Los santos inocentes Miguel Delibes

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 5,7 KB

 

LOS SANTOS INOCENTES- EL ESPACIO Y EL TIEMPO

Miguel Delibes nace en 1920 en Valladolid. Fue catedrático de Derecho Mercantil y periodista. Muere en 2010 tras no llegar a superar un cáncer de colon. “Los santos inocentes” es publicada en 1981, tomando como punto de partida un cuento publicado en 1966: “La milana”, que se incorpora al primer capítulo.

Normalmente Delibes sitúa la mayoría de sus narraciones en Castilla pero el espacio en que sitúa “Los santos inocentes” resulta novedoso, ya que los cortijos no son carácterísticos de la regíón castellana. Se trata de un latifundio, propiedad extensa que pertenece a una sola persona. Se trataría de un cortijo situado cerca de la frontera con Portugal. Podría tratarse de alguna provincia limítrofe con Portugal (Salamanca, Cáceres, Badajoz, Huelva). Delibes prefiere no concretar el lugar de la acción, aunque es claro que sobrepasa los límites de Castilla; lo que desea más bien es dibujar la realidad del latifundio. Los elementos que conforman el paisaje del cortijo aparecen minuciosamente descritos con un léxico de gran precisión y profusión de detalles. El cortijo presenta dos zonas:

El espacio natural:

gran extensión de terreno. Es una tierra de labor, pero explotada caprichosamente. Una parte de ella se dedica a la agricultura, pero interesa poco a los señoritos, otra al pasto de ganado. El cortijo es, fundamentalmente, un gran escenario de caza para el disfrute de los señoritos y sus invitados. Delibes presta atención a tres elementos del paisaje: los accidentes del terreno, designados con gran precisión léxica, la flora, y la fauna, entre la que destaca la relación de aves de caza y las dos milanas; hay además caza mayor. Delibes habla de esta naturaleza con la precisión y riqueza de datos de quien conoce bien el terreno. Los inocentes se hallan integrados en él, disfrutan y sufren de la naturaleza; los señoritos y sus invitados abusan de su conformación y su fauna.

La zona de viviendas:

donde transcurre gran parte de la narración. Es una zona cerrada, protegida por una tapia y un portón. Hay una corrala o espacio abierto en que se reúnen los sirvientes para celebrar la llegada de la señora marquesa y está rodeada por las casas de pastores, guardas etc. En el interior se hallan los tres edificios principales: la casa Grande, vivienda de los propietarios del cortijo, la Casa de Arriba, donde viven el encargado, don Pedro, el Périto y doña Purita; y cerca de ellas, hay una pequeña Capilla, en la que el obispo celebra la misa.

Respecto a la importancia del espacio se puede destacar que:

  • El paisaje del cortijo tiene valor por sí mismo, transmite una fuerte impresión de realidad y se constituye en fuente de conocimiento de un modo de vida peculiar.
  • Es factor imprescindible para dotar a los episodios de cohesión.
  • Revela la estructura jerárquica del latifundio
  • Expresa una doble actitud del hombre ante la naturaleza. Los inocentes integrados en él, los señoritos lo degradan con sus abusos

En cuanto al tiempo histórico, no existe ninguna fecha explícita. En el segundo libro hay una referencia al Concilio, que bien podría ser el Concilio Vaticano II, Roma, 1962-1965. El uso del tractor en las laboras agrícolas apunta a la mecanización del campo, en los años iniciales de los 60. La masiva migración a las ciudades a la que se alude se produjo también en esta época. Se puede afirmar que la mayor parte de los acontecimientos del relato se sitúa en torno a los primeros años de la década de los 60.

Desde el punto de vista del tiempo narrativo destaca el uso subjetivo del tiempo:

  • La novela está estructurada en tres partes: las dos primeras presentan una configuración episódica y la tercera una configuración dramática.
  • Se emplean la repetición y la variación para la narración de sucesos.
  • Es una novela de personaje, y el autor no escatima recursos narrativos para completar el perfil humano de sus criaturas.

Teniendo en cuenta estos tres factores observamos que:

  • Los hechos solo se relatan de una forma temporal lineal en los libros quinto y sexto; en los cuatro primeros existe una ruptura consciente de la linealidad del relato y se mantiene un constante juego con el tiempo mediante la reiteración de sucesos, la aparición de anécdotas fugaces y retrocesos temporales. En estos primeros capítulos importa más el dibujo del personaje que los hechos.
  • La relación entre el número de sucesos y la extensión del discurso también varía entre unos libros y otros.
  • Un tiempo concreto, concentrado, de los acontecimientos más importantes (dos últimos libros), que se hace de una manera lineal, y en un tiempo reducido, lo que determina el rito rápido de la acción.
  • Un tiempo concreto en el que se ubican los episodios que rompen la rutina, y un tiempo habitual que expresa precisamente el vivir cotidiano de todos los habitantes del cortijo. El tiempo habitual aparece en los cuatro primeros libros. O de un tiempo puntual, con marcas de tiempo concretas: alusión a fechas concretas, referencia a estaciones o días o hechos señalados.
  •  Un tiempo de los personajes más relevantes: son los sucesos destacados de la vida de un personaje los que, en un momento dado, dictan el tratamiento temporal. La novela, aparte de contar los hechos memorables de la vida en el cortijo, también pretende hacer un recorrido por la vida de los personajes. Por ello, el autor usa caprichosamente del tiempo con tal de incluir aspectos que ilustren o justifiquen conductas presentes.

Entradas relacionadas: