Porque la traquea y los pulmones tienen cartílago

Enviado por Chuletator online y clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 8,64 KB

 

Tráquea
La tráquea es un conducto fibrocartilaginoso, de unos 11 cm de longitud y
2 cm de diámetro, que se extiende desde la laringe hasta su división en los
bronquios principales en la cavidad torácica.
Se denomina carina al punto

donde se divide la tráquea en los dos bronquios principales
La tráquea es un conducto semirrígido, formado por entre 15 y 20 anillos
de cartílago hialino incompleto, abiertos en su parte posterior, que se
unen entre sí por tejido conjuntivo fibroso. Como el resto de las vías,
está tapizado por una mucosa de tipo respiratorio.


Bronquios, bronquiolos y alvéolos
La tráquea se bifurca en dos conductos bronquios, los cuales penetran en cada uno de los pulmones por el hilio pulmonar. El bronquio derecho es más largo y oblicuo que el izquierdo, ya que este está elevado por el corazón
Dentro de cada pulmón, los bronquios se van ramificando de forma sucesiva, al igual que las ramas de un árbol, en tubos cada vez de menor calibre que se denominan bronquiolos respiratorios, bronquiolos terminales y alvéolos o sacos alveolares. Las paredes de las vías aéreas inferiores, como las de la tráquea y las de los bronquios primarios, se mantienen abiertas por la presencia de láminas de cartílago y están revestidas por epitelio respiratorio. En los alvéolos desaparece el epitelio respiratorio y el cartílago, que son sustituidos por una fina capa epitelial, la cual permite el intercambio gaseoso entre el aire inspirado y los vasos sanguíneos.

Los pulmones, que constituyen un órgano par, se sitúan en el interior de
la caja torácica y están separados entre sí por el mediastino, espacio que
alberga al corazón, la tráquea, el esófago, parte de la aorta y las venas
cava. Todo ello hace que, para dejar espacio, el pulmón izquierdo sea
más pequeño que el derecho.
Cada pulmón tiene forma de prisma, con el vértice en la parte superior
y la base apoyando sobre el diafragma, y presenta unas divisiones sepa-
radas por tejido conjuntivo, llamadas lóbulos. En el pulmón derecho,
el más grande, se observan tres lóbulos, que se denominan superior
medio e inferior, mientras que en el izquierdo solo se distinguen dos.
A su vez, cada lóbulo está subdividido en segmentos. Esta distribución
condiciona la de los bronquios y bronquiolos, de ahí que haya que dis-
tinguir entre bronquios lobulares y segmentarios.
Todos estos elementos, ambos pulmones, mediastino y diafragma, están
recubiertos por una membrana denominada saco pleural o pleura.

Pleura
La pleura es una membrana de doble capa que, por un lado, rodea al
pulmón y, por el otro, se sitúa en la pared torácica a la que está unida.
Entre ambas capas hay un espacio virtual relleno de líquido pleural
que, al igual que en el pericardio, sirve para amortiguar los movimientos
respiratorios y evitar el roce entre los pulmones y las costillas.
La pleura tira del pulmón en los movimientos inspiratorios, expandíén-
dolo y permitiendo que entre el aire. Su alteración provoca la entrada
de aire en su interior y el colapso de los pulmones. A este proceso se le llama neumotórax.

Diafragma
El diagrafma es un músculo liso con forma elíptica (más elevado en la
parte anterior que en la posterior) que separa la cavidad torácica de la
cavidad abdominal.
El diafragma está unido a las vértebras lumbares, a las costillas inferiores
y al esternón. Permite el paso del esófago, la aorta, los nervios y los vasos
linfáticos y torácicos a través de una pequeña abertura que existe en el
diafragma (hiato diafragmático).
Cuando el diafragma se contrae, la caja torácica se ensancha provocan-
do por succión la entrada de aire en los pulmones (inspiración). En la
espiración se relaja empujando a los pulmones y el aire sale al exterior.


Entradas relacionadas: