Sociedades típicas

Enviado por Chuletator online y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 4,4 KB

 

-Denominación, domicilio, y nacionalidad de la sociedad

El nombre de la sociedad no puede inducir a error dada su función identificadora, El Reglamento del Registro Mercantil dedica todo un capítulo a la sección del RMC sobre denominaciones de las sociedades y las entidades inscritas. La denominación social y el nombre social son cosas diferentes, aunque en la práctica pueden coincidir. La función identificadora de la denominación exige que sea única y que esté formada por palabras y expresiones numéricas y no pueden formar parte de ella las siglas salvo que designen el tipo social. Además de esta prohibición, tampoco se podrán inscribir en el RM sociedades cuya denominación sea idéntica a alguna de las que figura en la sección de denominaciones del RMC.

Hay dos tipos de denominaciones sociales. Denominación subjetiva (formada por el nombre de los socios9 y denominación subjetiva (que se refiere a las actividades económicas o es una denominación de fantasía).

Para las sociedades de capital el artículo 6 LSC señala que en la denominación de cada tipo de sociedad(S.R.L./S.A.) es necesaria su indicación o bien sus abreviaturas.

Domicilio social


Sirve para localizar a la sociedad en determinado lugar, el artículo 41 del CC parece partir de un criterio liberal a la hora de fijar el domicilio, al referirse a los estatutos de la sociedad. Conforme al artículo 9 LSC, las sociedades del capital fijarán su domicilio dentro del territorio español en el lugar donde se halle el centro de administración y dirección o en el lugar donde tenga lugar su explotación. Y según el artículo 10 LSC en caso de discordancia entre el domicilio registral y el que corresponda según el artículo 9, los terceros podrán considerar como domicilio cualquiera de ellos.


Nacionalidad de la sociedad


Según el CC, la nacionalidad se orienta hacia el lugar de constitución, pero a eso añade la necesidad de que se encuentre domiciliadas en España. Ateniéndonos al artículo 8 LSC, serán españolas y se regirán por la presente ley todas aquellas sociedades de capital que tengan su domicilio en territorio español, cualquiera sea el lugar en el que se han constituido.

En cuanto a las sociedades extranjeras que actúan en España, habrá que juzgar su capacidad de acurdo con las leyes de su país. Están sometidas a la ley española en lo relativo al establecimiento de sucursales y a las operaciones que realicen y, en caso de establecimiento, la sucursal deberá inscribirse en el Registro Mercantil. Las sociedades extranjeras tienen acceso a los tribunales españoles, en los que pueden ser demandantes y demandadas. Pueden también ser sometidas al procedimiento de concurso cuando ejerzan su actividad en España.


Entradas relacionadas: