Sdfsdf

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 101,75 KB

 
Vibraciones en máquinas. Mantenimiento
predictivo
8.1 Introducción
El análisis y monitorizado de vibraciones son dos de las herramientas más usuales para prevenir incipientes problemas mecánicos relacionados con los procesos de fabricación en cualquier planta productiva, no limitándose sólo a las máquinas rotativas. Hasta hace poco, eran excluidas del análisis de vibraciones las máquinas con velocidades de funcionamiento bajas, así como las líneas de proceso continuo especialmente complejas. No obstante, en la actualidad se utilizan técnicas de análisis de vibraciones en máquinas cuyas velocidades nominales son del orden de hasta 6 r.p.m.
La figura representa el esquema general correspondiente a la
gestión de un sistema de mantenimiento predictivo. El primer objetivo de todo sistema de mantenimiento basado en el monitorizado de las condiciones de funcionamiento de las máquinas es evitar las paradas no programadas. Desde esta perspectiva, el monitorizado de los parámetros relacionados con el estado de las máquinas, puede permitir planificar las acciones correctivas de forma que se minimicen dichos tiempos muertos. Por otra parte, para obtener el máximo beneficio de la adopción de las técnicas de mantenimiento predictivo, éstas deben de ser integradas de forma apropiada dentro del plan de gestión de la planta o instalaciones industriales correspondientes, con la necesaria consideración de:
_ La compatibilidad desde el punto de vista operacional.
_ Los posibles métodos de aplicación.
_ El grado de preparación requerido para el personal involucrado.
_ El valor intrínseco de la información obtenida.
_ La manera en que dicha información ha de ser utilizada.
_ La forma de recuperar al máximo las inversiones llevadas a cabo.
Todos estos aspectos pueden ser llevados a cabo mediante la aplicación de una serie de
módulos de gestión recogidos de forma gráfica en la figura siguiente. La progresiva introducción de los mismos en el funcionamiento de los diferentes departamentos de la empresa permitirá que las técnicas de mantenimiento predictivo alcancen su pleno desarrollo.
8.2 Análisis de vibraciones para el mantenimiento predictivo de máquinas
Hay que tener en cuenta que todas las máquinas vibran debido a las tolerancias inherentes a cada uno de sus elementos constructivos. Estas tolerancias proporcionan a una máquina nueva una vibración característica básica respecto a la cual se pueden comparar futuras vibraciones. Máquinas similares funcionando en buenas condiciones tendrán vibraciones características similares que diferirán unas de otras principalmente por sus tolerancias de construcción.
Un cambio en la vibración básica de una máquina, suponiendo que está funcionando en condiciones normales, será indicativo de que algún defecto incipiente se está dando en alguno de sus elementos, provocando un cambio en las condiciones de funcionamiento de la misma.
Diferentes tipos de fallos dan lugar a diferentes tipos de cambios de la vibración característica de la máquina, pudiendo ayudar a determinar tanto la fuente del problema, como advirtiendo de su presencia.
8.3 Parámetros para la monitorización de maquinaria de producción
MÁQUINAS ROTATIVAS
Muchos programas de análisis de vibraciones se limitan al estudio de máquinas como bombas y ventiladores. Sin embargo, el monitorizado y el análisis de vibraciones pueden extenderse también a maquinaria rotativa más compleja, así como a una gran variedad de sistemas en procesos continuos. Por ello, la clasificación de máquinas rotativas debería incluir bombas, ventiladores, compresores, generadores, máquinas de papel y una gran variedad de máquinas de procesos continuos más.
Por definición, un
TREN DE MAQUINARIA consiste en una fuente de potencia (motor eléctrico, turbina de vapor, ...), unos acoplamientos intermedios (correas, embragues, cajas de cambio, ...) y toda una serie de elementos móviles como bombas, ventiladores y demás componentes que pueden intervenir en procesos continuos.
Todo elemento de un tren de maquinaria genera una serie de fuerzas dinámicas durante el funcionamiento de la máquina. Cada una de estas fuerzas dará lugar a frecuencias de
vibración que identificarán a los diferentes componentes de la máquina. Desde el momento en que todos los componentes de una máquina están unidos entre sí, las frecuencias de vibración de cada uno de los componentes de la máquina se transmitirán a la totalidad de la misma. Sin embargo, el monitorizado de las frecuencias de vibración en puntos específicos de la máquina puede ayudar a aislar e identificar el componente defectuoso.
Si se desea obtener un máximo beneficio y un óptimo diagnóstico del programa de monitorizado de vibraciones se debe monitorizar y evaluar la máquina en su conjunto. En este sentido, muchos programas se encuentran muy limitados por el monitorizado de cada elemento de la máquina por separado, limitándose en gran medida la posibilidad de detectar de una manera incipiente los problemas en la máquina. Cómo determinar, por ejemplo, que los ejes de un motor y de su carga están desalineados si no se puede comparar la frecuencia de vibración del sistema a ambos lados del acoplamiento. Es
absolutamente imprescindible por ello conocer la dinámica de la máquina para poder establecer una base de datos adecuada en la que estén contemplados los rangos de vibración de la máquina, los límites de alarma y los parámetros de análisis sobre los cuales se pueda establecer el grado de degradación de la máquina, y la raíz de los problemas incipientes en la misma.
MÁQUINAS CON MOVIMIENTO ALTERNATIVO
El análisis de vibraciones es también directamente aplicable a maquinaria con movimiento alternativo, aunque para este tipo de máquinas deberá utilizarse una lógica distinta de diagnóstico. Al contrario de lo que ocurre con las máquinas rotativas, los modos de vibración generados por las máquinas con movimiento alternativo no son los armónicos simples de la velocidad de un eje de una máquina rotativa.
Por ejemplo, un motor de dos tiempos completa su ciclo cuando el árbol de la manivela da una vuelta entera. Este tipo de solicitaciones generan armónicos simples; sin embargo, los esfuerzos adicionales asociados al fenómeno de la combustión dan lugar una serie de componentes de vibración mucho más fuertes en el segundo armónico de la velocidad del árbol de la manivela.
Por otro lado, en máquinas con movimiento alternativo de cuatro tiempos, el cigüeñal debe girar los 720º (2 vueltas) antes de completar todas las solicitaciones, de ahí que pocas frecuencias de vibración puedan ser armónicos directos de la velocidad del cigüeñal.
En consecuencia, un análisis completo de la maquinaria de movimiento alternativo requiere tener en cuenta un análisis del dominio en el tiempo. En este tipo de maquinaria tanto los datos del dominio en frecuencia como los del dominio en el tiempo deben tomarse en relación con el ángulo de fase del cigüeñal. Posteriormente, evaluando exactamente cómo están relacionados los componentes específicos de la vibración con el ángulo de fase del cigüeñal, puede llegar a determinarse la fuente de cada vibración.
MÁQUINAS CON MOVIMIENTO LINEAL
La maquinaria con movimiento lineal tiene también un modelo repetible de fuerzas y movimiento por lo que el análisis de vibraciones puede emplearse igualmente para analizar este tipo de máquinas. La relación existente entre los modos de vibración y el movimiento lineal es la clave para analizar estas máquinas.
Para este tipo de máquinas, el análisis de vibraciones en el dominio del tiempo es más apropiado. Dado que las fuerzas y modos de vibración producidos por la mayoría de las máquinas de movimiento lineal no se vuelven a repetir con cada rotación de un eje, no es necesario el análisis en dominio de la frecuencia para una evaluación segura.
8.4 Dinámica de máquinas
COJINETES
En la maquinaria moderna, que funciona a velocidades y cargas relativamente grandes, uno de los primeros factores que determina la vida operativa del accionamiento de la máquina es la apropiada selección y diseño de sus cojinetes.
Como todo sistema mecánico debe tener algún tipo de cojinete,
la primera indicación de los problemas mecánicos se desarrollará en el campo de vibración de los cojinetes de la máquina. Suelen ser por diseño el eslabón más débil en la mayor parte de la maquinaria, constituyendo habitualmente el primer punto de fallo. Por ello, resulta de especial interés disponer de un buen conocimiento de la problemática del diseño de cojinetes, así como de su dinámica operativa.
Los cojinetes pueden clasificarse en dos categorías: de elementos rodantes (RODAMIENTOS) y de camisa (CASQUILLOS). Los dos tipos tienen características operativas y modos de fallo propios que pueden ser controlados mediante técnicas de análisis vibratorio.
Rodamientos
Los rodamientos (de bolas o rodillos) se han venido utilizando en la mayor parte de las aplicaciones a alta velocidad y en la mayoría de la más pequeña maquinaria de proceso.
Los principales
componentes de unrodamiento incluyen:
_ Pista exterior.
_ Pista interior.
_ Caja.
_ Elementos de rodadura.
Los elementos de rodadura pueden ser tanto bolas como rodillos, y las posibles configuraciones, en función del tipo de esfuerzos a que van a estar sometidos, dan lugar a un gran número de posibles configuraciones como puede apreciarse en la figuras:
Rodamientos de bolas Rodamientos de rodillos
El comportamiento general del rodamiento está determinado por la interacción entre sus elementos. Los contactos entre los elementos de rodadura y las pistas o cajas son los sometidos a mayores cargas, de ahí que los
fallos por fatiga estén principalmente motivados por esta interacción. Los contactos entre elementos de rodadura y caja y los contactos entre pistas y caja son generalmente de naturaleza dinámica ya que constituyen una serie de choques de corta duración y alta velocidad.
Existen otros muchos factores que afectan a la vida normal del rodamiento, tal y como se aprecia en la figura adjunta; no obstante, aquí se limitará la discusión a los factores mecánicos que pueden emplearse para predecir el fallo del rodamiento.
El punto de partida para el monitorizado de fallos en este tipo de elementos es
RODAMIENTOS DEFECTUOSOS GENERAN FRECUENCIAS DE VIBRACIÓN A LAS VELOCIDADES DE ROTACIÓN DE CADA COMPONENTE y cada una de esas frecuencias puede ser calculada y registrada haciendo uso de técnicas rutinarias de
análisis vibratorio. Dichas frecuencias rotacionales estarán relacionadas, por tanto, con el movimiento de los elementos de rodadura, caja y pistas; incluyendo el giro de bolas o rodillos, la rotación de la caja y la frecuencia de paso de bolas o rodillos:
_ La
FRECUENCIA DE GIRO DE BOLAS O
RODILLOS
(BSF) está originada por la rotación de cada bola o rodillo alrededor de su propio eje:
Dado que el defecto de la bola o rodillo contacta con las pistas interior y exterior en cada una de sus revoluciones completas,
la frecuencia del defecto de la bola será dos veces la BSF o frecuencia rotacional.
_ La
FRECUENCIA DE ROTACIÓN DE LA CAJA (FTF), por ejemplo, la frecuencia fundamental del accionamiento, puede calcularse como:
_ Un
defecto en la pista exterior del rodamiento
puede calcularse usando el PASO EN LA PISTA EXTERIOR (BPFO):
También puede darse el caso, por ejemplo, de dos defectos simultáneos en la pista exterior (simétricos o no), tal y como puede apreciarse en la figura.
_ La
frecuencia de defecto en la pista interior o
PASO DE BOLA EN PISTA INTERIOR (BPFI)
puede calcularse como:
Expresiones todas ellas en las que:
_ N = velocidad del eje en revoluciones por segundo.
_ D = diámetro medio del rodamiento en pulgadas.
_ d = diámetro de las bolas o rodillos en pulgadas.
_ n = número de bolas o rodillos.
Muchos fabricantes de rodamientos han simplificado los cálculos de estas frecuencias de defecto suministrando una
guía de referencia. Esta guía da una constante (p.e. valor) para cada una de las frecuencias de defecto de los distintos rodamientos fabricados por el vendedor que ha de multiplicarse por la velocidad de rotación real del eje de la máquina para obtener las frecuencias de defecto único.
Las frecuencias de rotación y defecto pueden surgir como resultado de defectos reales del rodamiento o por cargas inducidas bien por la máquina o bien por el proceso. El desequilibrio, la desalineación y las cargas anormales amplificarán las frecuencias específicas del rodamiento que debe absorber la carga. Por ejemplo:
_ Una carga lateral excesiva creada por una tensión excesiva en una correa amplificará la frecuencia de rotación de la bola (BSF) y ambas frecuencias de paso de bola (BPFO y BPFI).
_ La desalineación de la misma correa amplificará la frecuencia de caja (FTF).
Las frecuencias de vibración que permiten definir incipientes problemas del rodamiento pueden identificarse fácilmente con
técnicas de registro de banda estrecha:
_ La frecuencia fundamental (
FTF) o de defecto de caja, ocurrirá siempre aproximadamente al 40% de la velocidad de funcionamiento. Por lo tanto, una banda estrecha establecida para registrar la energía de vibración en una banda de frecuencia desde el 30 al 40% de la velocidad de funcionamiento detectará automáticamente cualquier cambio anormal en las condiciones de la caja del rodamiento.
_ De las restantes tres frecuencias de defecto la frecuencia de rotación de la bola
(
BSF) es siempre la de más baja frecuencia. La frecuencia de paso de las bolas en la pista interior (BPFI) es siempre la más alta. Una simple banda estrecha es suficiente para registrar estas frecuencias de defecto del rodamiento. La banda estrecha debería establecerse con un límite inferior de cerca del 10% por debajo de la frecuencia normal de rotación de bola (BSF) para permitir ligeras variaciones en la velocidad de funcionamiento. El límite superior sería, aproximadamente, el 10% más alto que la frecuencia normal de defecto de la pista interior (BPFI).
_ Usando estas técnicas de registro de banda estrecha se puede llegar a detectar cualquier cambio anormal en las condiciones del rodamiento. La banda que registra el nivel de vibración de las tres frecuencias mayores de defecto no es capaz de dar información acerca del defecto específico (pista interior, pista exterior o bola), pero informará sobre las condiciones funcionales del rodamiento. Si se desea saber concretamente cuál de los componentes está degradado, deberá evaluarse manualmente la vibración total para tratar de detectar la frecuencia de defecto específica que causa la alarma.
En las figuras siguientes, se muestran cuatro casos reales de distribución en frecuencia de la vibración como consecuencia de la presencia de fallos en rodamientos:
Presencia de BPFO y FTF Presencia de BPFO y FTF
BSF modulada con bandas laterales a FTF BSF modulada con bandas laterales a FTF
Cojinetes de casquillo
Los cojinetes de casquillo o de película de aceite pueden, a su vez, dividirse en varias subclases: lisos, acanalados, partidos (semi-cojinetes), basculantes (de segmentos o almohadillas). Con excepción del cojinete basculante, no generan una frecuencia rotacional única que pudiera identificar una operación normal. En este último caso, al tener partes móviles, p.e. las almohadillas, se generarán componentes de vibración a una frecuencia de paso (paso o separación de almohadillas o segmentos) igual al producto del número de segmentos por la velocidad de giro del eje.
Este tipo de cojinetes está diseñado para formar una película fina y uniforme de lubricante entre el metal antifricción del cojinete y el eje. En funcionamiento normal, el eje está centrado en esta delgada película de lubricante y no creará fuerza dinámica o componentes de frecuencia de vibración que identifiquen de forma específica el cojinete.
Sin embargo, un comportamiento anormal del lubricante puede identificarse claramente usando técnicas de análisis vibratorio.
Si la película de lubricante se hace excéntrica el registro de vibración mostrará un marcado incremento en energía de baja frecuencia (inferior a la velocidad de rotación del eje). La rotura inicial de la película uniforme de aceite será anunciada por un incremento de componentes de frecuencia incluso a fracciones de la velocidad de funcionamiento (p.e. 1/4, 3/8, 1/2, etc.).
Estos componentes de vibración son originados por el giro excéntrico del eje. Cuando la condición empeora, los componentes fraccionarios de la vibración se fijarán aproximadamente entre el 40 y el 48% de la velocidad de giro del eje.
Si el eje rompe la película de lubricante, el rozamiento mecánico llegará a ser evidente en la señal de vibración. Este rozamiento mostrará una muy baja frecuencia, entre 1 y 2 Hz, y también tendrá componentes de baja amplitud de aproximadamente 25 al 40% de la velocidad real del eje. Sin embargo, hay que constatar que sólo un limitado número de sistemas de registro de vibraciones son capaces de detectar frecuencias de vibración por debajo de 10 Hz ó 600 r.p.m. y, por lo tanto, pueden ser utilizados para detectar estos fenómenos de rozamiento mecánico.
El registro de la condición mecánica de cojinetes podría ser confiada, en principio, a la técnica de análisis de vibraciones. Sin embargo, el
empleo de análisis periódicos del
aceite lubricante usando medios espectrográficos o de partículas pueden suministrar datos adicionales sobre las condiciones de funcionamiento actual. En cualquier caso, los costos añadidos implícitos a la aplicación de estas técnicas no justifica su uso a no ser que se haya identificado algún problema específico en el programa de registro y análisis de vibraciones. Las temperaturas del cojinete se pueden añadir al programa de registro haciendo usos de sensores de infrarrojos cuyas señales se introducirán en la instrumentación de
registro de vibraciones. El incremento de costo es muy pequeño y el dato añadido de temperatura facilitará una pronta identificación de problemas incipientes.
ENGRANAJES
Muchas máquinas usan conjuntos de engranajes para transmitir el movimiento a otros componentes de la máquina. Los engranajes y las cajas de engranajes tienen marcas únicas de vibración que identifican tanto su funcionamiento normal como anormal. La caracterización de las señales de vibración de una caja de engranajes es difícil de establecer, pero resulta ser una valiosa herramienta para diagnosticar problemas en la máquina. La dificultad estriba fundamentalmente en dos factores:
_ Resulta extremadamente difícil, cuando no imposible, montar los necesarios transductores de vibración en el interior de una caja de engranajes cerca de los engranajes individuales.
_ El número de fuentes de vibración en un accionamiento de engranajes múltiples se compone de una compleja colección de engranes, modulación y frecuencias de velocidades de giro.
Grandes vibraciones en las cajas de engranajes son debidas, usualmente, a la existencia de un fenómeno de resonancia entre alguna frecuencia natural del sistema y las velocidades del eje. Las máquinas complejas tienen, generalmente,
muchas frecuencias
de resonancia dentro de su gama de velocidades de operación. En la resonancia, estas excitaciones cíclicas pueden causar grandes amplitudes de vibración y esfuerzos ya que, bajo condiciones de resonancia, la amplitud torsional originada está restringida solamente por el amortiguamiento del modo de vibración correspondiente. En cajas de engranajes típicas, este amortiguamiento es frecuentemente pequeño y permite al par excitado generar grandes amplitudes de vibración bajo condiciones de resonancia. Por todo ello, los espectros en frecuencia de la vibración asociada a este tipo de elementos mecánicos resulta extremadamente compleja.
La siguiente descripción de engranajes típicos dará alguna idea de la dinámica operativa normal de cada tipo de engranajes. Para la implantación de un programa de mantenimiento predictivo de engranajes y cajas de engranajes basado en vibraciones es muy importante un conocimiento básico de las fuerzas dinámicas que ellos generan. Como mínimo deberán identificarse las siguientes fuerzas y sus correspondientes vibraciones:
_
FRECUENCIA DE ENGRANE (GMF): Es la frecuencia más comúnmente asociada con engranajes y es igual al producto del nº de dientes por la velocidad del eje.
Una caja de engranajes normal contiene múltiples engranajes y, por tanto, múltiples frecuencias de engrane.
Una señal de un engranaje normal tendrá una frecuencia de engrane de baja amplitud con una serie de bandas laterales simétricas, espaciadas a la velocidad de rotación del eje, a ambos lados.
La separación y amplitud de estas bandas serán exactamente simétricas si la caja de engranajes funciona normalmente. Cualquier desviación de la simetría de la señal indica un incipiente problema en el engranaje.
Vibración de un par de engrane para un comportamiento normal
Vibración de un par de engrane para un comportamiento anormal
_
FRECUENCIA DE EXCITACIÓN: Los engranajes pueden ser fabricados con tal alto grado de precisión que pequeñas imperfecciones pueden generar componentes de vibración anormales. Estas imperfecciones pueden aparecer durante la fabricación o en las operaciones de montaje. Los desajustes en el montaje pueden producir, por otra parte, que engranajes perfectos funcionen imperfectamente. La medición de
errores revela esquemas complejos de defectos geométricos que dan por resultado frecuencias de vibración anormales.
Para el análisis de funcionamiento de cajas de engranaje,
son de gran interés los armónicos de baja frecuencia, ya que estos componentes excitan las frecuencias normales de funcionamiento más destructivas. Los armónicos altos, tales como los errores diente a diente y las fluctuaciones de desplazamiento del eje debido a la flexibilidad de los dientes, generan ruidos, más que vibraciones, en las cajas de engranajes.
_ HOLGURA: La holgura o juego es un factor importante en el funcionamiento correcto del engranaje. Todos los engranajes deben disponer de una serie de holguras para permitir las tolerancias de concentricidad y forma de los dientes. Una insuficiente holgura o juego causa un rápido fallo debido a sobrecarga. Una holgura excesiva incrementará la fuerza de contacto reduciendo, también, la vida del engranaje.
Las holguras anormales alterarán el espaciamiento de las bandas laterales que rodean la señal de frecuencia de engrane. En vez de mantener un espaciado uniforme, a la velocidad de rotación del eje, el espaciado será errático.
En el control de las condiciones mecánicas de engranajes y cajas de engranajes usando técnicas de análisis vibratorio deben considerarse también las fuerzas unitarias generadas por el engranaje específico. Por ejemplo, un engranaje helicoidal general una carga de empuje axial alta creada por el engrane de la pareja de ruedas. La degradación de las condiciones de engrane incrementará la fuerza axial y su correspondiente amplitud de vibración.
Las
técnicas de control de banda estrecha son ideales para detectar problemas incipientes del tipo de los aquí descritos. Deberá establecerse una banda estrecha que incluya, al menos, cinco bandas laterales a cada lado de la frecuencia de engrane. Por ejemplo un montaje de engranajes con un eje girando a una velocidad de 20 Hz y una frecuencia a 200 Hz deberá tener una banda estrecha con un límite inferior fijado a 100 Hz (20 Hz x 5) y un límite superior fijado a 300 Hz. Este tipo de banda estrecha permitirá detectar automáticamente cualquier incremento en la energía generada en el montaje de engranajes y, por lo tanto, cualquier cambio en sus condiciones de funcionamiento. No obstante, estos datos no siempre determinarán la causa raíz del fallo, haciendo necesario un análisis manual completo.
El
análisis del aceite de lubricación con técnicas espectrográficas o de partículas desprendidas añadirá información útil del funcionamiento de las cajas de engranajes y pueden incluirse en un programa de monitorizado de vibraciones. Sin embargo, el costo añadido no justifica, normalmente, la inclusión de estas técnicas, a menos que se haya identificado un serio problema en el programa de vibraciones.
ÁLABES Y PALAS
Las máquinas que usan álabes o palas tienen una frecuencia adicional que puede ser rutinariamente registrada. Esta frecuencia, llamada paso de álabe o pala, representa la frecuencia creada por los álabes o palas al pasar por un punto de referencia, p.e. el transductor de vibraciones. La FRECUENCIA DE PASO DE ÁLABE O PALA puede calcularse multiplicando el número de álabes o palas por la velocidad de giro del eje de la máquina.
La amplitud y perfil de la frecuencia de paso variará con la carga. Sin embargo, es importante registrar la carga operativa real como dato de adquisición.
Si se presenta un proceso de inestabilidad, la frecuencia de paso aumentará en amplitud, y se desarrollarán modulaciones o bandas laterales alrededor de la frecuencia de paso.
Deberá establecerse una
banda estrecha para monitorizar automáticamente la frecuencia de paso del álabe o pala. El límite inferior deberá establecerse cerca del 10% por debajo y el límite superior cerca del 10% por encima de la frecuencia de paso, para compensar las variaciones de velocidad y de captación de bandas laterales que puedan crearse por inestabilidad.
CORREAS DE TRANSMISIÓN
Las máquinas que emplean correas de transmisión tienen un conjunto adicional de frecuencias que pueden ser monitorizadas. Toda correa de transmisión tendrá una FRECUENCIA DE PASO DE CORREA que identificará las condiciones de funcionamiento del sistema.
Esta única frecuencia está generada por la velocidad real de la correa y puede ser calculada para cualquier sistema de transmisión:
longitud de correa Paso de correa d1 3.1416 N × ×
donde:
La frecuencia de paso de correa es un buen sistema para identificar desalineaciones, cargas inducidas excesivas y otras formas de fallos asociadas con el conjunto de transmisión.
Debe establecerse una
banda estrecha para monitorizar automáticamente la frecuencia de paso de correa. El límite inferior deberá establecerse un 10% por debajo de la
frecuencia de paso calculada y el superior deberá ser un múltiplo de la frecuencia calculada, múltiplo que es igual al número de correas. Por ejemplo, una transmisión con 10 correas deberá fijar el límite superior a 10 veces la frecuencia de paso calculada.
VELOCIDADES DE FUNCIONAMIENTO: NOMINALES Y CRÍTICAS
Muchos de los defectos o modos de fallo en los sistemas mecánicos pueden identificarse comprendiendo su relación con la velocidad o velocidades de funcionamiento de un eje dentro del conjunto de la máquina. Cada máquina tendrá, al menos, una velocidad de funcionamiento real o velocidad nominal, la velocidad real del eje o ejes dentro de la máquina. En la mayoría de los casos, hay más de un eje y cada uno de ellos tendrá su propia velocidad nominal de funcionamiento.
Como la mayor parte de las frecuencias de vibración se refieren a la velocidad de rotación
de un eje dentro de la máquina es importante que se identifique cada velocidad de rotación y su propia frecuencia rotacional. La
FRECUENCIA FUNDAMENTAL DE VIBRACIÓN o velocidad de rotación será un primer indicador de muchos de los problemas del conjunto de la máquina y deberá ser cuidadosamente registrada.
Deberá establecerse una
banda estrecha para monitorizar automáticamente cada una de las velocidades reales de giro del interior de la máquina. Hay que advertir que las velocidades de giro en el interior de una máquina no permanecen constantes; aun en el caso de máquinas de velocidad constante, se producen variaciones en la velocidad de giro.
Esta variación es, en principio, una función del
factor de carga: en la mayoría de las máquinas, la velocidad de rotación disminuye cuando aumenta el factor de carga. Para compensar este tipo de variación, la banda estrecha deberá establecerse con el límite inferior fijado cerca del 10% por debajo y el límite superior cerca del 10% por encima de la velocidad normal de giro calculada. Esto será suficiente para compensar las pequeñas variaciones de la velocidad real.
Las
máquinas de velocidad variable deben ser tratadas de manera ligeramente diferente mediante el establecimiento automático de filtros de banda estrecha. Este método, llamado ANÁLISIS DE ÓRDENES, usa un tacómetro para determinar la velocidad de rotación y mover los filtros de banda estrecha a la posición correcta basada en la velocidad de giro medida. Esta aproximación simplifica la monitorización automática de estas máquinas.
Velocidades Críticas
Todos los ejes de sistemas mecánicos rotativos presentan vibraciones radiales potencialmente perjudiciales. Estas velocidades críticas son aquellas frecuencias de rotación que coinciden con una o más de las frecuencias naturales del eje.
Los ejes vibrarán de forma importante a velocidades críticas aun en máquinas equilibradas con precisión. El equilibrado estrecha, pero no elimina, la banda de velocidades en la que las vibraciones alcanzan un valor importante permitiendo que una máquina bien equilibrada pueda funcionar más cerca del conjunto de velocidades críticas sin quedar perjudicada.
Normalmente,
la velocidad crítica más baja o fundamental, es la de mayor interés porque genera la vibración de mayor amplitud. Por ello, frecuentemente se eligen los ejes por su alta rigidez y baja masa, lo cual ayuda a situar la velocidad crítica por encima de la velocidad de funcionamiento normal.
No obstante, la ligereza y rigidez de los ejes no resuelve por sí misma los problemas de velocidad crítica. Por ejemplo, la mayoría de los ventiladores y soplantes están proyectados para funcionar justamente por debajo de su primera velocidad crítica o fundamental. Mientras el ventilador o soplante funcione a la velocidad de diseño no experimentará ningún problema relacionado con la velocidad crítica; sin embargo,
frecuentemente los ventiladores y soplantes en funcionamiento normal se averían o destruyen como resultado directo de un problema de velocidad crítica. El factor que permite al ventilador llegar a funcionar a la primera velocidad crítica es la limpieza de sus álabes: en un funcionamiento normal los ventiladores y soplantes están sujetos a un aumento de polvo y otros sólidos contaminantes depositados sobre los álabes que dan
lugar a un aumento del peso o masa que bajará la primera velocidad crítica del ventilador; como resultado el ventilador llegará a estar funcionando, a la velocidad de diseño, dentro
de la primera velocidad crítica.
En ocasiones, no se llega a comprender del todo el hecho de que la velocidad crítica sea un fenómeno de toda máquina rotativa y no sólo una característica dinámica de ejes en
rotación.
Cualquier componente en una máquina rotativa que reduzca la rigidez o incremente la masa de giro también acercará las velocidades críticas a las
velocidades de funcionamiento de la máquina
. Esto puede llegar a ser un problema real cuando se diseñan o seleccionan componentes sin considerar su potencial influencia sobre las velocidades críticas de la máquina.
La vibración excesiva originada por funcionar a velocidades críticas disminuye inmediatamente al cambiar la velocidad de la máquina. Por ello,
un método para determinar si existe un problema de velocidad crítica es modificar la velocidad de la máquina. Un aumento o disminución de la velocidad de la máquina reducirá drásticamente toda vibración y específicamente la componente de la velocidad de funcionamiento real.
Además de la primera velocidad crítica o fundamental originada por fuerzas centrífugas de una masa no equilibrada, se han observado también algunas
componentes de vibración a una frecuencia igual a la mitad de la primera crítica. Este efecto es típico de ejes horizontales, indicando que la influencia de la fuerza de gravedad, del peso propio, puede ser una de la causas. Hay dos causas primarias para esta velocidad crítica secundaria:
_ Efecto de la gravedad combinada con la presencia de un desequilibrio.
_ Efecto de la gravedad combinada con una rigidez a flexión no uniforme en el eje.
En conclusión, las velocidades críticas deben ser consideradas en todas las máquinas rotativas. Se debe poner especial atención a las velocidades críticas o frecuencias naturales en máquinas con componentes suspendidos o en voladizo, (p.e. ventiladores) o máquinas con masa rotativas grandes y poca masa de fundación. Las máquinas de papel son ejemplos clásicos de grandes masas giratorias con poca masa soporte: la mayor parte del peso o masa de la máquina es debida a los componentes rotativos (p.e. rodillos) y está soportada por una estructura mínima siendo, por lo tanto, altamente susceptible a los problemas de velocidad crítica.
MODO O FORMA DE OPERACIÓN
Como la mayoría de las máquinas usan ejes relativamente flexibles, los ejes tienden a flexar y funcionar en una forma o modo más que girar en su propio centro.
El
PRIMER MODO de operación es un desplazamiento radial del centro de giro del eje. El eje gira cilíndricamente alrededor del centro normal o estático y no tiene un verdadero nodo (punto de desplazamiento nulo) entre los cojinetes soporte; permanece relativamente recto pero girando excéntricamente. El DESEQUILIBRIO en un plano y otras disposiciones de carga generan este modo de operación. La componente de vibración de la velocidad nominal se excita por este modo de operación.

La
SEGUNDA FORMA adoptada por un eje en rotación es más bien cónica que cilíndrica. El eje se deforma en forma de S con un nodo entre los cojinetes soporte. Por lo tanto, por cada revolución del eje se observarán dos puntos altos en la señal de vibración. Este modo creará un componente de vibración a dos veces la velocidad de
giro. Normalmente asociado con la DESALINEACIÓN, también pueden ser origen de esta forma: un desequilibrio de fase, ejes torcidos, una inestabilidad aerodinámica, …

En la
TERCERA FORMA de operación posible en un eje giratorio, éste tiene dos nodos entre los cojinetes soporte. Este modo origina un componente de vibración de frecuencia tres veces la velocidad de
giro
. Muchas situaciones de carga pueden dar lugar a esta tercera forma de operación: un desequilibrio en varios planos, un movimiento oscilatorio del elemento giratorio, ...
Una clara comprensión de las diferentes formas o modos de operación, de cómo son generados y cómo aparecen en la señal de vibración, facilitará la comprensión de las condiciones de funcionamiento de la máquina de cara a su mantenimiento predictivo.
En cualquier caso, en la forma adoptada por los modos descritos anteriormente, existe un factor de diseño del rotor que resulta determinante como es la
rigidez o elasticidad que
caracterice a los apoyos que sustentan al rotor (hard/soft supports).
Así, las formas descritas constituyen las propias de un rotor con apoyos flexibles. La presencia de unos apoyos rígidos modifican de manera determinante las características definidas tal y como se puede observar en la figura, introduciendo un mayor número de nodos en cada una de ellas y obligando, de partida, a la presencia de un nodo en cada uno de los cojinetes que sirven de apoyo al rotor.
En la figura se recogen, a modo de ejemplo, las formas de operación de un compresor:
RESONANCIA
Si una frecuencia natural de la máquina o sistema mecánico es excitada por una o más velocidades o por un defecto en la máquina, el nivel de vibración que se genera puede llegar a ser importante pudiendo dar lugar a graves averías. No en vano, la resonancia de una frecuencia natural de una máquina constituye una de las fuerzas de vibración más destructivas que se pueden encontrar.
Normalmente,
las frecuencias asociadas con las resonancias más críticas son bajas y, en algunos casos, están por bajo de las capacidades de monitorizado de la instrumentación de mantenimiento predictivo. Así, en muchos casos, para monitorizar las frecuencias de resonancia la instrumentación debe ser capaz de separar frecuencias en la banda de 1 a 10 Hz del ruido que normalmente limita estas bandas .
En algunos casos, esta resonancia puede, a su vez, transmitirse a máquinas adyacentes o a otros equipos de la misma planta. En tales situaciones, la resonancia puede enmascarar la señal de vibración de otros componentes críticos. Si se sospecha la presencia de un fenómeno de resonancia, debe verificarse y eliminarse lo más rápidamente posible.
PRECARGAS Y CARGAS INDUCIDAS
Las cargas inducidas dinámicamente en ejes giratorios constituyen el más común y menos comprendido de los comportamientos de máquinas. Por otro lado, son también ellas las que contribuyen mayormente al fallo de la máquina.
Se define como
PRECARGA a una fuerza direccional que, por motivos de diseño, es aplicada a un eje giratorio. Un ejemplo de precarga es la tensión lateral creada por una correa. La mayoría de las máquinas tienen al menos una precarga de proyecto que crea una fuerza direccional que no es compensada por otra fuerza igual y contraria. La fuerza de la gravedad es, por ejemplo, otra forma de precarga; todas las máquinas tienen esta fuerza no equilibrada que sobreviene durante el funcionamiento normal.
La CARGA INDUCIDA es también una fuerza direccional desequilibrada en la máquina.
En este caso, la fuerza está creada por el funcionamiento dinámico de la máquina. Un ejemplo de carga inducida es la inestabilidad creada por la obstrucción de la corriente de aire de un ventilador o soplante. Todas las máquinas de álabes o palas (bombas, compresores, ventiladores, etc.) pueden ser objeto de este tipo carga anormal.
El resultado tanto de la precarga como de la carga inducida es la flexión del eje en un cuadrante de los cojinetes o según uno de los modos de operación vistos. Esto origina una resistencia no lineal y que la constante de reacción de los cojinetes sea mayor en oposición a la fuerza que lo es perpendicularmente a ella; lo que causará un desgaste prematuro del cojinete y puede ser motivo de serias averías en la máquina.
El conocimiento de las cargas y de su efecto en la máquina es importante por dos razones:
_ Será posible localizar el punto en el plano opuesto a la carga inducida potencial. Lo que asegurará la detención precoz de un problema incipiente.
_ Suministrará ayuda a la diagnosis de los problemas de la máquina.
No obstante, las precargas y cargas inducidas no son necesariamente causa del mal funcionamiento de la máquina. En algunos casos, tienden a estabilizar el eje, los cojinetes y los demás elementos rotativos. Sin embargo, si se aplican a la máquina cargas excesivas pueden, y en muchos casos lo harán, desarrollarse rápidamente muy serios problemas. En casos extremos, pueden originarse curvatura de ejes, rotura de elementos rotativos, rotura de acoplamientos y otros graves problemas.
VARIABLES DE PROCESO
Toda máquina está diseñada para ejecutar una función dentro de un determinado proceso.
En este sentido, un programa de mantenimiento predictivo no puede dedicarse a registrar
exclusivamente vibraciones. Las variaciones en el proceso tienen un efecto directo sobre
las condiciones de funcionamiento de la mayor parte de equipos mecánicos. Por ejemplo:
_ Las bombas, compresores, ventiladores y otros equipos mecánicos cuentan para funcionar con una presión de admisión mínima y están limitados en la presión de descarga máxima (TDH) que pueden producir. Las variaciones en la presión de admisión y las demandas a la presión de descarga pueden hacer que el sistema mecánico funcione fuera de sus límites aceptables provocando graves fallos.
_ Muchos de los problemas que causan fallos prematuros en el sistema son resultado directo de procesos de cargas inducidas. Así, un gran número de problemas de desequilibrio en maquinaria son, en realidad, causados por inestabilidad hidráulica o aerodinámica originada por procesos de restricción. En estas circunstancias, se obliga al sistema mecánico a funcionar fuera de su capacidad.
Por ello,
todos los parámetros de proceso que afecten directamente al
funcionamiento del equipo mecánico deberán ser considerados y registrados como
parte rutinaria en el proceso de adquisición
. Las tendencias de estas variables
identificarán frecuentemente un potencial problema del sistema, caso de tener lugar. En
este sentido, la mayoría de los sistemas de monitorizado de máquinas soportan, al menos, un método de registro de variables como rutina de las condiciones de adquisición, algunos permiten la adquisición directa de variables del proceso partiendo de instrumentación en planta y otros permiten la entrada manual de los datos de proceso.
8.5 Causas más comunes
de fallo
DESEQUILIBRIO
Es probablemente el fallo más común en un equipo mecánico. No obstante, es incorrecta la suposición de que debe existir un desequilibrio mecánico real para crear una condición
de desequilibrio en la máquina. La inestabilidad aerodinámica o hidráulica también puede crear un desequilibrio masivo. De hecho, todas las formas de fallos generarán alguna
forma de desequilibrio. Por ello, cuando se consideran todos los fallos, el número de problemas de máquina que son resultado del desequilibrio real mecánico de elemento rotativo es relativamente pequeño.
El desequilibrio podrá tomar muchas formas en la señal de vibración, pero casi siempre la componente de la velocidad de giro será excitada y de amplitud dominante. Sin embargo, esta condición también puede excitar múltiples armónicos múltiplos de la velocidad de giro. El número de armónicos y su amplitud tiene una relación directa con el número de planos de desequilibrio y su relación de fases.
Para un único elemento rotativo se establecerá una banda estrecha para monitorizar la componente de frecuencia a la velocidad de giro. Para varios elementos rotativos, la banda monitorizará la velocidad y un número de armónicos igual al de elementos rotativos.
DESALINEAMIENTO
Esta condición está siempre presente en los grupos de máquinas. Generalmente, se supone que existe desalineación entre dos ejes conectados por mediante un acoplamiento.
El desalineamiento también puede existir entre los cojinetes de un eje sólido o entre cualquier otro par de puntos de la máquina.
La representación de la desalineación en la señal de vibración dependerá del tipo de desalineación. Hay dos tipos principales de desalineación:
_
La desalineación paralela: se presenta entre dos ejes paralelos entre sí, pero que no están en el mismo plano. Este tipo de desalineación generará una vibración radial y duplicará el segundo modo de forma. En otras palabras, generará una vibración radial dos veces (x2) la velocidad de giro real del eje.
_
La desalineación angular: se produce cuando los ejes no están paralelos entre sí.
Este tipo de desalineación generará
vibraciones axiales (p. e. paralelas al eje).
Como esta forma de desalineación puede duplicar cualquiera de los modos de forma, el resultado de
la frecuencia de vibración puede llegar a ser dos (x2) o tres veces (x3) la velocidad de rotación. El indicador principal aumentará en vibraciones axiales.
Además de éstas, otros tipos de desalineamientos importantes son los que tienen lugar en los apoyos, ya se trate de rodamientos o de cojinetes, o entre poleas.
FALTA DE APRIETE EN ELEMENTOS DE UNIÓN
La holgura puede crear una gran variedad de modelos de señales de vibración. El más frecuente, originado con un componente de frecuencia primaria al 50 por ciento de la velocidad de rotación (x0.5) generará múltiples armónicos de este componente primario. En otras palabras, habrá frecuencias componentes a 50, 150, 250 por ciento,
etc. En otros casos, será excitado el componente de velocidad real o fundamental (
x1). En casi todos los casos, habrá múltiples armónicos con casi idénticas amplitudes.
Las figuras muestran algunas configuraciones típicas que dan lugar a este tipo de problema en las máquinas; así como algunas de las soluciones que suelen adoptarse para minimizar su influencia.
En las figuras siguientes, puede apreciarse el esquema de puntos de medición típico para la detección de un problema de malas condiciones de anclaje; así como el espectro en frecuencia asociado a una bomba horizontal con este tipo de problemática.
DESGASTE MECÁNICO
Muchas máquinas son susceptibles a la presencia de rozamientos. Este fallo puede ser debido al roce del eje contra el metal antifricción de un casquillo de cojinete, los rodillos o
un elemento rodante rozando contra las pistas, o alguna parte del rotor rozando contra la carcasa. En cada caso,
la señal de vibración se desplazará a un pico de baja amplitud, normalmente entre 1 y 10 Hz. Este pico extremo de baja frecuencia estará acompañado por un pico menor fijado entre el 25 y el 40 por ciento de la velocidad de rotación del eje.
Cuando se presenta el defecto, es casi seguro el fallo de la máquina. Hay que advertir que muchos sistemas de monitorización no puede detectar este defecto ya que no captan correctamente frecuencias tan bajas.
8.6 Monitorizado de
máquinas de
producción
Además de las características comunes y modos de fallo, cada tipo de máquina tendrá requerimientos muchas veces únicos para monitorizar sus condiciones de funcionamiento.
Una vez analizadas las características comunes y modos de fallo de equipos mecánicos, el paso siguiente consiste en determinar
dónde y cómo monitorizar la máquina específica.
Para mantener continuidad y sencillez, en monitorización y análisis se sugiere estructurar cada
TREN DE MÁQUINA usando una aproximación consistente en un eje común para localizar los puntos de medida y establecer los parámetros de análisis.
Los
PUNTOS DE MEDIDA deberán establecerse secuencialmente comenzando con el cojinete conductor exterior y acabando con el cojinete exterior de la máquina componente conducida. Además, deberán usarse una serie de detalles consistentes numerados que faciliten la identificación de su posición y orientación (p.e. vertical, horizontal, axial, etc.).
El término
cojinete conductor hace referencia a cada eje continuo en el sistema máquina.
Por ejemplo, en un motor eléctrico accionando una caja reductora simple se considera
eje común el eje del motor de accionamiento y el de la reductora. Aun cuando se trata de dos ejes acoplados, todas las fuerzas actuantes, así como las vibraciones, se transmitirán a lo largo ambos (del eje común). Esta aproximación a la hora de establecer un conjunto de datos, condiciones operativas de monitorización y análisis de problemas incipientes tiene dos ventajas:
_ Una identificación más inmediata de la localización de un punto de medida durante las fases de adquisición y análisis de una máquina.
_ Una mayor facilidad a la hora de evaluar todos los parámetros que afectan a cada uno de los componentes de la máquina.
El conocimiento de la localización específica y orientación de cada punto de medida es crítico para el correcto diagnóstico de problemas incipientes en la máquina. No hay que olvidar que la señal de vibración es una representación gráfica de las fuerzas dinámicas presentes en la máquina. Sin un conocimiento de la localización y orientación será difícil, si no imposible, identificar correctamente el problema incipiente. La orientación de cada punto de medida deberá considerarse cuidadosamente durante la toma de datos, dado que
normalmente hay una orientación óptima para cada punto de medición en cada tren de máquinas de cara a poder registrar las peores fuerzas dinámicas y vibraciones posibles. Así, por ejemplo:
_ En casi todos los casos,
cada tapa de cojinete necesitará dos mediciones radiales perpendicularmente al eje, para monitorizar correctamente las condiciones de funcionamiento de la máquina.
_ Será también necesaria en cada eje común al menos una medida axial.
Por ejemplo, un ventilador accionado por una correa:
_ Tendrá una fuerza dominante creada por la tensión de la correa; sin embargo, la peor vibración se producirá en la dirección radial de la correa conductora.
_ Para monitorizar la peor vibración y alcanzar la más pronta detención de un problema incipiente, el primer punto de medida radial debería estar entre el eje y el lado opuesto de la correa conductora.
_ Una segunda medida radial debería tomarse a 90º de la primera permitiendo registrar una energía de vibración comparativa y que ayudará a determinar en la máquina el vector fuerza real.
_ Las lecturas axiales de los ejes tanto del motor como del ventilador son también muy importantes. Un fallo común de las unidades de accionamiento por correa es la desalineación: si las poleas no están en el mismo plano, la tensión de la correa tenderá a alinearlas; lo que creará un movimiento axial en los dos ejes. La medida axial detectará estas fuerzas anormales identificando el problema de desalineación.
MOTORES ELÉCTRICOS
Los motores eléctricos son frecuentemente utilizados como motor principal en procesos de fabricación. Dependiendo de su tamaño y fabricación pueden utilizar tanto cojinetes de
fricción como rodamientos. Raramente utilizarán cojinetes de empuje, y serán susceptibles de movimientos axiales anormales cuando se acoplen a equipos de proceso que puedan generar cargas de empuje axial.
La figura recoge una distribución estadística de los fallos característicos que suelen tener lugar en estos motores. Además de las formas comunes de fallo, son propensos a otros problemas específicos: pérdidas de aislamiento, pérdida o rotura de barras del rotor, pérdida de polos y cortocircuitos.
Estas
formas específicas de fallo pueden ser registradas incluyendo bandas estrechas que registren la frecuencia de 50 Hz y sus armónicos de 100 y 150 Hz. Si existen problemas eléctricos la frecuencia de línea y sus armónicos señalarán su presencia. La pérdida o rotura de barras del rotor puede ser detectada registrando la corriente del motor: si existe la condición, la frecuencia de deslizamiento se mostrará claramente como bandas adyacentes a cada lado de la frecuencia de línea. A su vez, la pérdida de polos se mostrará como una frecuencia de paso de polos igual al número de polos multiplicado por la velocidad de giro.
Normalmente, los motores se emplean tanto en posición horizontal como vertical. Los motores horizontales se monitorizan mediante dos puntos de medida radial en los cojinetes interior y exterior. La medida axial no es necesaria, a menos que el motor accione una máquina que pueda originar una carga o empuje axial. Los motores verticales se monitorizarán de la misma manera pero requiriendo una medida axial en el cojinete inferior en dirección ascendente.

Los
motores cerrados que incluyen un ventilador y algunos motores a prueba de explosión son difíciles de monitorizar. El alojamiento del ventilador de estos motores incluye la tapa de cojinete. El mejor método para adquirir datos del cojinete exterior es montar transductores sobre las tapas de cojinete y conectarlos a una localización conveniente. Si esto no es posible, el óptimo consistirá en conseguir la medición en el
punto más cercano que pueda tener una conexión mecánica con el cojinete.
En general, con este tipo de máquinas se establecen una serie de
BANDAS ESTRECHAS PARA MONITORIZAR:
_ Desequilibrio (1x RPM).
_ Desalineación (
2x RPM).
_ Problemas eléctricos (
50,100,150 Hz).
_ Defectos en cojinetes (ver cojinetes).
_ Pérdida de polos o frecuencia de paso de polos (
nº de polos x RPM).
_ Roce mecánico o
subarmónicos.
_ También hay que
leer un pico de corriente para comprobar la barras rotas del rotor
En estos casos, también el
escaneado infrarrojo provee un pronta detención tanto de los
problemas mecánicos como de los eléctricos que no pueden ser detectados por análisis de vibraciones. Al mismo tiempo, debe adquirirse como mínimo un
registrador motorizado de puntos de temperatura. Pueden usarse termómetros de infrarrojos junto con el registrador de datos.
CAJAS DE CAMBIO
Se suelen emplear como elementos intermedios para aumentar o disminuir la velocidad de funcionamiento. Dependiendo de la aplicación pueden llevar varios tipos de engranajes y cojinetes. Por la tanto, las formas de fallo variarán en consecuencia.
Prescindiendo de las interioridades de la caja de engranajes, para monitorizar las condiciones de funcionamiento deberán usarse
dos puntos de medida radial en cada tapa de cojinete. Si se utilizan engranajes helicoidales se requerirá también una lectura axial en cada eje.
La medición en dichos puntos debe orientarse en dirección opuesta a la peor fuerza dinámica prevista. En la mayoría de casos, ésta será opuesta a la pretensión y posibles empujes generados por el engrane.
Las cajas reductoras o multiplicadoras suelen tener ejes locos que, en muchos casos, no son accesibles desde el exterior de las cajas. En estos casos, las lecturas axiales en puntos próximos a dichos ejes locos servirán como datos, intentando asegurar que el punto seleccionado tenga una ligazón mecánica directa con el eje o alojamiento del cojinete.
Deberán establecerse
BANDAS ESTRECHAS PARA CADA EJE que puedan registrar:
_ Desequilibrio.
_ Desalineación.
_ Frecuencias de engrane.
_ Defectos de cojinetes.
_ Rozamientos mecánicos.
También puede añadirse como parte del equipo de medida
sensores de temperatura en las tapas de cojinetes y amperímetros para la carga de intensidad del motor.
Los
análisis periódicos del aceite lubricante, usando métodos espectrográficos o de desgaste de partículas, mejorarán la capacidad del programa para detectar problemas incipientes.
VENTILADORES Y SOPLANTES
La variedad de diseño de ventiladores y soplantes es casi infinita. Sin embargo, pueden clasificarse en dos clases: centrados o en consola (voladizo). Ambos tipos están generalmente proyectados para funcionar por debajo de su primera velocidad crítica, aunque preparados para los severos desequilibrios originados por esa velocidad crítica. El diseño en voladizo o consola es susceptible también de inestabilidad aerodinámica y cargas inducidas. Esto es, en principio, resultado de la gran masa de los elementos en rotación y de la configuración en voladizo de la estructura soporte de los cojinetes. Todos los ventiladores y soplantes deben monitorizarse para los modos de fallo comunes y para procesos de inestabilidad inducida. El paso de aletas es el indicador primario de funcionamiento.
Las unidades accionadas por correas son propensas a
desalineación y deben vigilarse cuidadosamente. Para monitorizar la condición de un ventilador se requieren, por lo menos, dos puntos de medida en cada tapa de cojinete, orientados contra la peor fuerza dinámica, y una medida axial.
Se establecerán
BANDAS ESTRECHAS para monitorizar los fallos de: desequilibrio, desalineación, defectos en cojinetes, paso de álabes o palas, rozamiento mecánico e inestabilidad aerodinámica.
Deberán vigilarse los puntos de admisión y descarga
. Las restricciones en cualquiera de estos puntos intentan forzar al elemento rotativo en dirección contraria. En la mayoría de casos, está será la dirección correcta de monitorización.
Deberán incluirse en el proceso de adquisición de datos la
presión de succión, la presión de descarga y la intensidad de carga del motor. Las temperaturas de las tapas de cojinetes ayudarán en la pronta detención de problemas en los cojinetes.
COMPRESORES
Al igual que los ventiladores, la variedad de tipos de compresores es infinita. La clasificación mayor incluye centrífugos de etapa única, de etapas múltiples, de tornillo y recíprocos. A su vez, los centrífugos de etapas múltiples pueden dividirse en lineales y helicoidales. En los compresores industriales se usan rodamientos y casquillos con cojinetes de casquillo basculante. Los parámetros de control se establecerán de acuerdo con cada tipo:
_ Los
COMPRESORES CENTRÍFUGOS DE UNA ETAPA son similares a los ventiladores y pueden ser monitorizados de igual manera. El paso de álabe será un primer indicativo de su funcionamiento. Como regla general, deberán establecerse bandas estrechas para monitorizar: desequilibrio, desalineación, paso de álabe, defecto de cojinetes, inestabilidad aerodinámica y rozamiento mecánico.
_ Los
COMPRESORES DE ETAPAS MÚLTIPLES ALINEADAS deberán ser tratados como una combinación de caja de engranajes y bomba. Disponen de un gran engranaje helicoidal que conduce varios engranajes menores montados en un eje piñón impulsor. Las velocidades típicas de ese eje piñón suelen estar entre 30.000 y 50.000 r.p.m. y deben ser monitorizadas cuidadosamente. Los ejes piñón tienen,
normalmente, cojinetes de casquillo flotante que generan un frecuencia de paso si se presenta un juego o desalineación anormales.
La mayoría de estos
compresores helicoidales tienen transductores de desplazamiento montados permanentemente para monitorizar los ejes piñón.
Estos datos se añaden a los registrados por los sensores situados en la estructura.
Para monitorizar las condiciones de funcionamiento del compresor se han de tomar dos
puntos de medición radial en cada tapa de cojinete del engranaje helicoidal y en cada eje piñón. Como emplea engranajes helicoidales, también son necesarias mediciones axiales en cada tapa de cojinete.
Se deberán establecer
bandas estrechas para monitorizar en cada eje: desequilibrio, desalineación, engrane, paso de álabe, defecto de cojinetes, inestabilidad aerodinámica y rozamiento mecánico.
_ Los
COMPRESORES DE TORNILLO usan rodamientos o cojinetes de casquillo y son susceptibles de inestabilidad aerodinámica. Tienen un juego axial extremadamente pequeño y no permiten un movimiento axial mayor de 0.05 milésimas antes del contacto con el rotor. En estas máquinas, las medidas axiales tanto del rotor como del tornillo son absolutamente críticas.
En los compresores de tornillo deben realizarse
dos medidas radiales y una axial en cada cubierta del cojinete. Las lecturas de engrane y axial del rotor son los primeros indicadores de un funcionamiento anormal. Deberán establecerse bandas estrechas en cada rotor para monitorizar: desequilibrio, desalineación, engrane del rotor, defectos de cojinetes, inestabilidad aerodinámica, rozamiento mecánico.
Por otra parte, los compresores originan fuerzas y vibraciones resultantes a frecuencias diferentes de otras máquinas rotativas. Normalmente, el segundo armónico (x2) es más dominante que la velocidad real del cigüeñal. Además de en los dos puntos de medida en cada tapa de cojinete, se deben tomar medidas en la pared del cilindro para detectar rozamiento, y cerca de las válvulas de admisión y descarga para detectar problemas de las mismas.
Las
bandas estrechas que se monitorizarán son las correspondientes a: desequilibrio del cigüeñal, desalineación del cigüeñal, rozamiento mecánico en las paredes del cilindro, defectos de válvulas, defectos de cojinetes y juego.
Los
parámetros de proceso dan información válida acerca de las condiciones operativas de todos los compresores. Todos los parámetros accesorios (presiones, temperatura, intensidades eléctricas del motor, temperaturas de los cojinetes, ...) deberán ser considerados. Datos entre las fases de compresores multifases, especialmente en unidades recíprocas, son críticas en el análisis.
Por último, una vez más, el
análisis periódico del aceite lubricante con métodos espectrográficos o de partículas suministrará una pronta vigilancia de problemas incipientes.
GENERADORES
Los generadores normalmente están dotados con cojinetes de película de aceite o de casquillo y se monitorizan con dos puntos de medición radial en cada tapa de cojinete.
También disponen de un juego o movimiento axial del conjunto total del rotor. Por ello se requiere, al menos,
una medición axial. Las bandas estrechas monitorizarán: desequilibrio, desalineación, defectos de cojinetes, inestabilidad del rotor, defectos eléctricos y roce mecánico.
El
escaneado infrarrojo del generador proveerá una pronta observación de los problemas incipientes no detectados por el análisis vibratorio.
BOMBAS
La variedad de bombas es también muy grande. Sin embargo, pueden ser monitorizadas de la misma manera que los ventiladores y soplantes. La frecuencia de paso de álabes o palas es el indicador primario de problemas de proceso y ha ser monitorizada cuidadosamente. Los puntos de medición radiales y axiales deben ser orientados a monitorizar cargas inducidas de proceso. La fuerza radial pésima será opuesta a la
descarga en bombas de aspiración axial y alineada con la aspiración y descarga en las bombas de caja partida.
Las
BOMBAS DE ASPIRACIÓN AXIAL deberán monitorizarse empleando puntos de medición axial para la detección de problemas de aspiración.
Las BOMBAS VERTICALES se caracterizarán, así mismo, por un comportamiento dinámico bastante distinto al de las horizontales. La presencia de unos niveles de vibración admisibles habitualmente muy superiores a los manejados en bombas horizontales es una de las diferencias más importantes. En lo que a la disposición de los puntos de medida se refiere, se mantiene, adaptándola a la nueva situación, la
metodología establecida para los ensayos sobre bombas horizontales.
Las
BOMBAS CENTRÍFUGAS DE ETAPAS MÚLTIPLES pueden tener, dependiendo del diseño, altos empujes o cargas axiales. Las bombas multietapa alineadas, con todos los
impulsores actuando en la misma dirección, deben
monitorizar cuidadosamente cualquier incremento de movimiento o carga axial. Los impulsores dispuestos en oposición equilibran la carga axial y no necesitan la monitorización de cargas axiales. Las bandas estrechas deberán monitorizar: desequilibrio, desalineación, paso de palas (álabes), defectos en cojinetes, inestabilidad hidráulica y rozamiento mecánico.
Las bombas requieren un paquete de parámetros de proceso completo. Al igual que los compresores, son muy susceptibles a problemas inducidos por el proceso, y estos datos son necesarios para determinar sus condiciones operativas. Estas mediciones deberán incluir: presiones, temperaturas, caudales, intensidad de corriente en motores y temperatura de los cojinetes.
LÍNEAS DE PROCESO CONTINUO
La mayor parte de plantas de proceso y fabricación emplean una variedad de complejos sistemas de procesos mecánicos continuos que deben ser incluidos en el programa de mantenimiento predictivo. En esta clasificación se pueden incluir: máquinas de papel, laminadoras, líneas de envasado, prensas de estampación, líneas de teñido y muchas más. Estos sistemas pueden estructurarse, monitorizarse y analizarse de la misma manera que una simple máquina (bomba, ventilador, etc.).
La obtención de los datos iniciales requiere un esfuerzo mayor, pero se aplican los mismos principios. Cada sistema deberá ser evaluado para determinar el
eje común que componga el conjunto de máquina total. Usando el dato del eje común se evalúa cada eje para determinar el propio movimiento mecánico y las fuerzas dinámicas que genera, la dirección de cada fuerza y los modos de fallo anticipados. Entonces, esta información puede ser utilizada para determinar la localización de los puntos de medición y las bandas estrechas requeridas para monitorizar las condiciones de funcionamiento de la máquina.
La selección de las bandas estrechas dependerá de las dinámicas operativas de cada máquina. Deberán usarse los mismos métodos que los usados en máquinas simples. Se
debe recordar el tratar cada eje como una unidad básica para el establecimiento de bandas estrechas.
8.7 Desarrollo de bases de datos
El siguiente paso requerido para el establecimiento de un completo programa de mantenimiento predictivo es la creación de una base de datos comprensible.
FRECUENCIA DE ADQUISICIÓN DE DATOS
Durante la etapa de implantación de un programa de mantenimiento predictivo, deben comprobarse todas las clases de maquinaria para establecer una base del conjunto de datos. Deben conseguirse señales completas de vibraciones para verificar la exactitud de la base de datos y establecer las condiciones iniciales de funcionamiento de la máquina.
Como
un amplio programa incluirá tendencia y tiempo previsto para el fallo, se requieren múltiples lecturas en todas las máquinas para proveer datos que permitan desarrollar estadísticas de tendencias. Normalmente, durante esta fase, las medidas se realizan cada 2 semanas.
Después del análisis inicial o básico de la maquinaria, la frecuencia de registro de datos variará según la clasificación del grupo de máquinas.
Máquinas de:
_
Clase I: se monitorizarán sobre 2 a 3 semanas ciclo.
_
Clase II: sobre 3 a 4 semanas ciclo.
_
Clase III: sobre 4 a 6 semanas ciclo.
_
Clase IV: sobre 6 a 10 semanas ciclo .
Esta frecuencia puede y debe ser adecuada para la condición real de los grupos
específicos de máquinas. Si la cadencia de cambio de un máquina específica indica una degradación rápida debe repararse o al menos incrementarse la frecuencia de monitorización para prevenir fallos graves.
La frecuencia de compilación de datos es la máxima que puede asegurar la prevención de fallos graves. Una frecuencia de compilación menor limitará la capacidad del programa para detectar y prevenir averías de máquina no catalogadas. El desarrollo del programa básico de vibraciones puede llegar también a catalogar tareas no vibratorias. Las mediciones de tapas de cojinetes, uso de puntos de medida con
infrarrojos, inspecciones visuales, o la compilación de parámetros de proceso son aspectos que deberán tratarse juntamente con la adquisición de datos de vibración.
La imagen total de infrarrojos o el escaneo del equipo incluido en el programa de monitorización de vibraciones debería realizarse con una base cuatrimestral. Además, debería realizarse cuatrimestralmente una exploración total térmica del equipo eléctrico crítico (conexiones, cortacircuitos, etc.) y de todos los sistemas de transmisión de calor (cambiadores de calor, condensadores, tuberías, etc.) que no estén en el programa de vibración.
También deberán tomarse, al menos mensualmente, muestras del aceite de lubrificación de todo el equipo incluido en el programa. Sobre estas muestras se realizará, al menos, un análisis espectrográfico. El análisis de partículas de desgaste u otros análisis técnicos se realizarán si se consideran necesarios.
PARÁMETROS DE ANÁLISIS
El paso siguiente en el establecimiento de la base de datos del programa es estructurar los parámetros de análisis que han caracterizar al equipo monitor de planta. Cada uno de estos parámetros estará basado en los requerimientos del grupo de máquina específico que se haya desarrollado.
Normalmente, para equipamientos no mecánicos, el conjunto de parámetros de análisis consistirá en los valores derivados de mediciones del perfil térmico o parámetros de proceso.
Cada clasificación de equipo o sistema tendrá su propio conjunto de parámetros de análisis único.
ANÁLISIS DE LÍMITES OPERATIVOS
Todos los sistemas de control de vibraciones tienen límites finitos en resolución; es decir, una determinada capacidad a la hora de mostrar gráficamente los componentes de frecuencia única que integran una señal de vibración de máquina. El límite superior (Fmax) para el análisis de señal deberá situarse lo bastante alto como para poder capturar y representar suficientes datos para que el analista pueda determinar las condiciones de funcionamiento del grupo máquina, pero no más alto. Como todos los sistemas basados en microprocesador tienen un límite de líneas de resolución, la elección de frecuencias
excesivamente altas puede limitar severamente las capacidades de diagnóstico del programa.
Para determinar el
impacto de resolución, se calculan las capacidades de representación del sistema. Por ejemplo, una señal de vibración con una frecuencia máxima (Fmax) de 1.000 Hz tomada con un instrumento que dispone de 400 líneas de resolución daría una representación en la que cada línea mostrada sería igual a 2.5 Hz, o 150 r.p.m. Cualquier frecuencia comprendida entre 2.5 y 5.0, por ejemplo, se perdería.
LÍMITES DE ALARMA
El método para establecer y usar límites de alerta/alarma depende del sistema de registro de vibraciones particular seleccionado. Normalmente, estos sistemas utilizan límites estáticos o dinámicos para registrar, conducir y avisar sobre el nivel de vibraciones medidas.
Los sistemas que usan
límites alerta/alarma dinámicos basan su lógica en el hecho de que el grado de cambio de amplitud de vibración es más importante que el nivel real.
Cualquier cambio en la amplitud de vibración es una indicación directa de que está teniendo lugar el correspondiente cambio en las condiciones mecánicas de la máquina. Sin embargo, habría un límite máximo aceptable, p. e. el asociado a fallo absoluto.
A continuación, se introduce con carácter orientativo una guía para algunos límites máximos que pueden resultar aceptables para muchas plantas de equipos mecánicos.
_ Un
límite de severidad aceptado para vibraciones de la estructura o cuerpo es 0.628 ips pico (velocidad). Es un valor de banda ancha no filtrada y corresponde, normalmente, a un ancho de banda entre 10 y 10.000 Hz.
Este valor puede usarse para establecer el fallo absoluto o amplitud máxima de vibración para mediciones en banda ancha en la mayoría de plantas de maquinaria.
La
excepción serían máquinas girando a velocidades por debajo de 1.200 ó por encima de 3.600 r.p.m.
_ Pueden establecerse
límites de banda estrecha, p. e. anchos discretos de banda, dentro de la banda ancha. Normalmente, del 60 al 70% de la energía de vibración total corresponderá a la velocidad real de la máquina. Sin embargo, el límite de fallo absoluto para una banda estrecha que controle la velocidad de giro real sería de 0.42 ips pico.
Este valor también puede usarse para cualquier banda estrecha establecida para controlar frecuencias por debajo de la velocidad de giro.
Los límites de fallo absoluto para bandas estrechas establecidos para controlar velocidades de giro superiores pueden desarrollarse usando el límite de 0.42 ips establecido para la velocidad de giro real. Por ejemplo, el límite de fallo absoluto para una banda estrecha creada para registrar la frecuencia de paso de una pala de ventilador con 10 palas se establecerá en 0.042 ips ó 0.42/10 ips.
Las bandas estrechas diseñadas para controlar
componentes de alta velocidad,
p. e. por encima de 1.000 Hz, tendrán un fallo absoluto de 3.0 g pico (aceleración).
_ Los
cojinetes de elementos rodantes suelen tener, basado en recomendaciones, un límite de fallo absoluto de 0.01 ips pico. Los cojinetes de casquillo o película de aceite pueden considerarse de forma similar. Si los componentes fraccionarios que identifican la vibración por sobreengrase o la vibración por giro están presentes a cualquier nivel, el cojinete está sujeto a avería y el problema debe de ser
corregido.
Los
equipos y sistemas no mecánicos tendrán un límite de fallo absoluto que especifica el nivel máximo recomendado para funcionamiento continuo. Los fabricantes y distribuidores, en la mayoría de los casos, estarán capacitados para dar esta información.
8.8 Instrumentos para la medida de vibraciones
El tipo de sensores y técnicas de adquisición de datos empleados en el programa de mantenimiento es un factor crítico que puede determinar su éxito o fracaso. Su precisión, correcta aplicación y apropiado montaje determinarán si los datos obtenidos son o no válidos.
Hay tres
tipos de transductores de vibración que pueden usarse para monitorizar las condiciones mecánicas de una planta de maquinaria, cada uno con sus aplicaciones específicas en la planta y sus limitaciones:
_ Sonda de desplazamiento.
_ Captador de velocidad (velocímetro).
_ Acelerómetro.
SONDAS DE DESPLAZAMIENTO
Las sondas de desplazamiento o de corrientes de fuga (Foucault) se diseñan para medir el movimiento absoluto de un eje de máquina con respecto a la sonda. Por lo tanto, la sonda de desplazamiento deberá montarse rígidamente sobre una estructura rígida con el fin de asegurar un dato seguro y repetible.
Las sondas de desplazamiento montadas permanentemente, suministran los datos más seguros en máquinas con rotor de bajo peso (en relación con la carcasa o estructura portante). Turbinas, compresores y otros componentes suelen llevar captadores de desplazamiento montados permanentemente en posiciones de medida claves para el suministro de datos al programa.
La
gama de frecuencias útiles para las sondas de desplazamiento es de 10 a 1.000 Hz (600 a 60.000 r.p.m.). Los componentes en frecuencia fuera de esta gama se distorsionarán y resultarán inútiles para la determinación de las condiciones de la máquina.
El dato de desplazamiento se registra, normalmente, en milésimas de pulgada pico a pico (cuando se aplican normativas de origen anglosajón). La mayor limitación de las sondas de desplazamiento o sondas de proximidad es su coste. El costo indicativo de la instalación de una simple sonda, incluyendo alimentación, acondicionamiento de señal, etc. puede llegar a ser de $1.000 de media. Si cada máquina
del programa requiere 10 mediciones el costo por máquina resultaría de $10,000. Por lo tanto, el uso generalizado de captadores de desplazamiento en todas las máquinas de la planta incrementaría dramáticamente el costo inicial del programa.
TRANSDUCTORES DE VELOCIDAD
Los transductores de velocidad (velocímetros) son sensores electromecánicos proyectados para monitorizar o registrar vibraciones relativas. El dato de velocidad es expresado, normalmente, en pulgadas por segundo (i.p.s.) pico y es, quizás, el mejor método para expresar la energía creada por la vibración de la máquina.
Los sensores de velocidad, como las sondas de desplazamiento, tienen una gama efectiva de frecuencias de 10 a 10.000 Hz. No deben ser usados para registrar frecuencias por debajo o por encima de esta gama.
La mayor limitación de los captadores de velocidad es su sensibilidad a los daños mecánicos o térmicos. El uso normal puede causar una pérdida de calibrado y, por lo tanto, debe establecerse un estricto programa de recalibración (por ejemplo, cada seis
meses) para prevenir la distorsión de las medidas. Aun así, con calibraciones periódicas, los programas que usan captadores de velocidad son propensos a datos erróneos o distorsionados resultantes de una pérdida de calibrado.


ACELERÓMETROS
Los acelerómetros pueden estar basados en tecnologías diferentes:
_
piezoeléctricos,
_
piezoresistivos,
_
capacitivos, ...
Los más utilizados son los acelerómetros piezoeléctricos que a partir de un cristal con propiedades piezoeléctricas convierten la energía mecánica del movimiento en señaleseléctricas. Por regla general, las aceleraciones determinadas por este tipo de sensores suelen venir expresadas en términos de la aceleración de la gravedad:
g (9.8 m/s2).
Los acelerómetros son
susceptibles de averías térmicas. Si se permite que un calor suficiente irradie al cristal es posible que éste se averíe o destruya. Sin embargo, como el tiempo de utilización recomendado es relativamente corto, el daño térmico es raro.
El
rango efectivo de los acelerómetros de uso general es de 1 a 10.000 Hz. Aunque pueden encontrarse acelerómetros ultrasónicos válidos para frecuencias de hasta 1 MHz.
TÉCNICAS DE MONTAJE
Los programas de mantenimiento predictivo basados en el análisis de vibraciones deben tener datos precisos y repetitivos para determinar las condiciones operativas de la planta de maquinaria. Además de los transductores, tres factores afectan a la calidad de los datos:
_ punto de medición,
_ orientación del transductor,
_ carga de compresión.
La
localización y orientación de los puntos clave de medición de la máquina son seleccionados como parte de la estructura de la base de datos para suministrar la mejor detección posible de los problemas incipientes de la máquina. La desviación del punto exacto u orientación afectará a la exactitud del dato conseguido. Por lo tanto, es importante que cada medición, a lo largo de toda la duración del programa, se consiga exactamente en el mismo punto y orientación.
Además,
la fuerza de compresión aplicada al transductor deberá ser exactamente la misma en cada medición. Para la seguridad del dato, es absolutamente necesaria una ligazón mecánica directa con la estructura de la máquina o con la tapa del cojinete. Las pequeñas desviaciones en esta carga inducirán a errores en la amplitud de las vibraciones y puede crear también componentes de falsa frecuencia que no tienen nada que ver con la máquina.
El mejor método para asegurarse que los tres factores son exactamente los mismos cada vez es afianzar fuertemente los detectores de vibración en los puntos de medición seleccionados (TRANSDUCTORES FIJOS). Esto garantizará la seguridad y repetitividad del dato recogido, pero también aumentará el coste inicial del programa.
Para eliminar el costo asociado a transductores instalados de forma permanente, puede usarse un
CONECTOR RÁPIDO bien diseñado. Esta técnica consiste en montar una clavija de desconexión rápida. Para la obtención de datos se usa entonces un acelerómetro normal dotado de un manguito acoplable a la clavija. El montaje de una técnica de desconexión rápida, bien diseñada, suministrará la misma seguridad y
repetitividad que una técnica de montaje permanente, pero a un menor costo.
La tercera técnica de montaje que puede usarse es un
MONTAJE MAGNÉTICO. Para uso general, por debajo de los 1.000 Hz, puede emplearse un transductor juntamente con una base magnética. Aun cuando el conjunto transductor/base magnética tendrá una frecuencia de resonancia que puede provocar alguna distorsión al dato registrado, esta técnica puede usarse con éxito marginal. Como la base magnética, en principio, puede colocarse en cualquier lugar de la máquina, no puede garantizarse que la situación y orientación exacta se mantenga en cada medición.
Finalmente, para conseguir datos de vibración en algunas plantas se usan
TRANSDUCTORES MANUALES. No obstante, no se recomienda este procedimiento, siempre que pueda emplearse cualquier otro de los descritos anteriormente. Los captadores manuales no suministran la seguridad y repetición requeridos para obtener el máximo beneficio de un programa de prevención. Si hay que usar esta técnica debe
tomarse sumo cuidado de que, para cada punto de medición, se use en la medida de lo posible el punto exacto, la misma orientación, e idéntica carga compresiva.
VIBRÓMETRO
Para hacer mediciones de vibraciones pueden usarse diferentes aparatos portátiles llamados vibrómetros. Este instrumento, básico para un programa de mantenimiento predictivo basado en vibraciones, es un pequeño microprocesador diseñado específicamente para recoger, acondicionar y almacenar datos de vibración tanto en el dominio del tiempo como de la frecuencia.
Esta unidad se usa para comprobar la condición mecánica de las máquinas a intervalos periódicos e incluye un microprocesador con memoria que permite registrar la totalidad de niveles de vibración de las máquinas de planta seleccionadas. En una pantalla LCD aparecen puntualmente mensajes programados que guían al operador a los puntos correctos de medición. Se puede introducir información adicional usando el teclado frontal.
Las mediciones pueden hacerse fácil y rápidamente; por ejemplo, sólo es necesario que el operador coloque el transductor contra el punto a medir y accione la tecla “store” para registrar el nivel de vibración total.
ANALIZADOR DE VIBRACIONES
La función de un medidor de vibraciones es determinar la condición mecánica de la maquinaria crítica de planta. Cuando se detecta un fallo mecánico, el vibrómetro no es capaz de señalar el problema específico o su causa raíz. Esta es la función del analizador de vibraciones. de un medidor de vibraciones y un analizador de vibraciones. La principal diferencia entre un vibrómetro y un analizador es la capacidad de obtener, almacenar y ocuparse de los datos en el dominio del tiempo y de la frecuencia, y al mismo tiempo de vibraciones sincrónicas así como de variables del proceso como presión, flujo o temperatura. Esta capacidad provee al analista de todos los datos requeridos para resolver la detección de problemas incipientes en la máquina o en el sistema de proceso.
8.9 Puesta en marcha
Los pasos definidos en este apartado marcan unas línea de guía para el establecimiento de una base de datos de mantenimiento predictivo. Los únicos pasos que restan para comenzar el programa son el establecimiento de las rutas de medición y la toma de medidas iniciales o de base. Recordar que el sistema de mantenimiento predictivo necesita múltiples conjuntos de datos para determinar tendencias en cada máquina. Con esta base de datos se es capaz de monitorizar la maquinaria crítica en la planta y comenzar a alcanzar los beneficios que puede aportar este mantenimiento predictivo. Los pasos reales requeridos para la implantación de la base de datos dependerán del sistema de mantenimiento predictivo seleccionado por el programa.
PROGRAMA DE MANTENIMIENTO
La parte de trabajo intensivo de dirección de la labor de mantenimiento predictivo es muy importante. Una vez que ha sido establecido un programa viable, está completa la base de datos y se ha comenzado a monitorizar las condiciones operativas del equipo crítico de planta, la pregunta es: ¿ahora qué?
La mayoría de los programas terminan justamente aquí. El equipo de mantenimiento predictivo no continua sus esfuerzos para obtener el beneficio máximo que puede
conseguirse del mantenimiento predictivo. En lugar de esto, para mantener las condiciones de funcionamiento de la planta, confían en tendencias, análisis comparativos, o en análisis simplificados de señales en el caso de programas basados en vibraciones. Sin embargo, esto no es suficiente para obtener los máximos rendimientos de un programa de mantenimiento predictivo.
TENDENCIAS
La base de datos establecida para un programa de registro de vibraciones incluye informaciones en banda ancha, banda estrecha y datos absolutos de señales de vibración.
También incluye parámetros de proceso, temperaturas de tapas de cojinetes, análisis de aceite de lubricación, diagramas de temperaturas y otros parámetros críticos de control.
¿Qué hacer con estos datos?
La mayoría de los sistemas suministran los medios necesarios para almacenar e imprimir esos parámetros de vibración y proceso, datos tendentes al análisis o a trabajosas copias para informes. También preparan e imprimen automáticamente numerosos informes que cuantifican las condiciones de funcionamiento de un punto específico. Algunos incluso imprimen automáticamente informes indicativos que cuantifican el cambio dentro de un marco seleccionado de tiempo. Todo esto es importante, pero ¿qué significa?
El control de las tendencias de un grupo de maquinas o sistema de proceso suministrará la posibilidad de prevenir la mayor parte de los fallos catastróficos.
La desventaja de confiar en la tendencia como único medio de sostener un programa de mantenimiento predictivo es que éste no dirá la razón por la que una máquina se está degradando.
Un buen ejemplo de esta debilidad podría ser una fundición de aluminio que confía
estrictamente en la tendencia para mantener su programa de mantenimiento predictivo. En la fundición hay 36 ventiladores en ménsula, que son críticos para el funcionamiento de la planta. Los rodamientos de cada uno de estos ventiladores se cambian cada seis meses, por término medio. Monitorizando las tendencias suministradas por su programa de mantenimiento predictivo, el responsable puede ajustar el plan de cambio del cojinete,
basado en las condiciones reales del rodamiento, en un ventilador específico. En un período de 2 años no habrá fallos catastróficos o pérdida de producción como consecuencia de ventiladores fuera de servicio. La pregunta en tal caso es, ¿trabajó correctamente el programa de mantenimiento predictivo?
Para la empresa el programa fue un éxito total. Sin embargo, la vida normal del cojinete podía haber sido mucho mayor que los citados 6 meses, pero algo en el cojinete o proceso dio lugar a la reducción de la vida media del cojinete. Limitando el programa solamente a latendencia, la fundición fue incapaz de identificar la causa raíz del fallo prematuro del cojinete. El programa de mantenimiento predictivo, usado correctamente, permitiría identificar la causa raíz o específica de problemas crónicos de mantenimiento. En el ejemplo, un análisis completo suministraría la respuesta: los crecimientos o depósitos de materiales en las palas del ventilador aumentan la masa del rotor y obliga a los ventiladores a funcionar a velocidad crítica, o cercanos a ella. El desequilibrio creado por un funcionamiento a velocidad crítica fue la situación forzada que dio lugar a la destrucción prematura de los cojinetes. Conocido esto, y después de tomadas las medidas correctoras, la planta ha alcanzado ahora, en lo relativo a los cojinetes de ventiladores, una media de 3 años.
TÉCNICAS DE ANÁLISIS
Todas las máquinas tienen un número finito de modos de fallo. Si se tiene un conocimiento completo de los modos de fallo y de las dinámicas de una máquina específica, se pueden llegar a desarrollar las técnicas de vibración que aislarán el modo específico de fallo o causa raíz de cada problema de la máquina. A continuación, se presenta una comparación de diferentes técnicas de tendencia y análisis.
Datos en banda ancha
Los datos conseguidos usando una banda ancha están limitados a un valor que representa la energía total en vibración generada por la máquina en el punto de localización y en dirección opuesta al transductor. Muchos programas tienden a
comparar el valor registrado en un solo punto y desprecian los otros puntos de medición del eje común.
Un planteamiento más adecuado sería, en lugar de evaluar separadamente cada punto de medición, establecer una gráfica con el nivel de energía en cada punto de medición del eje común. En primer lugar, se trazan las medidas obtenidas en dirección vertical para determinar la forma del eje de la máquina. Si, por ejemplo, el gráfico indica que el extremo externo del eje motor está más desplazado que el resto del eje, esto limita el problema de la máquina a la parte posterior del motor. Basado estrictamente en el valor general, la causa probable podría ser la pérdida de apoyo del soporte trasero del motor. En segundo lugar, se traza la gráfica correspondiente a los desplazamientos horizontales. Si, por ejemplo, el gráfico indicara que el eje ha flexado entre los soportes de cojinetes, sin información adicional la forma del eje sugeriría una curvatura del eje entre cojinetes. Con este procedimiento, aunque no se haya podido identificar el modo absoluto de fallo, si que se ha podido aislar el problema en la sección de la máquina situada entre los soportes de los cojinetes.
Datos en banda estrecha
La adición de bandas estrechas que monitoricen componentes específicos de la
máquina o modos de fallo concretos
suministra más información sobre diagnósticos. Si añadimos la información obtenida en el apartado anterior, podríamos encontrar, por ejemplo, que los datos verticales están, principalmente, a la velocidad de giro real del eje común. Ello confirmaría que existe un problema de flexión del eje. Ningún otro componente de la máquina o modo de fallo contribuyen al problema. Por otro lado, suponiendo que se tratara de un ventilador, las mediciones horizontales podrían indicar, a su vez, que el paso de las palas, el fallo de cojinete y las bandas estrechas de desalineamiento son también importantes contribuyentes.
Como se ha visto anteriormente, los ventiladores son propicios a la inestabilidad aerodinámica. La indicación de paso de palas anormal puede sugerir que este fenómeno contribuye al problema de vibraciones. El dato adicional suministrado por las lecturas de banda estrecha ayudan a eliminar muchos de los posibles modos de fallo que pudieran afectar al ventilador. Sin embargo, no podríamos llegar a confirmar el problema específico.
Análisis de las causas raíces de fallos
Una inspección ocular del ventilador permitiría observar, por ejemplo, que la descarga fuese horizontal u opuesta a la posición del punto de medición. Comprobando los parámetros de proceso registrados coincidentes con las medidas de vibración, podría deducirse, por ejemplo, que el motor estaba en condiciones de parada o vacío y que la presión de descarga era anormalmente baja. Además, la inspección visual podría permitir
comprobar, por ejemplo, que el ventilador se asentaba sobre una plancha de corcho y no estaba atornillado al suelo y que el tubo de descarga no estaba aislado del ventilador y no había soportes de tubo en los primeros 7 primeros metros del recorrido del mismo. Con estos indicios en la mano podría concluirse que el ventilador estaba trabajando en condiciones de “vacío”, no generando presión, y, sin embargo, estaba inestable.
A la vista de estas circunstancias, esta parte del problema de máquina podría ser corregida reduciendo el registro (cerrando parcialmente) y forzando al ventilador a funcionar dentro de límites aerodinámicos aceptables. Después de corregido el registro, todas las lecturas horizontales anormales podrían caer dentro de los límites aceptables. Por lo que se refiere al problema vertical con el motor, la solución podría ser aislarlo de la instalación incorrecta.
A su vez, el peso de aproximadamente 7 metros de tubo de descarga comprimía la plancha de corcho bajo el ventilador y forzaba al extremo del motor a elevarse por encima
de su centro normal. En esta posición el motor se convertía en una viga flotante y resonaba de la misma forma que un diapasón. El problema se podría eliminar aislando el tubo de descarga del ventilador e instalando sus correspondientes soportes a lo largo de esos 7 metros.

Entradas relacionadas: