Términos del Modernismo

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 7,5 KB

 

Es un movimiento literario que se desarrollo fundamentalmente en el ámbito de la poesía, defendía el desarrollo de la capacidad de creación.


         Las primeras manifestaciones literarias del Modernismo tuvieron lugar en Hispanoamérica y el padre del Modernismo y el auténtico renovador de la poesía española fue Rubén Darío. Otras influencias perceptibles en el Modernismo son: el Romanticismo intimista de Bécquer y la poesía de Walt Whitman.


El Modernismo supone la integración de diversas tendencias que se habían desarrollado a lo largo de la segunda mitad del Siglo XIX, en especial el simbolismo y el parnasianismo, de origen francés. Por esto, las raíces estéticas del Modernismo son variadas, y encuentran su punto de uníón en el deseo evidente de los escritores de habla hispana en crear un lenguaje nuevo. El Modernismo simbolista deriva del simbolismo francés, en el que lo esencial es la sugerencia y el poder evocador de la palabra. El didactismo queda totalmente desterrado. El parnasianismo surge como reacción contra el Romanticismo y caracterizado por una lírica despersonalizada y positivista, destacando el perfeccionismo formal, como defiende su lema “el arte por el arte”.


Se trata de un movimiento esteticista: la búsqueda de la belleza, único medio de huir de la realidad cotidiana y de mostrar su desacuerdo con ella, es el principal motivo artístico. Esta búsqueda de la belleza se manifiesta en las evocaciones históricas y legendarias. Los autores se evaden en el tiempo y en el espacio huyendo de los problemas sociales y evadiendo en en lugares exóticos, épocas pasadas (aetas auri). En estas evocaciones de tiempos pasados y ambientes exóticos abundan las ninfas y dioses, los palacios y castillos, los cisnes, las princesas, etc.

Al igual que los autores de la generación del 98, los del Modernismo tenían un carácter pesimista, rebelde e inconformista, buscando la renovación estética, alejándose del Realismo. Utilizan abundantes figuras retóricas y utilizan un léxico muy seleccionado, con preferencia por palabras musicales que expresen luz y color, destaca el campo asociativo del lujo y la sensualidad, abundando los arcaísmos y los neologismos. La métrica modernista se caracteriza por la experimentación y renovación, se usan los versos alejandrinos, dodecasílabos y eneasílabos.
 Así como la introducción de novedades en las estrofas clásicas. En los poemas se ve patente la importancia del ritmo y de la armónía de las palabras para sugerir.


Los temas principales que se tratan en este movimiento son los amorosos y exóticos, con un estilo muy refinado y con las influencias del parnasianismo y el simbolismo. Otro tema importante lo constituye la expresión de la intimidad personal: la melancolía, el desinterés y la tristeza como manifestaciones del malestar existencial, sentimientos envueltos en ambientes otoñales o jardines abandonados.


Principales autores y obras:

En la narrativa encontramos a Valle-Inclán, Gabriel Miró y Juan Ramón Jiménez.

Valle-Inclán, cuya etapa decadentista o modernista llegó hasta 1906 y publicó Sonata de otoño, Sonata de Invierno, Sonata de Primavera, Sonata de Estío. Obras protagonizadas por el Marqués de Bradomín, dandi, aristocrático, amoral y decadente. Temas entrecruzados en donde suele aparecer el amor, la muerte, la religión y el erotismo.

Gabriel Miró, autor de Las cerezas del cementerio (1910), obra que marca su etapa de madurez literaria.

Juan Ramón Jiménez, cuya obra principal es Platero y yo (1914, edición completa en 1917). Es uno de los escritores más destacados y de gran influencia para las generaciones posteriores, concretamente para la Generación del 27. 


El teatro apenas tuvo éxito por falta de adecuación al lenguaje teatral. Destaca Valle - Inclán con Comedia de ensueño.


En la poesía lírica encontramos a Rubén Darío, Antonio y Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez y Francisco Villaespesa.

Los tres libros más importantes de Rubén Darío son: Azul (1888), libro que representa el arranque del Modernismo, en el que mezcla prosa y verso y pone de manifiesto las directrices de la nueva estética, Prosas profanas (1896) y Cantos de vida y esperanza.

Antonio Machado, cuyo primer ciclo poético es modernista, con libros como Soledades(1903) y Soledades. Galerías. Otros poemas (1907). El paisaje, en estas obras, es el estado del alma.

Manuel Machado, autor de Alma (1902), Cantares (1907) y, sobre todo, El mal poema. Es una de las figuras más importantes del Modernismo español.
Dos son los principales rasgos de su poesía: el andalucismo y la visión cosmopolita de la vida.

Juan Ramón Jiménez abarca su primera época sensitiva hasta 1915. En ella escribíó entre otras obras: Ninfeas (1900), Almas de violeta (1900, propiamente modernista), Arias tristes (1903). Poesía intimista y simbolista que refleja una atmósfera doliente. La soledad, la melancolía, el paso del tiempo, la muerte, el otoño son sus principales temas en esta época modernista, en la que predomina el verso octosílabo y la rima asonante. Más adelante en el tiempo rompería con su estética con libros como Diario de un poeta recién casado (1915) y Espacio.

Francisco Villaespesa, que mezcló en su poesía elementos propios del Romanticismo con los modernistas. De su obra destaca el libro Intimidades (1898).

Entradas relacionadas: