Tótem y Tabú- Freud

Enviado por Chuletator online y clasificado en Psicología y Sociología

Escrito el en español con un tamaño de 12,47 KB

 

V

    Rasgos que representan la escena del banquete totémico: el clan, mata cruelmente y devora a su animal totémico; los miembros del linaje se han disfrazado asemejándose al tótem, imitan sus gritos/movimientos. Ahí actúa la conciencia de que ejecutan una acción prohibiday sólo legitima con la participación de todos (nadie tiene permitido excluirse de la matanza y del banquete). 
Consumada la muerte, el animal es llorado y lamentado, el lamento es compulsivo; su principal propósito es sacarse de encima la responsabilidad de la muerte. 
    Fiesta, un exceso permitido (esencia), obligatorio, la violación solemne de una prohibición (permisión de lo ordinario que está prohibido). 
    ¿Qué significado tendrá el duelo por la muerte del animal totémico? ¿Por qué haría duelo por él? Los miembros del clan se santifican mediante la comida del tótem, se refuerzan en su identificación con él y entre ellos. El ello de haber recibido en sí la vida sagrada (sustancia sagrada), podría explicar todo lo que le sigue.
El psicoanálisis nos ha revelado que el animal totémico es el sustituto del padre, y con ello armonizaba bien la contradicción de que estuviera prohibido matarlo en cualquier otro caso, y que su matanza se convirtiera en festividad; que se matara al animal y luego se lo llorara. 
    La actitud ambivalentede sentimientos que caracteriza todavía hoy al complejo paterno en nuestros niños, y prosigue en la vida de los adultos, se extendería también al animal totémico, sustituto del padre.

    Desde luego, la horda primordial darwiniana, no deja espacio alguno para los comienzos del totemismo. Hay ahí un padre violento, celoso, que se reserva todas las hembras para sí y expulsa a los hijos varones cuando crecen. Ese estado primordial de la sociedad no ha sido observado en ninguna parte
.  Lo que hallamos como la organización más primitiva (todavía en vigor en ciertas tribus) son las ligas de varones compuestas por miembros de iguales derechos y sometidos a las restricciones del sistema totemista que heredan por línea materna. ¿Acaso lo uno pudo surgir de lo otro? ¿Y por qué camino fue posible? 
Si nos remitimos a la celebración del banquete totémico podríamos responder: un día los hermanos expulsados se aliaron, mataron y devoraron al padre, y así pusieron fin a la horda paterna. Unidos llevaron a cabo lo que individualmente les habría sido imposible/prohibido (progreso cultural, sentimiento de superioridad). El violento padre primordial era el arquetipo envidiado y temido de cada uno de los miembros de la banda de hermanos. Y ahora, en el acto de la devoración, consumaban la identificación con él;
Cada uno se apropiaba de una parte de su fuerza. El banquete totémico, la primera fiesta de la humanidad, de la cual tuvieron comienzo tantas cosas: las organizaciones sociales, limitaciones éticas y la religión. 
    Odiaban a ese padre que significaba un obstáculo para su necesidad de poder y sus exigencias sexuales, pero también lo amaban y admiraba. Tras eliminarlo, tras satisfacer su odio e imponer su deseo de identificarse con él, se abrieron paso las mociones tiernas avasalladas entretanto. Aconteció en la forma del arrepentimiento; así nacíó la conciencia de culpa que en este caso coincidía con el arrepentimiento sentido en común. (mantiene el lazo social ligado al tótem) El muerto se volvíó aún más fuerte de lo que era en vida. Lo que antes él había impedido con su existencia, ellos mismos se lo prohibieron en la situación psíquica de la obediencia de efecto retardado que tan familiar nos resulta por el psicoanálisis.
Revocaron su hazaña declarando no permitida la muerte del sustituto paterno, el tótem, y renunciaron a sus frutos denegándose las mujeres liberadas. 
    Desde la conciencia de culpa del hijo varón, ellos crearon dos tabúes fundamentales del totemismo, que coincidieron con los dos deseos reprimidos del complejo de Edipo.
Quién los contraviniera, se hacía culpable de los dos únicos críMenes de la sociedad primitiva: 
    Estos dos tabúes del totemismo no son psicológicamente del mismo valor; sólo uno, el respeto del animal totémico, descansa por completo en motivos de sentimiento (el padre había sido eliminado, y ello no tenía remedio). Por el otro, la prohibición del incesto tiene un poderoso fundamento práctico; la necesidad no une a los varones, sino que provoca desavenencias entre ellos. Los hermanos se había unido para avasallar al padre, eran rivales entre si respecto de las mujeres. Todos hubiesen querido tenerlas a todas para sí, como el padre, pero la organización si habría ido a pique. Ya no existía ningún híper poderoso que pudiera asumir con éxito el papel del padre; por ello, si los hermanos querían permanecer juntos no les quedo otra alternativa que cumplir la prohibición del incesto, con la cual todos renunciaban a las mujeres anheladas y por causa de las cuales habían eliminado al padre. 
El sistema totemista era un contrato con el padre que prometía todo cuanto la fantasía infantil tiene derecho a esperar de él; amparo, providencia e indulgencia, a cambio de lo cual se obligaba a honrar su vida, esto es, no repetir aquella hazaña por la cual había perecido el padre verdadero. 
Había un intento de justificación en el totemismo: “Si el padre nos hubiera tratado como el tótem, nunca habríamos caído en la tentación de darle la muerte”
    Se este modo nacieron rasgos que siguieron comandando la religión. La religión totemista surgíó de la conciencia de culpa de los hijos varones como un intento de calmar ese sentimiento y apaciguar al padre mediante la obediencia de efecto retardado. 
    Otro rasgo que la religión conservó: la tensión de ambivalencia adherida al complejo paterno. La religión del tótem no solo abarca las exteriorizaciones del arrepentimiento y los intentos de reconciliación, sino que también sirve para recordad el triunfo sobre el padre. 
    Los sentimientos sociales fraternos sobre los cuales descansa la gran subversión, conservan el influjo más hondo sobre el desarrollo de la sociedad. (Sangre común, solidaridad entre todo lo vivo que pertenezca al ismo clan). 
    Los hermanos se aseguran la vida unos a otros, enunciando que ninguno puede ser tratado por otro como todos en común trataron al padre.

·Prohibición religiosaàmatar al tótem

·Prohibición social à matar al hermano

La horda paterna es reemplazada por el clan de hermanos, que se asegura mediante el lazo de sangre. La sociedad descansa en la culpa compartida por el crimen cometido en común; la religión en la conciencia de culpa y arrepentimiento; y la eticidad en las necesidades objetivas de esta sociedad y en lo restante, en las expiaciones exigidas por la conciencia de culpa.

Horror al incesto (anexo)

Freud toma el ejemplo de los actuales salvajes de Australia. Ellos se rigen por un modo de estructuración de las sociedades llamada totémica:
 cada clan tiene su tótem, un antepasado benefactor y protector que une a los miembros en un clan. El tótem marca la pertenencia histórica de los individuos, que se agrupan según su pertenencia a un tótem o a otro. 
    En cada tótem está siempre la norma de la exogamia, no estando permitido el vínculo sexual entre miembros del mismo clan totémico. Totemismo y exogamia aparecen muy unidos. Todos los descendientes del mismo tótem son considerados parientes consanguíneos (de la misma sangre), aun cuando sean de distintas familias. Tienen horror al incesto 
àorigen de la exogamia, todos se reservan el goce sexual dentro de una misma comunidad. (Establecimiento de la ley)

·
Similitudà En estos tótems opera la ley-

prohibición del incesto/matar al padre, y Freud lo remite a pensar cómo opera esta ley en los neuróticos - prohibición edípicano matar a su padre y no tomó por mujer a su madre(objeto sexual). Si estos dos deseos no son adecuadamente reprimidos, darán lugar a la neurosis.

·
Tabú à algo sagrado, pero sobretodo una prohibición (matar al tótem) sobre la cual, el castigo tiene mucho peso. Las prohibiciones tabú son ambivalentes: en lo inconsciente les gustaría violarlas, pero al mismo tiempo temen hacerlo. El fundamento del tabú es un obrar prohibido para el cual hay una intensa inclinación inconsciente.
Freud muestra que los neuróticos se rigen por tabúes, y se rigen socialmente (cultura) de la misma forma en que lo hacían las tribus primitivas.

·
Actitud ambivalenteà Estos seres se comportan con el tótem de la misma forma en que el neurótico se compota con el padre (relación amor-odio)

    Ese tótem es la figura del padre, pero de un padre que estaba antes de que existan las leyes y que dio origen a ello àmito “padre de la horda primordial” - “padre primordial”:
 los hermanos se unen, porque juntos son más fuertes que su padre y lo matan; pero no lo reemplazan, sino que quien lo reemplaza es el Tótem. 
La condición es no volver a matarlo, salvo en la situación particular del banquete totémico que permite reforzar los lazos. 
(El tótem viene en lugar de otra cosa, al igual que la fobia de Hans al caballo – ambos remiten al padre)

Relación entre totemismo y exogamia

:

·
Los niños se interesan más por los animales (lo tratan como un par), pero también puede ser un objeto constitutivo de una fobia.

Zoofobias (manifestación del totemismo negativo)


à el análisis mostró que tales animales representaban al padre, en tanto temido oponente de sus intereses sexuales, en tanto fuente de amenazas de castración. Estos niños también se identifican con el animal temido, siendo ellos mismos quienes son peligrosos. Encontramos dos rasgos comunes entre estas zoofobias infantiles y el totemismo:
 la plena identificación con el animal totémico, y la actitud ambivalente de sentimientos hacia él (porque tanto el padre como el tótem son a la vez temidos y amados). Freud aclara que estas zoofobias aparecen en los niños varón

Entradas relacionadas: