Seguro pleno sobreseguro e infraseguro

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 25,99 KB

 

TEMA 16.

1. Interés ASEGURABLE, PRINCIPIO INDEMNIZATORIO Y SUMA ASEGURADA

El seguro de daños tiene una función estrictamente indemnizatoria, y no puede ser una fuente de lucro para el asegurado.
Para entender la mecánica hay que tener clara la distinción entre los siguientes conceptos :

A) DISTINCIÓN ENTRE OBJETO E INTERÉS ASEGURAD


O. El objeto asegurado es la cosa, o el patrimonio que soportan directamente el siniestro.

Interés asegurable es relación económicamente valorable que vincula a una persona con la cosa, el derecho o el patrimonio. El interés asegurable se convierte en interés asegurado cuando su titular o un tercero que actúa por cuenta del titular lo protege a través del correspondiente contrato de seguro.

Seguros de daños se asegura vínculo que existe entre persona y cosa, el derecho o el patrimonio, y para calcular el importe hay que tener en cuenta daño que siniestro ha producido en dicho interés. Un siniestro puede lesionar al mismo tiempo distintos intereses que diferentes personas tienen sobre una misma cosa, si intereses han sido asegurados compañía tendría que pagar a titulares intereses asegurados, y el referente en cada caso sería el daño producido en cada interés.

B) DISTINCIÓN ENTRE EL INTERÉS Y LA SUMA ASEGURADA

El valor del interés asegurado determina cifra máxima del daño que siniestro puede causar a su titular. Si siniestro es total daño es equivalente al valor del interés asegurado.

No es relevante valor del interés asegurado en el momento en que se estipula contrato, lo relevante es el valor del interés asegurado en el momento en que se produce el siniestro. Una vez producido el siniestro hay que calcular valor que tenía el interés asegurado en ese momento y el valor de residuo, la diferencia entre ambos valores da como resultado el importe del daño, que es el importe de la indemnización máxima que puede llegar a cobrar el asegurado, ya que, por el principio indemnizatorio, el contrato de seguro de daños no puede ser causa de lucro o enriquecimiento para el asegurado.

Suma asegurada es cifra que asegurador y asegurado consignan en póliza con doble finalidad : 1 fijar convencionalmente importe máximo de indemnización que asegurador puede verse compelido a pagar si siniestro se produce 2 cálculo de la prima que debe pagar asegurado.

A) Seguro pleno


Es la situación ideal en los seguros contra daños. Está previsto en el artículo 29 de la Ley del Contrato de Seguro. Las partes convienen que la suma asegurada cubra plenamente el valor del interés durante la vigencia del contrato, la póliza debe contener los criterios y el procedimiento para adecuar la suma asegurada y las primas a las oscilaciones del valor de interés. El valor de éste será el importe de la indemnización que el asegurador debe pagar al asegurado.

b) Infraseguro momento en que se produce el siniestro la suma asegurada es inferior al valor del interés asegurado. Situación puede presentarse en momento de estipulación del contrato o con posterioridad, y puede ser voluntariamente querida por el asegurado o involuntaria, en este último caso puede deberse a que el asegurado ignoraba que valor de su interés era superior a la suma convenida en la póliza, o porque se rompíó posteriormente la equivalencia al aumentar valor del interés durante la vida del contrato.

Cálculo de la indemnización que tiene que pagar el asegurador es indiferente que el infraseguro sea voluntario o involuntario, y sólo es relevante el infraseguro que se presenta en el momento inmediatamente anterior al siniestro.

Si en el momento en el que se produce el siniestro hay una situación de infraseguro y el siniestro es total, asegurado no tendrá derecho a percibir indemnización equivalente a daño.

Sin en el momento en el que se produce el siniestro hay una situación de infraseguro y el siniestro es parcial, el asegurado tendrá derecho a ser indemnizado por el daño ocasionado en la misma proporción que exista entre la suma asegurada y el valor que tenía el interés asegurado en el momento inmediatamente anterior a la producción del siniestro. Art. 30 LCS

Esta regla proporcional no es de aplicación si así lo acuerdan las partes art. 30 LCS.Si las partes acuerdan excluir la aplicación de la regla proporcional y se produce un siniestro parcial en situación de infraseguro, asegurado tendría derecho a percibir indemnización equivalente al valor del daño que se ha producido hasta el tope máximo de la suma asegurada.

c) Sobreseguro suma asegurada que se fija en el contrato es notablemente superior al valor del interés asegurado en el momento inmediatamente anterior a la producción del siniestro. Al igual que con el infraseguro, situación puede producirse de modo originario o sobrevenido, voluntaria o involuntaria.

Sobreseguro es una situación que atenta contra el principio indemnizatorio y peligrosa, porque puede incitar al asegurado a provocar el siniestro con el fin de obtener el importe de la suma asegurada, que es superior al valor del interés asegurado. Art. 31 LCS

D) Póliza estimada


regulada art 28 LCS supone excepción al principio general de que el seguro de daños no puede suponer un objeto de enriquecimiento para el asegurado.  Finalidad conseguir seguridad jurídica y simplificar el complejo proceso de valoración del daño una vez que se produce el siniestro.

La póliza estimada puede producir como resultado que el asegurado obtenga una indemnización superior a la que le correspondería de aplicar rigurosamente el principio indemnizatorio previsto art. 26 LCS. Para no quebrar principio indemnizatorio se establece la salvedad de que el asegurador puede impugnar el valor estimado cuando, en el momento en el que se produce el siniestro haya una diferencia notable entre el valor estimado y el real.

2. DETERMINACIÓN DE LA INDEMNIZACIÓN Y SUBROGACIÓN DEL ASEGURADOR

2.1 DETERMINACIÓN DE LA INDEMNIZACIÓN

Obligación principal del asegurador indemnizar asegurado, dentro de los límites pactados, por los daños que le haya ocasionado el siniestro.

Que se indemnice por la totalidad del daño ocasionado, o sólo por una parte, depende de las relaciones entre la suma asegurada y el valor del interés asegurado, y de si estamos en una situación de seguro pleno o de infraseguro. Otra circunstancia es el valor del daño que el siniestro ha ocasionado en el interés asegurado. Art. 38 LCS.


Una vez que se ha producido el siniestro el tomador del seguro o el asegurado o el beneficiario deben comunicárselo al asegurador dentro del plazo máximo de siete días a contar desde el momento en que tuvieron conocimiento del mismo. Además deberán informar al asegurador sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro.

En plazo 5 días a contar desde esta comunicación, el asegurado o el tomador del seguro deberán trasladar al asegurador la relación de los objetos existentes al tiempo del siniestro, la de los salvados y la estimación de los daños. Si partes se pusiesen de acuerdo en cualquier momento sobre el importe y la forma de la indemnización, se estará a lo convenido por las partes.

Si transcurrido el plazo de 40 a contar desde el momento en que se ha notificado al asegurador que se ha producido el siniestro, asegurador y asegurado no han llegado todavía a un acuerdo, cada parte designará un perito, debiendo constar por escrito la aceptación de éstos. Si una de las partes no hubiera hecho la designación, estará obligada a realizarla en los ocho días siguientes a la fecha en que sea requerida por la que hubiere designado el suyo, y de no hacerlo en este último plazo se entenderá que acepta el dictamen que emita el Perito de la otra parte, quedando vinculado por el mismo.

Si Peritos llegan a acuerdo, se reflejará en un acta conjunta, en la que se harán constar las causas del siniestro, la valoración de los daños. Cuando no haya acuerdo entre los Peritos, ambas partes designarán un tercer Perito de conformidad, y de no existir ésta, la designación se hará por el Juez de Primera Instancia del lugar en que se hallaren los bienes.

El dictamen de los Peritos, se notificará a las partes, siendo vinculante para éstas, salvo que se impugne judicialmente por alguna de las partes, dentro del plazo de treinta días, en el caso del asegurador y ciento ochenta en el del asegurado, computados ambos desde la fecha de su notificación. Si no se interpusiere en dichos plazos la correspondiente acción, el dictamen pericial devendrá inatacable.
Si el dictamen de los Peritos fuera impugnado, la compañía aseguradora deberá pagar el importe mínimo de lo que pueda deber según las circunstancias por él conocidas, y si no lo fuera deberá abonar el importe de la indemnización señalado por los Peritos en un plazo de 5 días.

2.2 SUBROGACIÓN DEL ASEGURADOR


El asegurador, una vez pagada la indemnización, se subrogará en los derechos y acciones del asegurado contra los terceros responsables del siniestro art. 43 LCS.

Figura busca: garantizar que asegurado no cobre dos veces por un mismo daño, una, por vía contractual, del asegurador y otra por vía extracontractual del responsable del daño. También se persigue que el responsable del daño no quede indemne. Por fin, la posibilidad de subrogación permite que mejoren los ratios de rentabilidad de la actividad aseguradora lo que, se debe traducir en que los aseguradores exijan primas más bajas que las que exigirían si no existiera la posibilidad de subrogación.
Se trata de una subrogación automática que se produce en el momento en que se paga la indemnización, sin perjuicio de que es a la compañía aseguradora a quien corresponde decidir si ejercita o no las correspondientes acciones frente a las personas responsables.

La subrogación no es ilimitada. No tiene lugar la subrogación cuando las personas responsables del daño sean parientes en línea directa o colateral dentro del tercer grado del asegurado, ni, en general, cuando se trate de personas “cuyos actos u omisiones den origen a responsabilidad del asegurado”.






3. ENAJENACIÓN DEL OBJETO ASEGURADO


El artículo 34 de la LCS establece que en caso de transmisión del objeto asegurado, el adquirente se subroga en el momento de la enajenación en los derechos y obligaciones que correspondían en el contrato de seguro al anterior titular.

El asegurado está obligado a comunicar por escrito al adquirente la existencia del contrato del seguro de la cosa transmitida. Una vez verificada la transmisión, también deberá comunicarla por escrito al asegurador o a sus representantes en el plazo de quince días.

Serán solidariamente responsables del pago de las primas vencidas en el momento de la transmisión el adquirente y el anterior titular.

Por su parte el artículo 35 de la LCS prevé que el asegurador puede rescindir el contrato dentro de los quince días siguientes a aquel en que tenga conocimiento de la transmisión verificada. Ejercitado su derecho y notificado por escrito al adquirente el asegurador queda obligado durante el plazo de un mes, a partir de la notificación. El asegurador deberá restituir la parte de la prima que corresponda a períodos de seguro por los que, como consecuencia de la rescisión, no hay soportado el riesgo.

El adquirente de cosa asegurada también puede rescindir el contrato si lo comunica por escrito al asegurador en el plazo de quince días, contados desde que conocíó la existencia del contrato.

En este caso, el asegurador adquiere el derecho a la prima correspondiente al período que hubiera comenzado a correr cuando se produce la rescisión.

4.1 SEGURO DE INCENDIOS:


arts. 45 A 49 LCS. El seguro de incendios es un subtipo del seguro de daños por el que el asegurador se obliga, dentro de los límites pactados, a indemnizar al asegurado por los daños que se hayan producido como consecuencia de un incendio en el/los objeto/s asegurado/s, La cobertura del seguro se extenderá a los objetos descritos en la póliza.

La destrucción o deterioro de los objetos asegurados fuera del lugar descrito en la póliza excluirá la indemnización del asegurador, a menos que su traslado o cambio le hubiere sido previamente comunicado por escrito y éste no hubiese manifestado en el plazo de 15 días. Previsión, contemplada en el artículo 47 de la Ley del Contrato de Seguro, está relacionada con la obligación que corresponde al tomador del seguro o al asegurado de comunicar al asegurador cualquier circunstancia que se produzca durante la vigencia del contrato de seguro que pueda suponer una agravación del riesgo.

El asegurador está obligado a indemnizar los daños producidos por el incendio cuando éste se origine por caso fortuito, por dolo de extraños, por negligencia propia o de las personas de quienes se responda civilmente. El asegurador no está obligado a indemnizar los daños provocados por el incendio cuando éste se origine por dolo o culpa grave del asegurado.

El asegurador debe indemnizar no sólo los daños y pérdidas materiales causados por la acción directa del fuego, sino también los daños causados indirectamente por el fuego art. 49 LCS.




4.2 SEGURO CONTRA EL ROBO


Arts. 50 a a 53 LCS. Por el seguro contra el robo el asegurador se obliga, dentro de los límites previstos en el contrato, a indemnizar al asegurado por los daños derivados de la sustracción ilegítima por parte de terceros de las cosas asegurados.

El artículo 52 de la Ley del Contrato de Seguro establece que el asegurador, salvo pacto en contrario, no vendrá obligado a reparar los efectos del siniestro cuando éste se haya producido por cualquiera de las siguientes causas :

1º Por negligencia grave del asegurado, del tomador del seguro o de las personas que de ellos dependan o con ellos convivan.

2º Cuando el objeto asegurado sea sustraído fuera del lugar descrito en la póliza o con ocasión de su transporte, a no ser que una u otra circunstancias hubieran sido expresamente consentidas por el asegurador.

3ºCuando la sustracción se produzca con ocasión de siniestros derivados de riesgos extraordinarios.

La cobertura comprende tanto el daño causado por el delito consumado como su mera tentativa. La indemnización comprende tanto el valor de los efectos sustraídos, como los daños producidos en los objetos que se han intentado sustraer, y/o los daños producidos en el continente en el que se encontraban dichos objetos.//Producido el siniestro el asegurado o el tomador del seguro deben comunicarlo al asegurador. Si el objeto asegurado se recupera antes del transcurso del plazo señalado en la póliza, el asegurado deberá recibirlo, a menos que en dicha póliza se le hubiera reconocido expresamente la facultad de su abandono al asegurador. Si el objeto asegurado se recupera transcurrido el plazo pactado y una vez pagada la indemnización, el asegurado podrá retener la indemnización percibida abandonando al asegurador la propiedad del objeto asegurado, o readquirirlo, restituyendo en este caso la indemnización percibida por la cosa o cosas restituidas.

4.3 SEGURO DE TRANSPORTES TERRESTRES


Arts 54 a 62 LCS. Asegurador se obliga, dentro de los límites pactados, a indemnizar los daños materiales que puedan sufrir con ocasión del transporte las mercancías porteadas, el medio utilizado u otros objetos asegurados.//Se rige por el principio de universalidad de riesgos. Son objeto de cobertura todos los riesgos posibles y lícitos que pueden incidir sobre los objetos asegurados, siempre que se produzcan con ocasión del transporte El seguro de transporte puede contratarse por viaje o por un tiempo determinado.

5.1. SEGURO DE LUCRO CESANTE


Arts. 63 a 67 de la Ley del Contrato de Seguro. Asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en el contrato, a indemnizar al asegurado la pérdida del rendimiento económico que hubiera podido alcanzarse en un acto o actividad de no haberse producido el siniestro descrito en el contrato. Este contrato podrá celebrarse como contrato autónomo o añadirse como un pacto a otro de distinta naturaleza. En defecto de pacto expreso, el asegurador deberá indemnizar :


Pérdida de beneficios que produzca siniestro durante período previsto en la póliza

.2º

Gastos generales que gravan al asegurado después de la producción del siniestro.

Gastos que sean consecuencia directa del siniestro asegurado.


5.2 SEGURO DE CAUCIÓN


Art. 68 LCS establece que l asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro de sus obligaciones legales o contractuales, a indemnizar al asegurado a título de resarcimiento o penalidad los daños patrimoniales sufridos, dentro de los límites establecidos en el contrato. Todo pago hecho por el asegurador deberá serle reembolsado por el tomador del seguro. Es frecuente para afianzar restitución cantidades entregadas por compra de viviendas en construcción.

En esta modalidad del contrato de seguro siempre y en todo caso tomador (deudor) y asegurado (acreedor) han de ser distintos.Figura muy próxima al contrato de fianza.

5.3 SEGURO DE CRÉDITO


Arts. 69 a 72 LCS.Asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en el contrato, a indemnizar al asegurado las pérdidas finales que experimente a consecuencia de la insolvencia definitiva de sus deudores.

Se reputará existente la insolvencia definitiva del deudor en los siguientes supuestos :

1º esté declarado en concurso mediante resolución judicial firme.

2º despachado mandamiento de ejecución o apremio, sin q embargo resulte bienes libres bastantes para el pago.

3º asegurado y el asegurador, de común acuerdo, consideren que el crédito resulta incobrable.

Transcurridos 6 meses desde el aviso del asegurado al asegurador del impago del crédito, éste abonará a aquél el cincuenta por ciento de la cobertura pactada, con carácter provisional y a cuenta de ulterior liquidación definitiva.

En caso de siniestro, la cuantía de la indemnización vendrá determinada por un porcentaje establecido en el contrato de la pérdida final, que resulta de añadir al crédito impagado los gastos originados por las gestiones de recobro, los gastos procesales y cualesquiera otros expresamente pactados. Dicho porcentaje no puede ser inferior al cincuenta por ciento de la pérdida final.

El asegurado, y en su caso el tomador del seguro, queda obligado :
1º A exhibir, a requerimiento del asegurador, los libros y cualesquiera otros documentos que poseyere relativos al crédito o créditos asegurados.

2º A prestar la colaboración necesaria en los procedimientos judiciales encaminados a obtener la solución de la deuda, cuya dirección será asumida por el asegurador.

3º A ceder al asegurador, cuando éste lo solicite, el crédito que tenga contra el deudor una vez satisfecha la indemnización.

6. SEGUROS DE RESPONSABILIDAD CIVIL


Está en auge en estos momentos debido a la proliferación de las demandas sobre responsabilidad civil. Arts. 73 a 76 LCS.

Contrato por el que el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a cubrir el riesgo del nacimiento a cargo del asegurado de la obligación de indemnizar a un tercero los daños y perjuicios causados por un hecho previsto en el contrato de cuyas consecuencias sea civilmente responsable el asegurado, conforme a derecho.

La finalidad del seguro de responsabilidad civil no es cubrir los daños causados a la víctima, sino los que le produciría al asegurado el tener que reparar tales daños. Otra cosa distinta es que la víctima se beneficie de forma indirecta o refleja de la existencia del seguro de responsabilidad civil, al incrementar de forma sustancial, por la existencia del contrato, sus posibilidades reales de cobrar una indemnización.

Rige el principio de especialidad del riesgo, lo cual significa que el asegurador únicamente presta su cobertura para la responsabilidad civil generada por la causa o actividad descrita en la póliza. Pólizas suelen especificar que cubren la responsabilidad derivada de hechos o actos causados accidental o involuntariamente a cosas o personas, quedando fuera de cobertura los actos dolosos del asegurado.

Los seguros de responsabilidad civil pueden clasificarse según responsabilidad del asegurado dependa de su relación con una cosa, o ejercicio de actividad.
Primer caso se puede conocer a priori, en el momento de la estipulación de la póliza, el importe máximo del daño o responsabilidad que el asegurado puede contraer, el importe máximo del valor de su interés asegurable, y, por lo tanto, el asegurado dispone de elementos para alcanzar la situación del seguro pleno, esto es, estipular en la póliza una suma asegurada que cubra en su integridad el perjuicio que puede llegar a suponerle que se produzca el siniestro.
Segundo caso, es imposible determinar a priori el importe de la responsabilidad que puede llegar a contraer el sujeto asegurado en el ejercicio de la actividad prevista en el contrato de seguro, lo que determina la dificultad de obtener la situación ideal del seguro pleno.

Art. 74 LCS establece que asegurador asumirá dirección jurídica frente a la reclamación del perjudicado, y serán de su cuenta los gastos de defensa que se ocasionen. Especial importancia tiene la facultad que se concede al perjudicado y a sus herederos de demandar directamente a la compañía aseguradora. Art. 76 LCS.

7. SEGURO OBLIGATORIO DE AUTOMÓVIL


regulada en el Texto Refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, aprobado por Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de Octubre.

Es un seguro de suscripción obligatoria. Todo propietario de un vehículo a motor que tenga su estacionamiento habitual en España asume la obligación de estipular un seguro que cubra los daños que su circulación puede generar a los terceros, de los que sus conductores sean jurídicamente responsables. El propietario queda exonerado de dicha obligación cuando el seguro se concierte por persona que tenga interés en el aseguramiento, debiendo expresar el concepto en el que contrata.


Por el seguro de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor la compañía aseguradora se compromete, a cambio del pago de una prima, y dentro de los límites legalmente establecidos, a cubrir la responsabilidad civil por daños materiales y/o personales que se derive de la conducción.

Como prueba del contrato, todo vehículo a motor deberá ir provisto de la documentación que acredite la vigencia del seguro obligatorio, siendo éste un extremo que pueden constatar los agentes de la autoridad.

Incumplimiento de obligación determina:

A) La prohibición de circulación por territorio nacional de los vehículos no asegurados

B) El depósito o precinto del vehículo, con cargo a su propietario, mientras no sea concertado el seguro

c) Una sanción pecuniaria de 601 a 3.005 euros, que se graduará en función de circunstancias como la categoría del vehículo, si el vehículo circulaba o no, el servicio que preste, la duración de la falta de aseguramiento y la reiteración de la misma infracción.

El asegurador debe indemnizar no sólo los daños se producen por negligencia, sino también los que se producen por hechos dolosos.

El perjudicado tiene acción directa frente a la compañía aseguradora, que no podrá oponer frente a éste cláusulas contractuales que excluyan de la cobertura la utilización o conducción del vehículo designado en la póliza por quienes carezcan de permiso de conducir, incumplan las obligaciones legales o, fuera de los supuestos de robo, utilicen ilegítimamente vehículos de motor ajenos sin la autorización expresa o tácita.

Tampoco cláusulas contractuales que excluyan de la cobertura del seguro al ocupante sobre la base de que éste supiera o debiera haber sabido que el conductor del vehículo se encontraba bajo los efectos del alcohol o de otra sustancia.

El asegurador no podrá oponer frente al perjudicado la existencia de franquicias.Si quedan excluidos quienes sufrieran daños con motivo de la circulación del vehículo causante, si hubiera sido robado.

El asegurador, una vez efectuado el pago de la indemnización al perjudicado, dispone del plazo de un año para ejercitar una acción de repetición cuando concurran circunstancias como conducta dolosa por parte del causante del accidente, conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas o de drogas, conducción del vehículo por quien carezca del permiso de conducir . . .

Existen tablas que recogen de manera muy detallada y exhaustiva la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Se tasa cómo se tiene que valorar la muerte, en función de criterios como la edad de la víctima, número de familiares, grado de parentesco e ingresos netos anuales. Se especifica qué secuelas permanentes son indemnizables y en qué cuantía tienen que indemnizarse.

Se indica cómo se tienen indemnizar situaciones de incapacidad permanente total, absoluta, y gran invalidez y cómo tienen que indemnizarse las situaciones de incapacidad temporal, fijándose precios diferentes para los días de baja con estancia hospitalaria, los días de baja impeditivos sin estancia hospitalaria y los días de baja no impeditivos.

Entradas relacionadas: