Términos de Kant libertad

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 6,82 KB

 

Contrato social

Como ilustrado, Kant reflexiona sobre cómo hacer posible una sociedad en progreso, en paz, bien gobernada y administrada, en la que florezcan las ciencias y se supere para siempre la barbarie del fanatismo, el oscurantismo y la guerra, la miseria y las injusticias.

Igual que Hobbes y Rousseau, Kant afirma que antes que el Estado civil con leyes y gobierno existiría un “estado de naturaleza” en el que los hombres vivirían como salvajes, con una libertad de hecho, sin leyes ni gobierno. Sería un estado de violencia e inseguridad, e imperaba la ley del más fuerte. Se asemeja en esta descripción a Hobbes,  y difiere notablemente de Rousseau.

De forma hipotética, los hombres decidieron salir del estado de naturaleza e instaurar por acuerdo un Estado civil con leyes y gobierno, superando las inconveniencias del estado de naturaleza. Se sacrificó la libertad total por la libertad jurídica, la obediencia al gobierno y a sus leyes. Se ganaba así seguridad.

El contrato social o “contrato originario” es el medio que impone la razón práctica (ética) para superar el estado de naturaleza renunciando a la libertad sin ley para crear un estado civil de libertad jurídica emanada de la voluntad general. Se compatibiliza así la libertad con la seguridad, y aparece la convivencia regulada con garantías jurídicas.

El contrato social establece que los miembros de la sociedad, depositarios de la soberanía, eligen a sus representantes, a quienes encomiendan la tarea de elaborar leyes o legislar en nombre de la voluntad general. Por ello el contrato se establecería en realidad entre el pueblo y sus gobernantes: aquellos delegan en éstos su representación y éstos sólo pueden legislar en nombre de aquéllos, sin salirse nunca de lo que la voluntad general expresa, cuidándose en todo momento de legislar en beneficio de intereses particulares.

Esta concepción difiere notablemente, en fin, de la del Estado platónico, donde ni subyace un contrato originario ni donde se contempla que la voluntad del soberano sea en realidad la expresión de la voluntad general.

Libertad

Se trata de la expresión de un derecho originario que corresponde a todo hombre en virtud de su humanidad.

En cuanto derecho natural, la libertad es una de las protagonistas del estado de naturaleza: en él nada impide que cada uno haga lo que más le plazca, sin otro límite que la intimidación y potencial amenaza de los demás. Ahí la libertad carece de dimensión jurídica, es una libertad de facto que cualquiera más fuerte puede violar. Por eso la única forma efectiva de defender la libertad es convirtiéndola en libertad jurídica, saliendo del estado de naturaleza y adoptando una constitución republicana.

Kant entiende que la libertad es autonomía: “facultad de no obedecer ninguna ley exterior sino en tanto en cuanto he podido darle mi consentimiento”. Eso supone que quienes obedecen las leyes deben ser también los autores de esas leyes, lo que resulta del principio de soberanía por el cual las leyes deben expresar la voluntad general.

La autonomía es una consecuencia de la naturaleza racional del hombre, de modo que libertad y racionalidad constituyen el fundamento de la dignidad del hombre y de su condición de persona. Eso está relacionado con el imperativo categórico según el cual nunca debemos tratar a otro hombre como medio sino siempre como fin, pues de lo contrario estaríamos violando la libertad del otro.

La libertad externa está limitada por las leyes, pero tales límites nunca pueden atentar contra la dignidad humana ni convertir al hombre en un ser dependiente de otro o del Estado, como sí ocurre en el Absolutismo.

En este tema la tesis de Kant difiere bastante de la de Hobbes, quien propugna una limitación efectiva de las libertades por parte del Gobierno como única forma de contener las tendencias malvadas que esconde la naturaleza humana.


Entradas relacionadas: