El teatro en 1950

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 4,61 KB

 

El Teatro del compromiso

Aparte Del humor absurdo de figuras como Jardiel Poncela y Mihura, la Tendencia más importante del teatro a partir de la Guerra que estuvo Marcado por el exilio de importantes autores y la Censura, es la comprometida con la denuncia del problema social y existencial del individuo, dividida En dos posturas representadas por Buero Vallejo y Sastre.

Buero Vallejo Presenta el posibilismo, Basado en la crítica atenuada mediante símbolos, alegorías, alusiones Y guiños cómplices al lector. Sus dramas de valor universal tienen Una función catártica ya Que Ofrecen una visión lúcida del mundo dirigida a inquietar y Comprometer al lector. Recrean la lucha del ser humano por su Realización personal y por el triunfo de la verdad y la libertad, Abordando el amor la soledad, la dignidad, la hipocresía… En Ellas se hace un uso simbólico de espacios y objetos, se oponen Personajes activos y contemplativos y se busca la inmersión del Espectador a Través de Finales abiertos por Ejem

Sus Obras existenciales, Historia De una escalera (1949) y En La ardiente oscuridad, Presentan personajes que intentan escapar de la realidad centrándose En sus esperanzas e ilusiones. La crítica Histórica aparece En El Tragaluz (1967), Cuyos personajes padecen las consecuencias de la Guerra, y en dramas Como Un Soñador para el pueblo o Las Meninas, Que trasladan los problemas actuales Al Pasado para sortear la censura. A partir de los 70, incorpora la innovación Formal en La Llegada de los dioses, La Fundación, La Detonación

Sastre presenta el imposibilismo, Que se expresa con libertad aun a riesgo de toparse con la censura, De ahí que muchas de sus obras no se representasen. El teatro para él esUn instrumento de agitación y transformación de la sociedad. Tras Iniciarse con obras Existenciales (Escuadra Hacia la muerte, 1953), evoluciona a un Realismo crítico de denuncia que Pretende concienciar al lector y moverlo a la lucha revolucionaria (La Mordaza, 1954; Guillermo Tell tiene los ojos tristes, 1955). La radicalización de su postura le lleva a la tragedia Compleja (La Taberna fantástica, 1966), que da cabida a distintos registros y códigos y a un humor Negro y profundo, con héroes irrisorios por contradictorios – Elevados por la historia e ironizados por sus debilidades –, todo Lo cual se dirige a propiciar un distanciamiento crítico y una Catarsis.

De Los 60 en adelante, el Compromiso se combinará además con una estética cada vez más simbólico-alegórica y Menos realista, consecuencia del surgimiento de un nuevo público Joven y universitario y en paralelo a lo que sucede de forma coetánea En otros géneros. En esta línea se sitúan El Tintero, De Carlos Muñiz, o La Camisa (1962) De Lauro Olmo.

El Teatro a partir de la renovación


Hacia Los 60Surgen nuevas Tendencias teatrales De carácter experimental: el teatro Pánico de F. Arrabal, de índole surrealista; el caricaturesco de Francisco Nieva, o el poético-lírico de Antonio Gala, entre otras.

En Los 70, triunfa el teatro Independiente, Cuyas compañías hacen un teatro opuesto al comercial, concebido Como vía pedagógica y caracterizado por la espectacularidad, la Improvisación, la búsqueda de la complicidad del receptor y el Lenguaje abstracto y alegórico, entre otros rasgos.

Destacaron El teatro catalán CAPSA y el madrileño TEI, y grupos como Los Goliardos, Tábano, Els Joglars, Els Comediantes… Algunas de ellas sobrevivieron tras la muerte de Franco, época Marcada por la diversidad y el predominio del neorrealismo (Sanchís Sinisterra, Alonso de Santos…). 

Entradas relacionadas: