La sociedad colonial

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,71 KB

 

¡I. LA Economía COLONIAL

En el plano de la economía se percibe mejor que en ningún Otro hasta qué punto la Conquista escinde la historia del Perú. La Conquista Aparece en este terreno, más netamente que en cualquiera otro, como una Solución de continuidad. Hasta la Conquista se desenvolvíó en el Perú una Economía que brotaba espontánea y libremente del suelo y la gente peruanos. En El Imperio de los Inkas, agrupación de comunas agrícolas y sedentarias, lo más Interesante era la economía. Todos los testimonios históricos coinciden en la Aserción de que el pueblo inkaico -laborioso, disciplinado, panteísta y Sencillo- vivía con bienestar material. Las subsistencias abundaban; la Población crecía.

El Imperio ignoró radicalmente el problema de Malthus. La organización colectivista, regida por los Inkas, había enervado en los indios El impulso individual; pero había desarrollado extraordinariamente en ellos, en Provecho de este régimen económico, el hábito de una humilde y religiosa Obediencia a su deber social. Los Inkas sacaban toda la utilidad social posible De esta virtud de su pueblo, valorizaban el vasto territorio del Imperio Construyendo caminos, canales, etc., lo extendían sometiendo a su autoridad Tribus vecinas. El trabajo colectivo, el esfuerzo común, se empleaban Fructuosamente en fines sociales.

Los conquistadores españoles destruyeron, sin poder Naturalmente reemplazarla, esta formidable máquina de producción. La sociedad Indígena, la economía inkaica, se descompusieron y anonadaron completamente al Golpe de la conquista.
Rotos los vínculos de su unidad, la nacíón se disolvíó En comunidades dispersas. El trabajo indígena cesó de funcionar de un modo Solidario y orgánico. Los conquistadores no se ocuparon casi sino de Distribuirse y disputarse el pingüe botín de guerra. Despojaron los templos y Los palacios de los tesoros que guardaban; se repartieron las tierras y los Hombres, sin preguntarse siquiera por su porvenir como fuerzas y medios de Producción.

El Virreinato señala el comienzo del difícil y complejo Proceso de formación de una nueva economía. En este período, España se esforzó Por dar una organización política y económica a su inmensa colonia. Los Españoles empezaron a cultivar el suelo y a explotar las minas de oro y plata. Sobre las ruinas y los residuos de una economía socialista, echaron las bases De una economía feudal.

Pero no envió España al Perú, como del resto no envió Tampoco a sus otras posesiones, una densa masa colonizadora. La debilidad del Imperio español residíó precisamente en su carácter y estructura de empresa Militar y eclesiástica más que política y económica. En las colonias españolas No desembarcaron como en las costas de Nueva Inglaterra grandes bandadas De pioneers.
 A la América Española no vinieron casi sino Virreyes, cortesanos, aventureros, clérigos, doctores y soldados. No se formó, Por esto, en el Perú una verdadera fuerza de colonización. La población de Lima Estaba compuesta por una pequeña corte, una burocracia, algunos conventos, Inquisidores, mercaderes, criados y esclavos[1]. El pioneer español carecía, además, de aptitud para crear Núcleos de trabajo. En lugar de la utilización del indio, parecía perseguir su Exterminio. Y los colonizadores no se bastaban a sí mismos para crear una economía Sólida y orgánica. La organización colonial fallaba por la base. Le faltaba Cimiento demográfico. Los españoles y los mestizos eran demasiado pocos para Explotar, en vasta escala, las riquezas del territorio. Y, como para el trabajo De las haciendas de la costa se recurríó a la importación de esclavos negros, a Los elementos y carácterísticas de una sociedad feudal se mezclaron elementos y Carácterísticas de una sociedad esclavista.

Sólo los jesuitas, con su orgánico positivismo, mostraron Acaso, en el Perú como en otras tierras de América, aptitud de creación Económica. Los latifundios que les fueron asignados prosperaron. Los vestigios De su organización restan como una huella duradera. Quien recuerde el vasto Experimento de los jesuitas en el Paraguay, donde tan hábilmente aprovecharon y Explotaron la tendencia natural de los indígenas al comunismo, no puede Sorprenderse absolutamente de que esta congregación de hijos de San Iñigo de Loyola, como los llama Unamuno, fuese capaz de crear en el suelo peruano los Centros de trabajo y producción que los nobles, doctores y clérigos, entregados En Lima a una vida muelle y sensual, no se ocuparon nunca de formar.

Los colonizadores se preocuparon casi únicamente de la Explotación del oro y la plata peruanos. Me he referido más de una vez a la Inclinación de los españoles a instalarse en la tierra baja. Y a la mezcla de Respeto y de desconfianza que les inspiraron siempre los Andes, de los cuales No llegaron jamás a sentirse realmente señores. Ahora bien. Se debe, sin duda, Al trabajo de las minas la formación de las poblaciones criollas de la sierra. Sin la codicia de los metales encerrados en las entrañas de los Andes, la Conquista de la sierra hubiese sido mucho más incompleta.

Estas fueron las bases históricas de la nueva economía Peruana. De la economía colonial -colonial desde sus raíces- cuyo proceso no ha Terminado todavía. Examinemos ahora los lineamientos de una segunda etapa. La Etapa en que una economía feudal deviene, poco a poco, economía burguesa. Pero Sin cesar de ser, en el cuadro del mundo, una economía colonial.

Entradas relacionadas: