Teoría del acto y potencia Tomás de Aquino

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 6,73 KB

 
T5
1. La recepción de Aristóteles
en el Siglo XII
Durante la Edad Media y hasta el sigio xil, la doctrina de la fe se expresaba a través
de conceptos platónicos y neoplatónicos, según la síntesis elaborada por Agustín de Hipona. A partir de este siglo, el mundo medieval cristiano comenzó a conocermejor la metafísica de Aristóteles.
El aristotelismo se difundíó a través de la traducción al latín de sus obras llevada a
cabo en la Escuela de Traductores de Toledo, junto con los comentarios sobre los escritos aristotélicos realizados por los sabios musulmanes
Tomás de Aquino, siguiendo a su maestro Alberto Magno, defendíó la superioridad de la filosofía aristotélica sobre la platónica. La cuestión era que, si la filosofía aristotélica era más verdadera que la platónica, entonces la razón podía por sí sola llegar más lejos de lo que se suponía.
Desde Agustín de Hipona se había asumido que la filosofía debía desarrollarse dentro del ámbito de la fe y la sabiduría revelada. Pero Aristóteles, frente a Platón, daba mayor relieve al mundo sensible y a la capacidad autónoma de la inteligencia.
Los mejores conocedores de Aristóteles fueron los filósofos musulmanes, especial-
mente Averroes. El problema era que, tras sus comentarios, algunos puntos de la doctrina aristotélica resultaban incompatibles con la fe cristiana, especialmente los relativos a la eternidad del mundo (que se opónía a la doctrina sobre la libre creación del universo por parte de Dios) y a la unicidad del alma para todo el género
humano lque negaba la inmortalidad personal)
+Los filósofos agustinianos, especialmente los franciscanos (Guillermo de Auver-
nía, Roberto Grosseteste, Alejandro de Hales y san Buenaventura), sostuvieron que
Aristóteles representaba una amenaza para el cristianismo.
+Los filósofos averroistas latinos, opuestos a los anteriores, siguieron las doctri-
nas de Averroes, incluso en los puntos que se oponían a la fe de la Iglesia. El mas
famoso fue Siger de Brabante quien, para defenderse de la acusación de herejía,
sostuvo la teoría de la doble verdad, según la cual algo podía ser verdad para la
religión y falso para la filosofía.
+Los dominicos aristotélicos (Alberto Magno y Tomás de Aquino) defendieron que la filosofía de Aristóteles era, en general, superior a la de Platón. Así, puesto que la verdad no puede contradecirse a si misma, no había que tener miedo a Aristóteles, de la misma forma que no había que tener miedo a la verdad.



 3. La metafísica de Tomás de Aquino
a principal aportación de Tomás de Aquino a la historia de la flosofia es su metafsica, por la que dota a las nociones de acto y potencia de un nuevo significado que no se encontraba en Aristóteles
Santo Tomás asumíé las distinciones aristotélicas entre materia y forma, entre sustancia y accidente, y entre potencie y acto. Pero, además, añadió a esta última un nuevo sentido que concierne a todos los entes creados
La esencia-
-aquello que el ente es-se comocrta como potercia con relación al esse (acto de ser), realmente distinto de ella
De acuerdo con esta distinción, establecíó diversos nive'es en la estructura de los entes creados según se trate de sustancias materiales o inmateriales
+Las sustancias materiales son accesibles a los sentidos. Su estructura cntolocica
puede considerarse en tres niveles, dependiendo de la conjugación del arto y de la potencia. Dos de estos niveles estaolecen la estructura hilemórfica planteaca por Aristóteles, mientras que el tercero recoge la nueva composición propuesta por Tomás de Aquino
-En el nivel sustancial, la materia primera es potencia cor relació a la forma sustancial, que es el acto que confiere la ceterminacióri esenc al a
la sustancia
-En el nivel accidental, la sustancia primera se comporta como potencia con relación a los acc dentes que son sus determinaciones o actos segundos
-En el nivel trascendental, todo aquello que el ente es sustancial y accidentalmente se considera como su esencia, que se comporta como potencia respecto del acto de ser
-La estructura de las sustancias inmateriales o espirituales distintas de Dios es más simple. Estas sustancias son
formas puras, carentes de materia, como sucede, por ejemplo, con los ángeles o los demonios de los que habla la Escritura. Según santo Tomás, tales sustancias, aunque carezcan de materia, se componen de la misma manera de acto y de potencia, pues en ellas también se distingue realmente la esencia y el acto de ser (esse)
Los entes creados por Dios poseen una esencia que es potencia de ser y que se distingue realmente de su propio acto de ser. Pero en Dios no se establece tal distinción: Dios es el ser subsistente (ipsum esse subsistens), cuya esencia es idéntica
al ser: Dios es ser por esencia. Dios es el ser como identidad entre su esencia y su acto de ser, mientras que las criaturas son inidénticas.
Las criaturas tienen el ser como en préstamo; ninguna de ellas se apropia del ser de modo que lotengaporesencia puessolo Dioses el ser por esencia.



4.Las vías para demostrar la existencia
de Dios
Se denominan vías a los distintos caminos para demostrar la existencia de Dios propuestas por Tomás de Aquino
Antes de explicar estas vías, se debe tener en cuenta que, según santo Tomás:
+La existencia de Dios puede ser probada por la razón porque no es evidente.Debe mostrarse aquello que no es evidente, pues lo evidente no necesita demostración.
Se denomina ontologismo a la postura filosófica que defiende que la existencia de Dios es evidente porque está supuesta en cualquier conocimiento. Tomás de Aquino no compartíó esta posición, ni la contraria, el agnosticismo, según el cual la razón no puede probar la existencia de Dios
+Las vías para demostrar la existencia de Dios no se basan en la.Creencia
religiosa, porque en tal caso no serian filosóficamente válidas. 
+El principio de causalidad es uno de los primeros principios metafísicos: una de las verdades evidentes en las que se basan nuestros razonamientos. 
+ Las vías recorren de forma explícita los caminos que sique naturalmente la razón humana para concluir la existencia del ser supremo. 

Entradas relacionadas: