Rubén Darío y la Generación del 98

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 5,17 KB

 

El Modernismo y la Generación del 98 son dos movimientos simultáneos que ocurren entre 1898-1914. Son antagónicos, el Modernismo intenta evadirse a través de lugares exóticos o épocas pasadas, en cambio, el noventayochismo aborda temas como España o los problemas existenciales. En ambos movimientos estuvieron los escritores más importantes de la época, aunque algunos evolucionaron desde el Modernismo hasta el noventayochismo, por ejemplo, Antonio Machado. Los escritores más destacados son: El introductor del Modernismo en España, el poeta nicaragüense Rubén Darío que  experimenta esta evolución pudiéndose observar en sus obras, es el caso de Azul y Prosas profanas, ambas de temática modernista escritas en 1888 y 1896 y Cantos de vida y esperanza de temática noventayochista escrita en 1905. En cuanto a la novela cabe destacar dos grandes autores: Unamuno y Baroja. Miguel de Unamuno fue un polemista que trató temas noventayochistas y existenciales con un estilo seco y directo, lleno de paradojas en sus llamadas nivolas, novelas con reflexión filosófica, por ejemplo, Niebla o San Manuel Bueno, mártir. Pío Baroja fue el gran novelista de la generación, de carácter aislado escribe principalmente novelas de aventura casi siempre agrupadas en trilogías. Tiene un estilo muy crítico con la sociedad de su tiempo, por ejemplo en obras como El árbol de la ciencia o La busca. Hay autores que fueron modernistas aunque sólo en sus primeras etapas como Juan Ramón Jiménez en la cual escribe poesía sensitiva, por ejemplo el libro de prosa poética Platero y yo o Antonio Machado que evoluciónó desde una primera etapa modernista, en la que se encuentra una de sus obras más importantes: Soledades, galerías y otros poemas, hasta su integración en la generación del 98 con Campos de Castilla.

,



Como he mencionado anteriormente estos dos movimientos tienen una temática antagónica. El Modernismo, surgido del parnasianismo y del simbolismo, busca la belleza escribiendo una poesía sensorial, que capta impresiones, en la que se considera más importante la forma que el contenido. Es un movimiento rebelde y busca la renovación de la poesía y el lenguaje a través de la abundancia de recursos estilísticos, el ritmo y la musicalidad de las palabras, con recursos como la onomatopeya o la aliteración, la innovación de las formas métricas utilizando versos dodecasílabos o eneasílabos o cambiando, por ejemplo, la estructura del soneto. Por último los temas más importantes son el desasosiego interior, el escritor no está cómodo en el mundo en el que vive, así que huye de él evadíéndose a épocas o lugares lejanos o realiza una introspección explorándose a sí mismo. También tratan el casticismo y el cosmopolitismo, ya que tienen un gusto por lo foráneo aunque paradójicamente también se inclinan hacia lo castizo.

En cuanto a la generación del 98, desengañados por la pérdida de las últimas colonias, proclaman la necesidad de una regeneración social, moral y cultural del país. Empiezan a reflexionar sobre España, intentando explicar que es ser español, y abordan los problemas existenciales como la verdad y la mentira, la religión o la muerte. Debido a que son temas que precisan una profunda reflexión triunfan el ensayo, en autores como Ángel Ganivet o Unamuno, con un estilo apasionado en su obra Por Tierras de España y Portugal y la novela, en los autores Unamuno y Baroja. También hubo una poesía representada sobretodo por Antonio Machado en la que trata temas como la muerte de su esposa Leonor o la situación de España. Hay que destacar también las Sonatas de Valle Inclán de carácter modernista

Entradas relacionadas: