Que tipo de nutricion tienen las plantas carnivoras

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 6,83 KB

 

“No solicitan menos mí bable curiosidad las yerbas que deleitan mi vista, Arráncoías, saco mi ¡ente, examino su traza, el número de sus estambres y pistilos, sus cálices, pétalos, semi­llas, tallos, hojas,.. Ya te conozco: Tú pertene­ces a tal especie, a tal género, a tal clase, de plantas del sistema del gran Lineo, y los botáni­cos te llaman... Réstame sólo saber qué nom­bre te dan mis paisanos. ” José de Viera y Clavijo (1731-1813)

Aludía de esta manera al Sistema Binomial, o forma de clasificación de las plantas en general, universalmente aceptado por la comunidad cientí­fica, desarrollado desde el año 1753 por el gran naturalista y botánico sueco Cari von Linné (caste­llanizado: Linneo),

La unidad de clasificación de las plantas es la “Especie” que agrupa a los individuos que tienen la mayor parte de las características en común: “canariense”.

Dentro de una misma especie, como consecuencia del tipo de terreno en que se críe, del clima y de las posibles hibridaciones o cruces que haya sufrido, se pueden presentar un número variable de “Variedades” con la misma composición química, pero con algunas diferencias en la concentración de principios activos.

Las especies parecidas entre sí, que comparten algunas características comunes, se agrupan en “géneros”: “Hypericum”.

Varios géneros similares se agrupan en una “Familia” que igualmente comparten alguna característica común que las define:”HYPERICACEAE”.

Las familias similares se agrupan en “Órdenes” éstos en “Clases”, y éstas a su vez en “Divisiones o Tipos”.

Así disponemos de un sistema seguro que evite las más que probables equivocaciones que tendrían lugar cuando se transmiten los conocimientos y costumbres de la medicina popular.

*EL PODER CURATIVO DE US PLANTAS MEDICINALES. DIFERENCIAS FRENTE A LOS MEDICAMENTOS DE SÍNTESIS QUÍMICA

La vida vegetal se caracteriza por su autotrofía, lo que significa capacidad de las plantas para nutrirse a sí mismas; a partir de la materia muerta del suelo o sustancias inorgánicas, a partir del agua, del dióxido de carbono del aire y a partir del so!; son capaces de crear materia viva, o sustancias orgánicas para el mantenimiento de su propia vida y para la supervivencia de animales y huma-nos. Otra propiedad vital de las plantas es su capacidad de sintetizar un elevado número de compuestos químicos o principios activos (se han identificado hasta el momento unos 12.000 diferentes); cuya función es primordial para la planta como adaptación al medio en que vive, a las condiciones atmosféricas, resistencia frente a otras plantas o animales, atracción o defensa frente a insectos, etc. Este es el origen fundamental de los innumerables principios activos de las plantas y sus infinitas posibilidades terapéuticas.

Los medicamentos de síntesis química resul­tan de la obtención de un solo principio activo, normalmente también con una única acción terapéutica rápida, exacta, específica, potente y eficaz. Por el contrario al tratarse muchas veces de sustancias de carácter inorgánico o mineral que se comportan como sustancias extrañas al organismo humano, éste puede limitar su absorción; también se pueden dañar otros órganos o funciones del cuerpo humano, o provocar reacciones alérgicas, u otros efec­tos secundarios como la aparición de efecto rebote -recrudecimiento de los síntomas a! dejar de tomar el medicamento-, o la aparición de resistencias -el medicamento deja de hacer efecto y son necesarias dosis más altas-, o desencadenar adicción, etc...

Las plantas medicinales sin embargo se caracterizan por aportar al organismo múltiples principios activos que al tratarse de moléculas orgánicas se absorben en general más fácil­mente y su efecto depende de la acción con­junta de variadas sustancias que se potencian y equilibran mutuamente pudiendo beneficiar a diferentes órganos o funciones del organismo. Si bien su acción es más lenta, seguramente será más persistente en el tiempo; no es fre­cuente la aparición de efectos de rebote, o de resistencias, o provocar adicciones o efectos tóxicos. Tengamos en cuenta sin embargo, que aunque no con la frecuencia de los medica­mentos químicos, las plantas medicinales tam­bién tienen sus limitaciones y efectos secunda­rios que es preciso conocer.

*LA CALIDAD, LA EFICACIA Y LA SEGURIDAD EN LA UTILIZACIÓN DE LAS PLANTAS MEDICINALES

La herboristería común en medicina popular basa su empleo en la experiencia tradicional o empírica transmitida por las culturas tradicionales. Aunque la tendencia lógica nos con­duce al rigor científico en la utilización de las plan­tas medicinales, hemos de valorar en su justa medi­da el conocimiento tradicional y las costumbres populares que aún persisten.

La fitoterapia pretende razonar y justificar el uso de las plantas medicinales en base al conocimien­to científico derivado del estudio y de la experi­mentación clínica con sus principios activos. Cuando las plantas medicinales se utilizan con cri­terios científicos para fines terapéuticos equivalen pues a medicamentos.

La utilización terapéutica de las plantas medicina­les exige por tanto competencia profesional y con­trol legal, para garantizar su uso correcto, así como su producción y comercialización debida­mente controlada para asegurar las garantías de calidad, seguridad y eficacia propias de cual­quier actividad sanitaria.

El control de la calidad en la utilización de ¡as plantas medicinales con finalidad terapéutica pretende garantizar la identidad de la planta por sus características macro y microscópicas, orga­nolépticas, perfil cromatográfico o reacciones de identificación. Pretende así mismo supervisar la pureza de la planta o su estado de conservación, contaminantes químicos o biológicos, adulteracio­nes; pretende además valorar la influencia de las condiciones de los procesos de cultivo, recolec­ción, desecación, conservación transporte, etc.; y finalmente la valoración del contenido en princi­pios activos o marcadores.

En cuanto a la eficacia terapéutica de las plan­tas medicinales existen diferentes parámetros que contribuyen a demostrar la eficacia de un pre­parado medicinal de plantas, pero no todos tienen la misma relevancia; entre estos parámetros se encuentran:

El uso tradicional de una determinada especie vegetal, para un fin terapéutico determinado, avala en principio su eficacia y seguridad demostrada durante años.

Entradas relacionadas: