICAS QUE DEBE TENER EL PROFESIONAL. Todo profesional ha de tener unas características tanto profesionales como personales que le permitan llevar a cabo el trabajo de una manera adecuada, estas características son: · Conocimientos teóricos de la población con la que está trabajando. · Interiorizar lo aprendido en la teoría. · Orientar y facilitar el aprendizaje de contenidos y habilidades sociales. · Ha de implicar en la medida de lo posible a los sujetos en procesos de negociación. · Ha de saber motivar · Debe ser una persona positiva, y ha de transmitirlo en sus comportamientos. · Ha de poseer buenas relaciones comunicativas. · Debe ser capaz de intervenir sin que las cuestiones personales influyan en su trabajo más de lo necesario. . No debe tener perjuicios. · Ser capaz de afrontar situaciones no previstas y tener capacidad empática. · Ha de interpretar las demandas que de manera explícita o implícita le hagan los usuarios. · Ha de fijar objetivos y llevar a cabo un plan de acción para cumplirlos. · Tiene que gestionar y buscar nuevos recursos educativos, con el fin de aprender constantemente.
Clases de maltrato físico por acción: Maltrato físico, abuso sexual, síndrome de munchaüsen, corrupción, maltrato prenatal, maltrato institucional, maltrato entre iguales y explotación laboral.
Inconvenientes del castigo. El castigo es un procedimiento que se emplea para eliminar conductas y problemáticas en el niño, como por ejemplo: mentiras, agresividad, rabietas, problemas a la hora de comer, a la hora de dormir, hiperactividad, fracaso escolar...El problema con el castigo físico, por ejemplo una bofetada, es que se convierte en costumbre y sólo funciona a corto plazo. · Con el castigo físico no se aprende ninguna respuesta nueva, no enseña al niño lo que debe hacer, sólo indica lo que no debe hacer. · Si el impulso de realizar ese comportamiento, por ejemplo una rabieta, es suficientemente fuerte y las recompensas (llamar la atención y conseguir que le compren algo) por hacerlo son importantes para el niño, el comportamiento volverá a producirse. · Sólo funciona cuando está presente la persona que castiga. · Puede darse evitación de las situaciones y de los agentes punitivos, lo que implica que no se puede establecer una relación eficaz entre castigador y castigado porque este último tiende a escapar del primero. Si son los padres quienes aplican el castigo físico constantemente, puede ocurrir que estén enseñando al niño a que les tema y que le desagraden, ya que cualquier estímulo asociado con el castigo físico tiende a convertirse en algo desagradable. En los dos casos, tanto si el que castiga es el padre como si es el maestro, se consigue que el niño sienta antipatía, miedo y desconfianza de quien le castiga. Como consecuencia es improbable que el niño escuche cuidadosamente las instrucciones del adulto que le castiga. Por tanto los adultos que castigan pierden la capacidad de enseñar a los niños una conducta adecuada. · El castigo puede provocar agresión y hostilidad y la persona que es castigada puede dirigir la agresión hacia otros, bien sean personas o cosas. · Cuando se castiga se está modelando esa conducta. Dado que quien castiga consigue el cese de la conducta en el otro, esto lo verá el niño como una manera de resolver sus conflictos y problemas. Imaginemos la contradicción que representa el padre que castiga físicamente a su hijo para decirle que deje de pegar a su hermano. Está modelando precisamente la conducta que desea eliminar.
En el macrosistema encontramos: - Creencias y valores acerca de la mujer, el hombre, los niños y la familia. - Concepción acerca del poder y la obediencia. - Actitudes hacia el uso de la fuerza para la resolución de conflictos.
- Concepto de roles familiares, derechos y responsabilidades.
· En el exosistema: - Legitimización, institución de la violencia. - Modelos violentos (medios de comunicación). - Victimización secundaria. - Carencia de una legislación adecuada. - Escasez de apoyo institucional para las víctimas. - Impunidad de los perpetradores. - Presencia de ciertos factores de riesgo como el estrés económico, el desempleo, el aislamiento social y el alcoholismo. · En el microsistema: - Historia personal (violencia en la familia de origen). - Aprendizaje de resolución violenta de conflictos. - Autoritarismo en las relaciones familiares. - Baja autoestima. - Aislamiento.


EL HOMBRE VIOLENTO El hombre violento además de estar inmerso en el mundo de creencias y mitos expuestos anteriormente, presenta una serie de particularidades que enumeraremos a continuación: · Habitualmente ha sido víctima o testigo de malos tratos durante su infancia. · Aprendió de su familia a ser violento. · Aspira por medio de la violencia a ejercer poder y control absoluto sobre su pareja. · Tiene baja autoestima. Suele tener una imagen negativa de sí mismo. · Se siente fracasado. · Es celoso. · Es reservado, no habla de sus sentimientos. · Es manipulador. · Tiene una doble fachada de puertas a fuera y a dentro de su hogar. · Es muy dependiente de su mujer aunque en sus conductas intente demostrar lo contrario. El hombre violento no es exclusivo de una determinada clase social. La mayoría de ellos proceden de familias donde existían malos tratos. Por tanto, fueron víctimas o testigos de violencia, adoptándola como una forma normalizada de relacionarse. La han vivido como sistema de poder. Los hombres violentos aspiran a ejercer un poder y control absolutos sobre su pareja, no sólo en lo que hacen o dejan de hacer, sino también en sus pensamientos y sentimientos más íntimos. No ven a su pareja como una persona, sino como una cosa de la que tienen que saberlo todo, controlarlo todo. Tienen muy baja autoestima. Presentan una imagen muy negativa sobre sí mismos, se sienten miserables y fracasados como persona. Esta baja opinión de sí mismo coexiste con actitudes amenazantes y omnipotentes, reforzándose y confirmándose con cada uno de los actos de violencia.
Se puede considerar patológicamente celoso. Ansía la exclusividad, quiere ser el primero y el único en la atención de su mujer. Por ello, la gran parte de los actos de violencia se inician ante la percepción errónea de que ella, su compañera, lo puede abandonar. Otra característica destacable del hombre violento es su reacción al verse abandonado. Cada intento por parte de la mujer de poner fin a la relación violenta es vivida por el hombre como una catástrofe emocional, como un auténtico fracaso. Entonces la intenta conquistar por la fuerza o, si falla, opta por inspirarle compasión, amenazando con suicidarse, simulando enfermedades, etc. Existe una gran discrepancia entre su comportamiento público y privado. La imagen social es opuesta a la que manifiesta en el ámbito intrafamiliar. Esto produce una doble victimización de la víctima. Los hombres maltratadores utilizan numerosas conductas para controlar. Necesitan controlar la situación, dominarla, pues esto es lo que les otorga seguridad. El fin de esta estrategia se debe a que es él quien no toleraría vivir sin ella por su dependencia afectiva y por ello necesita convencerla con el argumento opuesto de que debe continuar a su lado. Además manipula tanto a los hijos como a los profesionales con el fin de recuperar a su pareja.
REPERCUSIONES DE LOS MALOS TRATOS EN LA MUJER En las mujeres maltratadas suelen aparecer las siguientes actitudes: · Inhibición de la expresividad. La inhibición de la expresividad aparece como consecuencia de no poder vestirse como desean, ni contestar a los agravios, ni mostrarse amistosas con sus amigos o compañeros porque se las malinterpreta y además estos comportamientos generarían actos violentos contra ella. · Vivir en estado de alerta.- Al no saber por qué y cuándo pueden ser agredidas por sus parejas y al estar en casa del agresor, viven su amenaza permanentemente. Es decir, están en constante estado de alerta. · Adicción a sustancias tóxicas. En concreto de estimulantes y sedantes. · Alteraciones de la salud. Presentan fatiga crónica, insatisfacción y agotamiento debido a una escasa o nula gratificación personal. Aparece depresión con crisis de llanto y autoculpa, falta de proyectos e ideas de suicidio. · Alteraciones en la alimentación. Pueden desarrollar problemas de obesidad, bulimia o por el contrario anorexia nerviosa. · Alteraciones sexuales, como anorgásmia y vaginismo.
Por qué los Jóvenes ingresan en los grupos.- Los motivos no son únicamente culturales, sino que a veces también se añaden causas sociales y económicas que les proporcionan otro tipo de ventajas. El sentimiento de inseguridad de los jóvenes de origen sudamericano surge en el momento en que sus padres deciden emigrar a un país como España. Por regla general, al principio sólo viaja uno de los padres, más tarde el otro, y finalmente los hijos. Muchas veces éstos pasan de repente a estar al cuidado de los abuelos o de otro pariente, quienes se ven en la obligación de adoptar la nueva misión de ejercer de padres, sólo que con una disciplina menos rígida. Estos jóvenes no solamente verán como su libertad aumenta en el día a día, sino que mejorarán su nivel de vida al ir adquiriendo un nuevo status económico debido al dinero que les envían desde España. Esto les lleva a creer que cuando lleguen a España, su situación económica será igual de buena. Asimismo sus niveles culturales son diferentes a los nuestros. Ellos normalmente tienen horarios escolares muy reducidos (3-5 horas según los países) y después aprovechan para estar con sus amigos en los espacios públicos que hay en sus ciudades. Todo esto, unido a otros factores como que realmente sus amigos se encuentran al otro lado del océano, hace que casi ninguno quiera venir a España de buena gana cuando sus padres se lo plantean. Vienen casi por obligación y la situación que se encuentran cuando desembarcan es muy diferente a la que ellos se imaginaban. Por un lado está la cultura, tan diferente a la suya, que a veces hace que sus actos sean malinterpretados; luego el idioma, que aunque parecido, tiene matices que lo hace distinto; el tema de la educación también varía puesto que se introducen en un sistema escolar bastante más exigente; también resulta que su nivel económico es muy inferior al que se habían imaginado y sobre todo, notan que la gente les mira mal y que no entienden determinadas costumbres como la de reunirse en parques públicos a beber y jugar durante una buena parte del día. Al sentirse marginados o desposeídos de consideración, por un lado, los adolescentes generan una respuesta distorsionada y hostil frente a una sociedad que los rechaza, y por otro buscan en su entorno algún tipo de relación social que les reconforte y les proporcione un sentimiento de identidad en donde puedan sentirse ubicados. De esta manera las bandas pasan a convertirse en ese refugio que necesitan para evadirse de la realidad, en una especie de sucedáneo de la familia que aunque ejerce sobre ellos un determinado control, les protege de una sociedad a la que temen, más desarrollada de la que proceden y sin duda mucho más agresiva de lo que se habían imaginado. Así es como el adolescente se orienta hacia el grupo de compañeros con sus mismos problemas y con los que se siente identificado, desvinculándose poco a poco de su familia.
CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS GRUPOS.- Aunque cada banda con implantación en España es esencialmente diferente al resto, existen una serie de características comunes, cuyo conocimiento es fundamental para entender su dinámica. Entre las mismas podemos destacar: Son grupos organizados con una estructura piramidal. · Cada uno de los miembros debe realizar una aportación monetaria cuya periodicidad varía entre semanal y mensual, y que será destinada a diversas finalidades (organización de fiestas o ayudar algún componente de la banda con problemas financieros o con la Justicia). Estas cuotas que en principio son voluntarias acaban considerándose obligatorias, con la posible imposición de castigos en caso de no poder satisfacerla. Esto provoca en algunos casos la comisión de pequeños delitos con la única finalidad de poder liquidar la deuda. · La filosofía de estos grupos incluye la necesidad de expansión territorial. Es así como se configuran divisiones territoriales denominadas “capítulos” o “Chapters”. Estos capítulos son dirigidos por otro miembro de la banda pero deben responder ante el de origen. Dentro de cada uno de estos capítulos se suelen celebrar reuniones que son ordinarias o extraordinarias. Las ordinarias se celebran cada semana o cada mes y en ellas se tratan temas que afectan al desarrollo normal del capítulo: castigos, acciones contra grupos rivales. Las reuniones extraordinarias tienen como objetivo la celebración de determinadas fechas que son importantes para el grupo o la toma de alguna decisión que no puede esperar a la sesión ordinaria. · Mantienen un vínculo estrecho con otros grupos de sus países de origen. · El vértice superior de cada capítulo consta con la existencia de un líder, al que deben obediencia y sometimiento. Éste es elegido por sus capacidades, su capacidad de liderazgo o por sus habilidades en la lucha callejera. Debajo del líder se encuentra un pequeño grupo compuesto por 4 0 5 personas en los capítulos grandes, con misiones compartimentadas y determinadas. La base está formada por los restantes miembros del grupo, muchos de ellos sin una misión determinada. · El nivel de disciplina en estos grupos es fundamental para mantener la cohesión interna y el sometimiento de sus miembros. Para poder formar parte de la banda, los candidatos han de pasar una serie de pruebas iniciáticas, que suelen consistir en una pelea contra otros miembros del grupo, o en aguantar durante un periodo de tiempo determinado los golpes que le propinan otros componentes sin poder defenderse. La función de estas pruebas sería potenciar el sentimiento de que es el propio miembro el que elige libremente entrar a formar parte de la banda, y también que sólo algunos elegidos, si tienen el valor para afrontar las pruebas, llega a conseguirlo. En el caso de las chicas el ingreso en la banda supone mantener relaciones sexuales con los líderes del grupo. Una vez que se ingresa en el grupo resulta muy complicado abandonarlo sin el consentimiento del líder, e incluso en las normas internas se hace referencia a la muerte como la única forma de conseguirlo. · Profesan una dinámica similar a los grupos de manipulación. El líder está mitificado. Lo bueno es el grupo y lo malo el resto de la sociedad. Una obligación de todos los miembros en el momento de entrar en la banda es la de memorizar una serie de textos pseudoreligiosos de oraciones y ser capaz de recitarlas. · Se utilizan términos como “Naciones” para designar a las grandes formaciones con miles de miembros (Latin Kings, Ñetas o Mara Salvatrucha), mientras que los que no tienen suficientes miembros para considerarse Nación son denominadas Familias. Los grupos pequeños son denominados maras o simplemente pandillas. · Tienen una Identificación visual. Hay una serie de indicios que permiten determinar la presencia de un grupo en una zona concreta. Uno de sus signos de identificación son los grafiti. Una manera de insultar o faltar el respeto a un grupo es tachándole su grafiti o dibujándolo de manera invertida. En la cultura de las pandillas no se deja nunca un insulto sin contestar. También existen unos estilos de vestimenta considerados como un rasgo definitorio de afiliación a un determinado grupo. Ropa deportiva más amplia de lo normal y acompañada con gorras o pañuelos. La distinción entre bandas lo marca el color usado en las ropas (Latin King: negro y dorado; Ñetas: rojo, blanco y azul; etc..) aunque en la actualidad por la presión policial cuidan mucho de no ir vestidos así. Los tatuajes y las marcas personales son las señales más claras de pertenencia a un grupo. · La franja de edad de los integrantes suele ser amplia, fluctuando entre los 12 y los 24 años. Las bandas están compuestas mayoritariamente por hombres, aunque las mujeres también pueden formar parte. Estas últimas tienen un papel más bien secundario (apoyo emocional o comisión de pequeños hurtos). · Uno de sus objetivos es la Captación de miembros. Las bandas normalmente captan jóvenes en edad escolar, en la etapa de educación secundaria obligatoria, y en zonas lúdicas como parques e instalaciones deportivas.
SOLUCIONES.- Las soluciones para erradicar, o al menos para mantener bajo control las bandas latinas, pasan por la adopción de una serie de medidas sociales y policiales que permitan por un lado la adecuada integración de estos jóvenes en la sociedad, tanto laboral como culturalmente, y por otro que eviten la proliferación de estas bandas en nuestro país. En definitiva, deben potenciarse las labores preventivas en el orden social sin descuidar aquellas otras de carácter represivo encomendadas a los cuerpos policiales, tendentes a controlar la expresión de estas bandas y a erradicar sus actividades delictivas.
Respuesta institucional 1. Un aumento de presencia policial en la calles. 2. Política de Prevención e Integración con el fin de ofrecer a los jóvenes inmigrantes políticas y alternativas a una banda, como son el ocio, la cultura, el deporte, educación y cursos de formación y empleo. Lo que se pretende es darles vías de escape paralelas. 3. Aprobación del anteproyecto de reforma de la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores (Octubre de 2005). La principal novedad del anteproyecto es hacer frente a la nueva delincuencia pandillera, e introduce la posibilidad de que el juez imponga medidas privativas de libertad en régimen cerrado a menores delincuentes que cometan delitos como integrantes de bandas, siendo el principal objetivo conseguir alejar al menor de ese ambiente que favorece su comportamiento delictivo. 4. En el ámbito policial, destaca el “Plan de actuación por el que se arbitran medidas contra grupos violentos y organizados de carácter juvenil”.

Entradas relacionadas: