El yo superyó y el ello freud xuletes

Enviado por Chuletator online y clasificado en Psicología y Sociología

Escrito el en español con un tamaño de 7,82 KB

 


1.Fundamentar La noción de Eros desexualizado, precisando los replanteamientos en relación Con la doctrina del narcisismo. 

Al Hablar de las dos clases de pulsiones (pulsión sexual y pulsión de destrucción) Freud hace una sustitución de la oposición entre éstas por la polaridad Amor-odio; propone que el odio no sólo es un acompañante del amor (ambivalencia) sino que también el odio se muda en amor y el amor en odio. Freud aclara que esta mudanza no es una mudanza directa, sino que acontece Mediante un desplazamiento de investidura: se sustrae energía a la moción Erótica y se aporta energía a la moción hostil y viceversa. Supone entonces la Existencia, en la vida anímica (en el yo o en el ello), de un conmutador, es Decir, una energía desplazable e indiferente que puede agregarse a una moción Erótica o una destructiva y elevar su investidura total. Esta energía proviene De la acumulación de libido narcisista (Yo) y por lo tanto,es Eros Desexualizado (resignación de las metas sexuales; transposición de libido Erótica en libido yoica), ya que las pulsiones eróticas parecieran ser más Desplazables que las pulsiones de destrucción y por lo tanto esta libido Desplazable trabaja al servicio del Principio del Placer a fin de evitar Estasis y facilitar descargas sin importar el camino.

Debido A que esta libido desexualizada persevera en el propósito principal del Eros de Ligar la energía (descargar) a la vez que se vale de la modalidad del yo (Principio de Realidad) para logara la descarga, se habla de una libido Sublimada. Esta sublimación entonces, se produce por la mediación del yo, el Cual se apodera de libido de las investiduras de objeto atribuyéndose la Condición de único objeto de amor, desexualizando O sublimando la libido del ello.

A Partir de esto, Freud plantea una ampliación de la doctrina del narcicismo: al Principio toda libido está acumulada en el ello mientras el yo se encuentra en Formación, el ello envía una parte de esta libido a investiduras eróticas de Objeto, de la cual el yo procurará apoderarse e imponerse al ello como objeto De amor. El replanteamiento de la doctrina del narcicismo consiste entonces, en Que el narcicismo del yo es un Narcicismo secundario, sustraído de los objetos.

2.Explicitar La noción de reacción terapéÚtica negativa como modalidad de resistencia al Análisis. Situar la noción de sentimiento inconciente de culpa (necesidad de Castigo) y distinguir del sentimiento conciente de culpa.

Hay Personas que durante el trabajo analítico, ante una muestra de  contento y esperanza por parte del analista Por la marcha del tratamiento, se muestran insatisfechas y su estado empeora. Por lo tanto estas personas no sólo no soportan elogio ni reconocimiento, sino Que reaccionan de manera trastornada a los progresos de la cura. Es decir que En vez de producirse una suspensión temporal de los síntomas o una mejoría, Estos pacientes experimentan un refuerzo momentáneo de su padecer, empeoran en Vez de mejorar. Esto se denomina reacción TerapéÚtica negativa.

Puede Decirse entonces que en estas personas se halla una resistencia a la curación, La cual es temida como un peligro, por lo que en ellas prevalece la necesidad De estar enfermas. Esta resistencia proviene de un sentimiento de culpa, que halla su satisfacción en la enfermedad y No quiere renunciar al castigo del padecer (necesidad de castigo)
. Este sentimiento de culpa es mudo para el Enfermo, ya éste no se siente culpable sino enfermo, es decir que este Sentimiento sólo se exterioriza como una resistencia a la curación.

El sentimiento de culpa consciente (conciencia Moral) es fácilmente interpretable, es una tensión entre el yo y el ideal del Yo que se expresa como una condena del yo. El sentimiento de culpa consciente Se evidencia en los casos en que existe una severidad y crueldad en el ideal Del yo con respecto al yo (neurosis obsesiva y melancolía).

El sentimiento de culpa inconsciente reside En la defensa del yo mediante el acto de represión de la percepción penosa con Que lo amenaza la crítica del superyó, logrando de esta forma, mantener lejos El material que genera el sentimiento de culpa. Este es el caso de la histeria.

3.Situar Al yo como ser fronterizo en su relación con la angustia. Indicar sus Vasallajes y las modalidades de angustia de allí derivadas.

El Yo como ser fronterizo sufre las amenazas de tres clases de peligros: el mundo Exterior, la libido del ello y la severidad del superyó y por lo tanto la Angustia  consiste en la expresión de una Retirada frente a las amenazas de estos tres peligros. Los vasallajes del yo Son entonces: el mundo exterior, el ello y el superyó.

4.Explicitar Las nociones de resistencia del ello y del superyó de acuerdo a lo esbozado en “Inhibición, síntoma y angustia”.

Freud habla de 5 Resistencias: 3 provenientes del Yo - la represión, la transferencia (repetición), y el beneficio secundario del síntoma (ganancia del yo); 1 Proveniente del Ello – la compulsión a la repetición-
; y 1 proveniente del Superyónecesidad de castigo-
.

Como ya se precisó, La compulsión a la repetición es la resistencia delEllo y consiste en  un proceso de origen inconsciente, en virtud Del cual el sujeto se sitúa activamente (actúa) en situaciones penosas, Repitiendo así experiencias antiguas, sin recordar el prototipo de ellas, sino Al contrario, con la impresión muy viva de que se trata de algo plenamente Motivado en lo actual.

En Inhibición, Síntoma y angustia (1926), Freud ve en la compulsión a la repetición el tipo Mismo de resistencia* propio del inconsciente, la atracción de los prototipos Inconscientes sobre el proceso pulsional reprimido».

Para Superar el poder de la compulsión de Repetición, Freud habla de la necesidad de llevar a cabo una reelaboración, es decir, reconducir Aquello que se repite hacia el elemento del pasado correspondiente poniéndolo En palabras y venciendo la resistencia de lo inconsciente.

La resistencia del Superyóes la necesidad de castigo, la cual consiste En una exigencia interna que, según Freud, se hallaría en el origen del Comportamiento de ciertos sujetos en los que la investigación psicoanalítica Pone de manifiesto que buscan situaciones penosas o humillantes y se complacen En ellas (masoquismo moral).

El empleo del término «necesidad de castigo» pone de relieve lo que puede haber de irreductible en la Fuerza que impulsa a ciertos individuos a sufrir, al mismo tiempo que la Paradoja de la satisfacción que encuentran en su sufrimiento. Freud distingue Dos casos: ciertas personas dan la impresión «[...] de hallarse bajo el dominio De una conciencia moral singularmente intensa, aun cuando una tal supermoral no Sea en ellas consciente. Una investigación más profunda nos muestra de modo Claro la diferencia existente entre tal prolongación inconsciente de la moral y El masoquismo moral. En el primer caso, el acento recae sobre el sadismo Reforzado del superyó, al cual se somete el yo; en el segundo caso, en cambio, Recae en el masoquismo del yo, que reclama el castigo, tanto si éste viene del Superyó como de los poderes parenta-les externos» (4 b). Así, pues, el sadismo Del superyó y el masoquismo del yo no pueden considerarse simplemente como las Dos vertientes simétricas de una misma tensión. Relacionarse, en último Análisis, con la pulsión de muerte.



Entradas relacionadas: