Resumen manuel de falla

Enviado por Flew y clasificado en Música

Escrito el en español con un tamaño de 6,01 KB

Manuel de Falla

Compositor y pianista español (Cádiz 1876-Alta Gracia, Argentina, 1946).

También su padre era un apasionado de la música.

Falla prosiguió sus estudios con José Tragó, y algunos años más fue discípulo de F. Posteriormente, Falla se reveló como algunas composiciones pianísticas y otras para canto y piano, que alcanzaron cierta popularidad, entre ellas Tus ojillos negros. De esta obra solo fue interpretada: Los amores del Ines (1902). Esto le permitió a Falla, en 1905, el premio de la Academia de San Fernando de Bellas Artes, para una obra lírica; el texto era más bien deficiente considerado que había sido escrito por un libretista especializado en zarzuelas. También ese mismo año Falla fue galardonado en un concurso de interpretación pianística.

Falla aceptó un humilde puesto de pianista acompañante en una compañía de pantomimas, que realizaba gira por Suiza, Francia y Bélgica. París mostró un mayor interés que Madrid por la obra de Manuel de Falla. Debussy, Ravel y Dukas le acogieron en su círculo, tan pronto hubieron escuchado algunos retazos breves de La vida breve y sus cuatro piezas españolas nuevas para el piano. Falla alcanzó su mayor madurez como artista, logrando algunos de sus primeros grandes éxitos y escribiendo algunas de sus páginas musicales más significativas.

LasCuatro piezas españolas de Falla, se situaron inmediatamente, en pleno siglo XX, mientras que la Iberia era producto típicamente decimonónico.

Falla con la meticulosidad y lentitud en él característica, ya había empezado a escribir en 1911 una de sus mejores y más fascinante composiciones instrumentales y una impresionante sinfonía para piano y orquesta y que titulóNoches en los Jardines de España, dividida en tres partes: En el Generalife, Danza Lejana y En los Jardines de la Sierra de EspañaNoches en los Jardines de España fue la composición más inpresionalista de Falla, con la más rica en color, de movimiento y de todos aquellos otros elementos que se clasifican como “típicamente” españoles.

Al iniciarse la Primera Guerra Mundial, Falla regresó a Madrid. La gran pianista Pastora Imperio le invitó para que le escribiese un número musical para su espectáculo de variedades. La idea antusiastó a Falla y como consecuencia de sus largas conversaciones con la madre de la bailarina, Rosario la Mejorana surgió una auténtica obra maestra:El amor Brujo. Al año siguiente El Amor Brujo fue interpretado en su versión para orquesta sinfónica y, en aquel momento, se iniciaba su carrera triunfual por todo el mundo, tanto como ballet como obra de concierto. Sin embargo esta partitura estaba escrita para dos flautas, oboe, dos clarinetes, fagot, dos trompas, dos trompetas, timbales, cuerda, timbre, piano y campanas. La estilizazación musical la consigue, con una auténtica pureza en la escritura, rechazando de pleno todo halago fácilmente folklórico.

En aquellos años Diaghilev, propuso a Falla un ballet. Le faltó la colaboración de Diaghilev, que pasaba auténticos apuros de estilo económico; pero Falla consiguió con su labor, concibiendo dicha obra como una pantomima, con el capítulo de El Corregidor y La Molinera, para orquesta reducida, representada en Madrid el 7 de Abril de 1917. Esta obra sufrió unas transformaciones radicales, siendo representada el 22 de Julio de 1919 en Londres por Los Ballets rusos, con coreografía de Massine, telón, escenografía y trajes de Picasso y bajo la dirección musical de Ansermet. Se trata de unas de las obras más vivas de Falla, si bien no posee la explosiva personalidad de El Amor Brujo ni tampoco la transparencia cristalina de las siguientes composiciones.

Esta amistad conel poeta, que también era un músico competente, indujo a Falla a ocuparse con más profundidad del cante jondo. En 1922 organizó con Lorca un concurso de esta antigua arte musical popular. Estas experiencias recordaban muy de cerca a las experiencias de Ravel y Stravinski. El Retablo era una obra profundamente española

Durante este periodo creador, Falla tenía como símbolo el sonido sobrio, cristalino, pulido, rítmico del clave. Este instrumento se halla presente en la pequeña orquesta de El Retablo.

El éxito alcanzado por dichas canciones, fue demostrado por el hecho de que han sido traducidos a otros instrumentos, como: violín, el violonchelo, a parte de registrar las correspondientes orquestaciones.

Esta obra exigió tres años de trabajo encarnizado.

A partir de 1925, Falla empezó a sufrir grandes transtornos respiratorios y nerviosos, que le dejaban cada vez menos energías para el trabajo. Una interpretación de esta obra se realizó en Madrid, en 1961 y otra en la Scala de Milán el 18 de Junio de 1962 a parte de otra representación memorable en el Gran Teatro de Liceo, de Barcelona.

Esta ha sido, él gran mérito de Falla, al haber sabido incorporar a la música europea, esta música española, tan viva y tan real. Finalizada la guerra civil, Falla abandonó granada y embarcó hacia América del Sur. Vivió primero en Buenos Aires, pero su salud, cada vez más quebrantada, le obligó a un retiro casi absoluto, primero en la Sierra de Córdoba, y luego en Alta Gracia, donde falleció el 14 de Noviembre de 1946.

Una obra que fue gestada, soñada, pero nunca concluida en Granada, tuyo, al fin los marcos idóneos para relizar la obra soñada de Falla.

Un mérito indiscutible para Falla. En La Atlántida


Entradas relacionadas: