Teatro despues 1936

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 4,05 KB

 
El teatro después de 1936: introducción: tras la guerra persisten en nuestro teatro condicionamientos sociales e ideológicos, por una parte las obras teatrales dependen de los intereses de los empresarios que se someten al gusto del público, y por otra parte existen limitaciones ideológicas que provienen de la censura de la época. De aquí que surja un teatro comercial de escaso valor literario y otro soterrado que responde a exigencias diferentes. El teatro en los años 40: al finalizar la guerra nos encontramos con la muerte de alguno de los autores teatrales más importantes de nuestra escena, otros autores se han exiliado y el cine se muestra como una dura competencia por estos motivos podemos afirmar que el teatro entra en crisis. A pesar de todo encontramos las siguientes tendencias en estos años: -la alta comedia: son obras que definen los valores tradicionales y que siguen la línea del teatro de Benavente. Aquí se sitúan autores como Peman o Luca de tena. -teatro cómico: dentro de esta línea encontramos obras interesantes e ingeniosas, siendo Jardiel Poncela y Miura sus mayores representantes, y en los que encontramos facetas que les hacen ser considerados predecesores del teatro del absurdo. -el teatro existencial: es un teatro grave, preocupado e inconformista. Dentro de esta línea se enmarcan las primeras obras de Buero Vallejo y Alfonso Sastre. Teatro de los años 50-60: en estos años las obras teatrales, al igual que en la novela, se orientas hacia un teatro social (también llamado denuncia y protesta) ya que surge un nuevo público, en su mayoría universitario, que piden otro tipo de teatro, así aparecen obras que abordan temáticas relacionadas con la injusticia social y la alienación. En ellas el autor adopta siempre una actitud de denuncia. Entre los autores más destacados aparecen Sastre y Buero junto a Laura Olmen y Martin Recuerda. La renovación años 70: todos los géneros literarios sufren una renovación en la segunda mitad del siglo XX pero es el teatro el que lo hace de forma más tardía. Hacia 1970 se inicia una renovación de la expresión dramática y comienzan a asimilarse corrientes extranjeras, sobre todo dos autores: el alemán Bertolt Brecht y el francés Antonin Artoud. En los primeros años de esta época destacan autores como Fernando Arrabal, Antonio Gala o Francisco Nieva. Hay que destacar el papel ejercitado por los grupos de teatros independientes que actúan al margen de los locales comerciales. Las renovaciones teatrales no se pueden explicar sin la labor de grupos como: tábano, la cuadra y TEU… pero sobre todo de los grupos catalanes. El teatro a finales del siglo XX: la llegada de la democracia mejora algo las condiciones del teatro ya que este pudo recobrar toda la libertad de expresión que le había sido negada. Además se crea el Centro Dramático Nacional y comienza a proliferar los festivales de teatro: pero este no es suficiente para que se mejore el panorama teatral ya que hay escases de autores, por no hablar de la fuerte competencia del mundo audiovisual. En estos últimos años aparecen una serie de autores jóvenes cuyas obres se escriben en plena democracia. Este nuevo panorama teatral destaca las obras tradicionales de Fernando Fernán Gómez, la orientación realista de José Sánchez, el realismo convencional de Ana Diosdado y los que tratan problemas de actualidad como las de Alonso Santos. No podemos cerrar este breve resumen sin mencionar los grupos estables del teatro independiente, la mayor parte de ellos radicados en Cataluña: Dagoll- Dagom, La Cubana, Tricicle y la Fura dels bonis.

Entradas relacionadas: