Temas del neoclasicismo

Enviado por Sergio y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,9 KB

 
TEMA 1 INNOVACIÓN Y MODERNIDAD EN EL Siglo XVIII (Cadalso, Jovellanos, Moratín) I. INTRODUCCIÓN Y CONTEXTO HISTÓRICO: Durante los últimos decenios del siglo XVII y los primeros Del XVIII se produce en Europa un cambio importante en todos los órdenes. Los valores y Conceptos que presidían la sociedad del Barroco entran en crisis. El cambio parte de intelectuales de Inglaterra y Francia que ponen en tela de juicio los viejos valores de la sociedad y del saber Tradicionales. Es el Siglo de las Luces, llamado así por la confianza en la lucidez de la razón. El Movimiento cultural y de pensamiento carácterístico de este siglo se conoce como La Ilustración y Sus criterios estéticos se engloban bajo el nombre de Neoclasicismo.
En España el siglo se inicia con una nueva dinastía, la Casa de Borbón, que sucede a la casa de Austria. La ascensión al trono de Felipe V facilitó la entrada en nuestro país del pensamiento ilustrado.
A través de Francia penetran en España las nuevas ideas racionalistas. Sin embargo, la Evolución del pensamiento ilustrado en España fue sumamente lenta por la oposición de la nobleza, El Clero y el recelo del pueblo inculto y tradicionalista ante las cosas de fuera. II. LA ILUSTRACIÓN: IDEOLOGÍA , INNOVACIÓN Y MODERNIDAD La Ilustración es el movimiento representativo del Siglo XVIII. Produce una profunda Renovación en Europa y somete a una crítica racional de la visión del mundo, la filosofía, la Cultura y las creencias religiosas aceptadas hasta el momento. Es un siglo de gran Modernización en España y en toda Europa, no sólo por la creación de grandes instituciones Culturales, la Enciclopedia, etc. Sino también por una nueva conciencia europea que impone el Reinado de la razón frente a la fe, fomenta el espíritu crítico, somete a discusión todas las Creencias y convicciones (religiosas, políticas, científicas), se rechaza el concepto de autoridad y Avanza, en general, el escepticismo religioso. En política, las consecuencias de todo este espíritu Es el llamado Despotismo Ilustrado, en el que los gobiernos tutelan al pueblo procurando su Felicidad para mejorar su vida, hacerle más culto. Se postula el progresismo y la fraternidad. Todo ello culminó en la Revolución Francesa de 1789. Como reflejo de ese espíritu, se crearon numerosas instituciones culturales en España, muchas De ellas a imitación de Francia. Estas fueron las principales: Real Academia Española, Biblioteca Nacional, Real Academia de la Historia, Museo del Prado y Jardín Botánico. III: ETAPAS DE LA LITERATURA ESPAÑOLA DEL Siglo XVIII En las letras dieciochescas españolas podamos distinguir tres etapas: 1. Barroquismo: Quizá el único autor interesante fiel a los gustos barrocos es el Salmantino Diego Torres Villarroel. 2. Neoclasicismo. La literatura neoclásica, la más carácterística del Siglo XVIII, es Fundamentalmente didáctica y crítica. El género dominante es el ensayo, por prestarse Admirablemente a los propósitos de los ilustrados. En esta época se distinguen dos escuelas Literarias: la escuela madrileña (Fernández de Moratín) y la escuela salmantina, a la que Pertenecen Jovellanos y Cadalso, prosista y poeta andaluz, famoso por sus Cartas. 3. Prerromanticismo: Los prerrománticos son, en parte, los mismos autores neoclásicos, Pero considerados por sus obras de madurez.. Deben destacarse Nicasio Álvarez Cienfuegos y Manuel José Quintana. En las obras prerrománticas predomina la Introspección, afloran los sentimientos personales y aparece una nueva visión de la Naturaleza: nocturna y desatada, en libertad, dinámica IV. PRINCIPALES GÉNEROS Y AUTORES LITERARIOS INTRODUCCIÓN: El s. XVIII fue un siglo fundamentalmente didáctico. Se dio preferencia a la Prosa útil, puesta al servicio de la difusión de ideas. El ensayo, que se prestaba admirablemente a Los propósitos didácticos de los ilustrados, fue el género más cultivado. Los mejores ensayistas Fueron Feijoo, Jovellanos y Cadalso. NOVELA: En la novela del XVIII destacan Diego Torres y Villarroel , y al jesuita José Francisco De Isla , cuyas obras poseen cierta calidad literaria dentro de la prosa satírica, en la que tiene lugar Una confluencia del humorismo realista de la picaresca y el Barroco, con la mentalidad críticoreformadora De su siglo. De hecho, ni la Vida, de Torres y Villarroel, ni Fray Gerundio, de Isla, son En sentido estricto, novelas. POESÍA: En la poesía tienen cierto interés Nícolás Fernández de Moratín y, sobre todo, Juan Meléndez Valdés, extremeño, con su sentimiento de la naturaleza y exaltación del erotismo. Se Tratan temas pastoriles y anacreónticos (exaltación de placeres elementales) o filosóficos. TEATRO: En el teatro se adopta la regla de las tres unidades, se separa lo cómico de lo trágico y se Prefieren temas burgueses contemporáneos. Destaca Leandro Fernández de Moratín, cuya obra
El sí De las niñas plantea el problema de la educación de la mujer y su libertad para elegir marido, con Una técnica teatral irreprochable. También podemos señalar a Vicente García de la Huerta, Extremeño, autor de tragedias neoclásicas como Raquel. ENSAYO: En el ensayo es donde se encuentran los máximos exponentes de la Ilustración española, En primer lugar con José Cadalso, y sus famosas Cartas marruecas. En esta obra un moro explica Las extrañas costumbres españolas como pretexto para denunciar la decadencia. Por su parte, en sus Escritos de carácter poco literario, el monje benedictino fray Benito Jerónimo Feijoo insiste en el Valor de la razón y la experiencia en la búsqueda de la verdad, oponiéndose a supersticiones, Milagros y falsas creencias religiosas, sobre todo en su obra El teatro crítico universal. Asimismo, Gaspar Melchor de Jovellanos, supone una auténtica síntesis de la época al estudiar los problemas Locales, la construcción de carreteras o la explotación de las minas, así como el paisaje, la historia y La vida económica, destacando en este último terreno, donde aparece como el primer economista Español de su tiempo. Su obra estrictamente literaria es escasa, dos dramas (El Pelayo y El Delincuente honrado) y varios poemas. En La poética, de Ignacio de Luzán, publicada en 1737, se Abordaban asuntos literarios que suponen el triunfo del Neoclasicismo sobre el Barroco. FÁBULA: La confluencia entre las ideas y la literatura, el didactismo y la crítica, el neoclasicismo Y el espíritu enciclopedista, aparece patente en un género secundario y muy carácterístico de la época, como es la fábula. Entre cuyos cultivadores destacan Félix María Samaniego y Tomás de Iriarte. CONCLUSIÓN FINAL: La Ilustración española, siguiendo los modelos franceses, intentó ser Reformista, pero sus vacilaciones filosóficas y dudas estéticas así como el contexto histórico, Hicieron que la voluntad reformista nunca llegara al extremo.

Entradas relacionadas: