Resumen del libro los santos inocentes de Miguel Delibes

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 42,12 KB

 

La novela de posguerra: Las novelas inaugurales de los años 40 (Cela, Laforet, Delibes)


Después de la Guerra Civil la vida literaria española tiene grandes dificultades: muchos escritores han muerto (Unamuno, Valle-Inclán) y los demás están exiliados El contacto con la literatura extranjera se pierde y la censura hace que pierda sentido otra de las tendencias novelísticas anteriores a la Guerra: la novela deshumanizada y vanguardista.

LA NOVELA EXISTENCIAL DE LOS AÑOS 40 Y 50


El existencialismo es un movimiento filosófico europeo que se desarrolla en el periodo de entreguerras, y después de la Segunda Guerra Mundial. Sus máximos representantes son Heidegger en Alemania; Sartre en Francia...La novela española busca un nuevo camino, y ese hecho explica que encontremos múltiples tendencias novelísticas:la novela triunfalista, que defiende las nuevas circunstancias políticas del país la  novela psicológica, basada en el análisis del carácter y comportamiento de los personajes.  la  novela  poética, donde lo fundamental  no era la historia narrada, sino el trabajo técnico y formal sobre la palabra; la  novela simbólica donde encontraremos novelas en las que los personajes funcionan como símbolos de ideas o conflictos como en algunas novelas de Unamuno.Y finalmente, la novela existencial, que se inicia con la novela Nada de Carmen Laforet Estas novelas reflejarán el tema de la angustia existencial y la frustración de las vidas cotidianas.En conjunto no puede hablarse de una novela social.
Temáticamente, las novelas de este período girarán en torno a la amargura de  las  vidas cotidianas, la  soledad,  la  inadaptación, la  muerte y  la frustración. Pero en ninguna de estas novelas encontraremos una crítica o denuncia directa. Para eso habrá que esperar a los años cincuenta.En general, hay una gran desorientación cultural. Se rompe con la tradición inmediata La carácterística más importante de estas novelas es el reflejo amargo de la vida cotidiana. Los temas son: la soledad, la inadaptación, la muerte, la frustración, el sentimiento de angustia, propio del existencialismo. Abundan los personajes marginados, angustiados, desorientados. En cuanto a la técnica y el lenguaje, las novedades son escasas, los autores siguen las formas tradicionales: narración cronológica lineal y narrador en tercera persona. Ausencia de saltos temporales. Estas novelas se caracterizan por su sencillez. La familia de Pascual Duarte de Camilo José de Celase trata de una producción que hoy se considera como una manifestación de incalculable valor histórico y documental, pues sorprende el hecho de que durante aquellos años tan complicados, se pudiera editar una novela que no se limitara a cantar las excelencias de los vencedores de la contienda civil, sino que, por el contrario, narrara con toda crudeza y crueldad la historia de un hombre de extracción miserable que es condenado a muerte El protagonista, Pascual Duarte, es un personaje que nace y vive condicionado por la miseria social y espiritual de la que no puede sustraerse Cela posee una visión negativa de la vida: los personajes de su novela son seres llenos de taras físicas y morales que viven en un mundo hostil e inhumano Nada, de Carmen Laforet novela que ha sido considerada como precursora del Realismo social de los años 50. Andrea, la protagonista, llega a Barcelona, ciudad a la que viaja para cursar sus estudios universitarios. Instalada en casa de unos parientes, Andrea  pretende  escapar  de  ese  ambiente  familiar  y  se  refugia  en  el  mundo universitario. ,  la  atmósfera  también se  hace irrespirable. La vida transcurre bajo el asfixiante ambiente de la Guerra Civil, reflejado en  un  mundo  de  miseria  moral  y  material.  Los  caracteres  están  magistralmente dibujados y, en general, la obra está llena de amenidad e intriga. Durante la lectura de esta novela, se hace costoso cerrar el libro

Se trata de un texto periodístico ya que l tema es actual y el autor utiliza la subjetividad. Dentro de los textos periodísticos, es un articulo de opinión. Este texto es subjetivo ya que …. Destacan la función referencial ya que es un texto publicado en un periódico, la función expresiva ya que a través de ella el autor realiza la critica, la función apelativa con la que implica al lector  (…) y la función poética que nombrare mas tarde. La estructura del texto es expositiva-argumentativa, aunque tiene mayor carácter la argumentación. La tesis …. El autor se ayuda de metáforas, ejemplificaciones, argumentos de autoridad, saber general(….)En cuanto al nivel fónico, oraciones (enunciativas…) En el nivel morfosintáctico, debemos destacar los verbos (tiempos, perífrasis-subjetividad), tipos de oraciones (coordinadas…), personas (1,3,impersonal…), plural de modestia, adjetivos valorativos. En el nivel léxico-semántico, es relevante destacar el nivel (estándar…) del texto, ironía,extranjerismos, lenguaje connnotativo/denot (subjetivo)En la coherencia, encontramos (repetición léxica, semántica, anáforas, elipsis, deixis, conectores) En cuanto a la volutad de estilo, encontramos (metáforas, hipérboles, personificación). Conclusión

LA NOVELA SOCIAL (1950-1960)


Los seguidores de la novela social y política defendían que un escritor no puede ser indiferente a los conflictos ni a la lucha social; por, tanto, se debe unir la "vanguardia artística" y la "avanzada política”. EL Realismo SOCIAL En la década de los cincuenta la censura se relaja y esto permite la aparición de novelas en las que la denuncia de la pobreza, la persecución y la injusticia son los temas predominantes. La misión que debe tener el escritor es hacerse eco de las luchas sociales y tomar partido ante ellas; no sólo debe reflejar la realidad, sino explicarla y desear transformarla. Cabe destacar a Alfonso Sastre presentan rasgos comunes:· Solidaridad con los humildes y oprimidos.· Inconformismo social y deseo de cambios sociales.Compromiso ante la injusticia social, por lo que debe denunciar los hechos.Dentro del Realismo social hay dos vertientes:el objetivismo: testimonio  escueto, sin aparente  intervención del autor, que consiste en limitarse a registrar la pura conducta externa de individuos o grupos y a recoger sus palabras, sin comentarios ni interpretaciones. Se produce un desplazamiento de lo individual a lo colectivo. Los temas principales son:·  La dura vida del campo: El mundo del trabajo: Las clases trabajadoras: Entre las novelas de tema urbano, algunas abordan un largo panorama (como La colmena). En el extremo opuesto se encuentran las novelas de la burguésía. · Tema muy frecuente es la Guerra Civil: las novelas presentan los lamentables efectos de la contienda sobre niños y adolescentes TÉCNICAS Y ESTILO Sólo se pide a las formas que sean transparentes, que lo escrito se entienda, sin que los recursos estéticos enturbien el contenido. El lenguaje, por tanto, tendrá que ser desnudo, directo y sencillo. El contenido es más importante que la forma. La estructura del relato suele ser aparentemente sencilla, se prefiere la narración lineal. Reducción espacial y temporal de las obras Se prefiere el personaje colectivo y el personaje representativo o síntesis de una clase social o grupo. Se rechaza la novela psicológica Los diálogos son abundantes y gracias a ellos conocemos a los personajes y también su manera de hablar, ya que recogen el habla viva de campesinos, obreros, burgueses. LA COLMENA De Cela, se compone de seis capítulos y un “Final” (o epílogo). Los cinco primeros capítulos son de dimensiones muy semejantes y el Final, más breve. Cada capítulo  está  integrado por una serie  de  secuencias separadas por un espacio en blanco y de longitud variable.  Cada secuencia se centra en general en un personaje y varias secuencias transcurren en un mismo momento La colmena se presenta como una serie de cuentos que se presentan imbricados unos con otros, gracias un hábil montaje La  novela  responde  al  modelo  de  novela  abierta,  sin  argumento  claro  y, también, sin desenlace La actitud del autor frente a su materia es punto importante de la técnica novelística. El autor “omnisciente” de la novela tradicional se opone al “autor oculto”, acorde con un enfoque objetivista rasgos humorísticos o lúdicos, o el abierto sarcasmo y aspereza con que desnuda a ciertos personajes o bien, la dolorida ternura con que trata a otros Las  notas  comunes  al  mundo  de  La  colmena serían  la  insolidaridad  y  la impotencia La obra posee un amplio alcance existencial, cuya raíz estaría en la desesperanza del autor Los personajes son criaturas zarandeadas por la vida, En conclusión, La colmena estaría en el gozne entre lo existencial y lo social, pero como obra claramente precursora de la novela social de los años 50. EL JARAMA de Rafael Sánchez Ferlosioes el máximo exponente del objetivismo, aunque incorpora en los escasos  momentos  en  que  el  narrador  toma  la  voz,  una  perfecta  combinación de prosaísmo y lirismo  cuyos cauces expresivos son, respectivamente, el diálogo  y la descripción. La acción es escasa e irrelevante Es una novela antinovelesca en la que domina el diálogo sobre la intriga, con una anécdota mínima y sin protagonistas, pues los personajes, como se ha comentado, se juntan en grupos Se trata de captar de forma fragmentaria las pequeñas incidencias de un día cualquiera de unos personajes normales y corrientes Técnicamente destaca la simultaneidad en la presentación de escenas, y los personajes exponen en sus diálogos su falta de ilusiones,

LA NOVELA ESPAÑOLA DE LOS AÑOS 60


A partir de 1960 los autores españoles buscan nuevas fórmulas Las causas de ese cambio pueden deberse a:a) Cansancio del Realismo Social dominante porque simplifica la realidad en “buenos y malos” y tiene excesivo peso político y pobreza técnica y artística. B) La publicación en 1962 de Tiempo de Silencio de Luis Martín Santos demostró que se podía hacer una novela crítica y, a la vez, técnicamente innovadora. C) El conocimiento de la nueva novela hispanoamericana los novelistas españoles abrirán sus ojos a los autores y tendencias que desde principios del Siglo XX Por otra parte, la Generación Perdida norteamericana,   nos ofrecen en sus novelas una visión negativa y desengañada de la vida en EE.UUPor otra parte, la novela española de los autores del 98 y del Novecentismo,  ya habían reaccionado contra el Realismo y Naturalismo. Entre las principales novedades de esta novela: Frente al autor omnisciente se prefiere su desaparición, es decir, que se limite a presentar sin comentar. · Los sucesos se pueden narrar desde dos puntos de vista: único, si se enfoca la historia desde un solo personaje; múltiple, si se hace desde diversos personajesEl argumento queda muchas veces en un segundo plano y será la anécdota, ya realista, ya simbólica, etc., la que ocupará el lugar más importante. · La estructura externa se modifica: el capítulo desaparece y da paso a la secuencia. También  lo  hace  la  estructura  interna  las técnicas más importantes son: el contrapunto y la caleidoscópica la forma de estar estructurado el tiempo; destaca el desorden cronológico Ausencia de desenlace, lo que se denomina novela abierta.  El protagonista de la novela está en conflicto con su entorno y consigo mismo La novela  combina con la máxima libertad las tres personas narrativas En cuanto a la estilística, la renovación es muy importante: desaparecen las fronteras entre prosa y verso. Destacan Delibes, max aub, cela… TIEMPO DE SILENCIO de Luis Martín Santos se la considera como la obra inaugural de las nuevas corrientes. Pedro,  el  protagonista  de  Tiempo  de  silencio,  no  es  un  rebelde;  acepta indiferente los hechos injustos en que se ve envuelto y quizá en esa aceptación hay un desafío, un enfrentamiento valeroso y apasionado en el que subyace el estoicismo ancestral tan arraigado en el alma española En la novela hay digresiones sobre Cervantes y Ortega y Gasset En general a lo largo de la novela hay  una  mirada  profunda  de  la  vida  cultural  española abandona el Realismo objetivista de la etapa anterior y vuelve al monólogo interior, y este subjetivismo pone el foco en el hombre como individuo, no como el héroe tradicional idealizado, sino como antihéroe, y en nuestro caso como víctima. La función principal de estos monólogos es la de caracterizar a los personajes, penetrar en sus problemas, en sus contradicciones y frustraciones Otro aspecto de tener en cuenta es la superación de la dialéctica maniquea, con sus personajes buenos y malos, que resultaba falsa e irreal En más de una página destaca la picardía de los pobres, sus vicios y sus defectos y también los vicios de los ricos burgueses. En la novela se hace un uso peculiar de la lengua y se crean expresiones propias, bien formando nuevos derivados de otras palabras o castellanizando voces extranjeras La novela aparece dividida en sesenta y tres secuencias narrativas, separadas por un espacio en blanco, que corresponden a los cambios de foco o de escenario en la narración en la que predomina la tercera persona. El autor se burla o se compadece de los personajes y de paso nos da sus propias ideas y opiniones. Es una Obra pesimista, sombría, cargada de reflexiones profundas, llena de amarga verdad, que enfrenta al hombre con sus limitaciones, quizá para aguijarle en la búsqueda de un mundo mejor. Juan GOYTISOLO destacan netre sus obras juego de manos, duelo en el paraíso, la resaca, la isla…En 1966 da un brusco giro con una novela espléndida, una de sus más potentes creaciones:  Señas  de  identidad  un impresionante y desgarrador buceo en su vida y en las relaciones con su país; impregnada de un amor amargo, esta novela acude a técnicas novísimas manejadas con virtuosismo, y está escrita en un estilo rico, deslumbrante. Esta novela es la primera de   una   trilogía   que   alcanza   su   máxima   expresión Juan MARSE Comienza su trayectoria con novelas que se sitúan en la estela de un Realismo social   y crítico, aunque con algún elemento nuevo: Encerrados con un solo juguete y La otra cara de la luna En 1966  publica  Últimas tardes con  Teresa,  recibida  con  asombro.  Por  su contenido, sigue siendo una obra de denuncia social. Hay en ella una sátira feroz del señoritismo y de la inautenticidad, con una visión dialéctica de las clases  sociales. Pero  el enfoque es ahora de una  mayor complejidad,  lejos  ya del maniqueísmo  al  uso  en  la  novela  social  anterior. En 1973 aparece Si te dicen que caí, que significa la plena madurez de Marsé en el manejo de las nuevas formas narrativas La intrincada mezcla de lo real y lo imaginario, la fecunda inventiva y riqueza verbal, hacen de esta obra una de las más interesantes de los últimos años

Miguel Delibes


Hijo de un catedrático de la Escuela de Comercio de Valladolid, nacíó en esta ciudad en 1920En 1946 se casó con Ángeles de Castro, quien años más tarde se convertiría en el personaje de Señora de rojo sobre fondo gris (1991). En 1947 escribe su primera novela, con la que consigue al año siguiente el Premio Nadal. Se trata de La sombra del ciprés es alargada. A partir de ese momento, se dedica de lleno a la literatura. Desde 1950 dirige en su periódico una sección de crítica literaria titulada Los libros. En 1953 es subdirector de El Norte de Castilla. Pasa a ser director interino en 1958 y dos años más tarde se le nombra director. Es una etapa brillante para el periódico, pero hay continuos  conflictos  con  la  dirección  general de  prensa.  En  1963,    Delibes  se  aparta voluntariamente del cargo, pero sigue perteneciendo al consejo de redacción. En cierta medida permanece al frente hasta 1966.Los años cincuenta y sesenta están marcados por una intensa actividad. Obtiene varios premios con las novelas. La muerte de su mujer en 1974 supone para él un durísimo golpe. En los últimos años la biografía de Delibes sigue estando jalonada por la sucesión de títulos que publica y también por los homenajes y galardones a que es acreedor Es nombrado hijo predilecto de suciudad natal y doctor  honoris causa. Padecíó  un  cáncer  de  colon, lo que detuvo prácticamente por completo su carrera literaria, muriendo en 2010.
LA Visión CRITICA DE LA REALIDAD el conjunto de la narrativa de Delibes es expresión de su modo de ser en el mundo: un equilibrado cristianismo nada dogmático, un  credo  humano  —diríamos  casi  utópico—  situado  en  el  fiel  entre  individuo  y sociedad, entre naturaleza y civilización, entre justicia y libertad, entre razón y sentimiento. Toda su obra reposa en un compromiso ético insoslayable. Rechaza los planteamientos de una estructura social que, objetivamente observada, le parece injusta. Su más abominable lacra son las diferencias que hay entre pobres y ricos, y eso es lo que intenta hacernos ver en sus obras. Su denuncia se dirige, no contra la técnica en sí, sino contra una sociedad que la valora por encima de las personas. El objetivo que hay que perseguir no estriba en renunciar al progreso, Ligado a esta cuestión se halla uno de los principales rasgos distintivos de Delibes: su apego al mundo natural. La presencia del campo  y de los medios rurales es una constante. En todo momento opta por el contacto directo con la naturaleza y le dedica un apasionado canto de alabanza. Esta naturaleza aparece ligada al vivir cotidiano del hombre; individuo y paisaje se funden en armónica unidad. El tema central es el hombre en sociedad y las relaciones de este con el entorno. Su objetivo ultimo es criticar aquello que puede ser mejorado. De esa necesidad de denuncia deriva su visión crítica de la realidad, la cual se proyecta, pues,  sobre tres ejes: la crítica social, la crítica política   y la ecológica o lo que él considera   incapacidad del hombre de vivir en consonancia con la naturaleza.

EL ESPACIO RURAL Y OTROS ESPACIOS

Se preocupa sobre todo por su Castilla natal, en la que se siente enraizado como un árbol. Le duele el abandono de su tierra, la pobreza de sus gentes, y lo denuncia en sus  escritos  para  intentar  modificar  esa  r ealidad. Su  predilección  por  el  mundo  rural  no  le  impide acercarse al ámbito de la ciudad, que es su otra gran fuente de inspiración. Delibes ha trazado magníficas crónicas urbanas, en las que se reflejan puntualmente el discurrir de la vida cotidiana y las  costumbres. En ese entorno encuentra una riquísima materia novelable: la burguésía provinciana, contra la que dirige críticas cada vez más aceradas. Adquieren especial intensidad la obsesión de la muerte, de raíces autobiográficas, que tiene su máxima expresión en La sombra del ciprés es alargada. Se le considera un escritor pesimista. Incluso una novela tan sombría como la que acabamos de citar deja a la postre una puerta abierta. Ese pesimismo existencial se hace extensivo al orden politicosocial. A Delibes le preocupa la semilla de discordia que anida en nuestra sociedad. Las huellas de la guerra se hallan presentes en muchas de sus novelas, de principio a fin de su trayectoria

Se trata de un texto periodístico ya que l tema es actual y el autor utiliza la subjetividad. Dentro de los textos periodísticos, es un articulo de opinión. Este texto es subjetivo ya que …. Destacan la función referencial ya que es un texto publicado en un periódico, la función expresiva ya que a través de ella el autor realiza la critica, la función apelativa con la que implica al lector  (…) y la función poética que nombrare mas tarde. La estructura del texto es expositiva-argumentativa, aunque tiene mayor carácter la argumentación. La tesis …. El autor se ayuda de metáforas, ejemplificaciones, argumentos de autoridad, saber general(….)En cuanto al nivel fónico, oraciones (enunciativas…) En el nivel morfosintáctico, debemos destacar los verbos (tiempos, perífrasis-subjetividad), tipos de oraciones (coordinadas…), personas (1,3,impersonal…), plural de modestia, adjetivos valorativos. En el nivel léxico-semántico, es relevante destacar el nivel (estándar…) del texto, ironía,extranjerismos, lenguaje connnotativo/denot (subjetivo)En la coherencia, encontramos (repetición léxica, semántica, anáforas, elipsis, deixis, conectores) En cuanto a la volutad de estilo, encontramos (metáforas, hipérboles, personificación). Conclusión



ESTILO Y LENGUA


Hablamos de una novela tradicional. Se  basa  en  un  frontal  rechazo  de  la  innovación  por  la  innovación  y  en  un pronunciamiento abierto a favor del relato que refiere una historia. Concede particular  importancia  a la capacidad de ahondar en el alma humana para descubrir sus pasiones. La  clave  de  su  originalidad  narrativa  estriba  en  «la nove lización del punto de vista», es decir, «la recreación desde dentro, del sistema de valores y creencias de los personajes». Son las suyas novelas de personaje y busca continuamente nuevas fórmulas para mostrarnos la perspectiva de sus criaturas. No concibe la novela como resultado de una compleja elaboración intelectual, sino más bien como una creación esencialmente intuitiva, fruto de la observación de la realidad y de una personal visión del mundo. Delibes parte de la idea de que el lenguaje ha de ser por encima de todo un instrumento de comunicación. En la mayor parte de sus obras mantiene un estilo diáfano, eso no significa que su prosa sea descuidada; todo lo contrario: es fruto de una depurada elaboración, incluso cuando parece más sencilla. Absorbido   por   los   conflictos existenciales, no se  esfuerza demasiado en adaptar el habla de los personajes a sus circunstancias sociales. Sea cual sea el nivel lingüístico en que se sitúa, hace gala de un léxico rico, preciso y variado. Incluso se ha dicho que sus novelas rurales revelan un cierto preciosismo porque, en su afán de fidelidad, acumulan vocablos poco familiares para el lector urbano.  Ciertamente, abundan las palabras que aluden a realidades de la vida del campo.

TRAYECTORIA NARRATIVA

Delibes cuenta con una obra narrativa amplia, continuada, que se inicia, en 1947 con La sombra del ciprés es alargada y termina en 1999 con El  hereje. Su obra se divide en varias etapas. Una época inicial guiada por un fuerte subjetivismo y caracterizada formalmente por la abundancia de descripciones y por una concepción tradicional de la trama novelesca (estilo realista). A esta etapa inicial se suelen adscribir La sombra del ciprés es alargada , Aún es de día  y Mi idolatrado hijo Sisí. La siguiente etapa se abre paradójicamente con las obras: el camino, diario de un cazador y diario de un emigrante. En ellas están presentes temas muy queridos para Delibes: la defensa del campo, las actitudes ecologistas  la afición a  la caza.  Se produce una depuración del  lenguaje matizado  de  tonos  pop ulares,  que  sirve  de  base  a  una  narración  sencilla,  de  gran penetración humana. Durante toda esta etapa, su actitud crítica no pasa de un dolido humanitarismo, de una simpatía cordial con los desfavorecidos o con los marginados del campo. La tercera y última etapa arranca con Cinco horas con Mario Dos   rasgos   notables   lo   distingue n   de   los   anteriores   una  mayor   conciencia desarrollando  temas  como  la  deshumanización  del  hombre  contemporáneo,  y  un notable interés por las vivencias íntimas y las experiencias personales del escritor.El criticismo de Cinco horas con Mario es el anuncio del ensañamiento contra el absurdo de la sociedad capitalista de Parábola para un náufrago (1969), parodia del hombre moderno El príncipe destronado recupera el protagonismo infantil y en ella, desde la óptica de un niño, presenta una visión crítica del mundo de los adultos. Destacan entre sus obras La guerra de nuestros antepasados y El disputado voto del señor Cayo Los santos inocentes (1981). En ella pone en contacto dos mundos: el de la humilde gente que trabaja en las posesiones rurales terratenientes y el de las antiguas familias terratenientes que los emplean. La obra se inserta en la tradición del drama rural, pero lo remoza en varios sentidos.La producción novelesca de Delibes continúa con Diario de un jubilado (1995) Su última novela, la única novela de carácter histórico de Delibes, es, a su vez, una de sus mejores obras: El hereje, novela estructurada sobre la historia del Valladolid del Siglo XVI, de la que nos va presentando los cambios económicos, sociales, urbanos, de costumbres, etc., Pero  El  hereje  es sobre todo  una indagación sobre  las relaciones humanas en todos sus aspectos. Es la historia de unos hombres y mujeres en lucha consigo mismos y con el mundo que les ha tocado vivir. El quehacer literario de Delibes no se circunscribe solo a su producción novelesca,  aunque  esta  constit uye  la  parte  más  abundante  de  su  obra. Destacan también sus libros de viajes, sus libros de la caza y sus ensayos.      

////

     Se trata de un texto periodístico ya que l tema es actual y el autor utiliza la subjetividad. Dentro de los textos periodísticos, es un articulo de opinión. Este texto es subjetivo ya que …. Destacan la función referencial ya que es un texto publicado en un periódico, la función expresiva ya que a través de ella el autor realiza la critica, la función apelativa con la que implica al lector  (…) y la función poética que nombrare mas tarde. La estructura del texto es expositiva-argumentativa, aunque tiene mayor carácter la argumentación. La tesis …. El autor se ayuda de metáforas, ejemplificaciones, argumentos de autoridad, saber general(….)En cuanto al nivel fónico, oraciones (enunciativas…) En el nivel morfosintáctico, debemos destacar los verbos (tiempos, perífrasis-subjetividad), tipos de oraciones (coordinadas…), personas (1,3,impersonal…), plural de modestia, adjetivos valorativos. En el nivel léxico-semántico, es relevante destacar el nivel (estándar…) del texto, ironía,extranjerismos, lenguaje connnotativo/denot (subjetivo)En la coherencia, encontramos (repetición léxica, semántica, anáforas, elipsis, deixis, conectores) En cuanto a la volutad de estilo, encontramos (metáforas, hipérboles, personificación). Conclusión


LOS SANTOS INOCENTES


Los santos inocentes (1981) toma como punto de partida o al menos aprovecha un cuento publicado en 1966, La milana, que se incorpora al primer capítulo. Es una novela   extraordinariamente   dura   y  descarnada,   y  entrañable,   a   la   vez,   en  su aproximación al sufrimiento de los desvalidos. Saca a la luz las terribles condiciones de vida de unos campesinos extremeños sometidos a un régimen semifeudal al servicio de los terratenientes. Nos encontramos con la más palpable muestra de la acentuación de la conciencia crítica de Miguel Delibes.

LA DENUNCIA SOCIAL

El título de Los santos inocentes contiene una clara alusión evangélica Nos remite a la matanza de todos los niños menores de dos años ordenada por Herodes Los santos inocentes son aquí Azarías y los suyos que, en lugar de ser asesinados por la espada, son muertos cada día mediante la degradación a que sus opresores los someten. La  novela es,  por  lo  tanto,  desde el mismo  título,  un acto  de justicia, el autor canoniza a Azarias y los suyos como santos. El final de la novela es, después que Azarías ha tenido que  hacerse justicia por su mano, la última imagen que nos queda de él lo muestra mirando “al cielo, a la nada…”, No hay ninguna trascendencia ni significación posible. En su desamparo sin atenuantes, el inocente ha tenido que volverse “culpable”, el mártir ha tenido que sacrificar a quien lo privó de su sentido y del ser que oscuramente había depositado en el ave. Esta breve novela presenta una intención marcadamente social, aunque salpicada de descripciones llenas de lirismo y emoción. Los elementos líricos no constituyen, sin embargo, una burbuja que aísle los sentimientos y los ponga a salvo de las agresiones de la vida campesina. La lealtad sin límites y la obediencia ciega de los trabajadores de la finca en que se desarrolla la historia contrastan con la arrogancia, la chulería y el egoísmo del señorito. La finalidad de Los santos inocentes es denunciar los abusos de los caciques frente a los humildes campesinos. Delibes enfrenta dos mundos antagónicos, el del orden natural, asociado con la vida rural, y el del caos y la necedad incomprensiva, asociado con la cultura urbana, de la que son portadores los personajes elevados. Por un lado, en Iván se da la crueldad, el egoísmo y la inconsciencia en grado sumo, mientras que el primitivismo, la marginación y la debilidad se centran en Azarías. Es una novela del Realismo social con intención estética. Delibes nunca pretendíó con esta novela situarse en la posición de quienes defendían activismo partidista alguno ni de instar al levantamiento de grupos o clases sociales. El relato trata de la “rebelión del inocente”. Este inocente, Azarías, se prese nta ante el lector como no culpable. Delibes nos cuenta es un pedazo de vida de un hombre desgraciado. Y entonces la única manera de ser realista es introducirnos en ese mundo poblado por seres inocentes y hacérnoslo vivir desde su interior. El libro se convierte en la denuncia moral de una situación que subleva tanto a una conciencia cristiana como a un militante marxista. A pesar de que no hay política en la novela, sí se hace una leve alusión a la situación de la España de la Guerra Civil. Esta alusión viene reflejada en el personaje Ireneo, hermano de Azarías y Régula ESTILO
La novela Los santos inocentes contiene una serie de rasgos que la configuran como un relato de evidente renovación formal aunque  la  originalidad  de  su  presentación lingüística  no  impide  una  lectura  amena. Ha sido reconocida como una obra de emocionante fuerza dramática e intenso lirismo. Es tensa, dinámica, su lectura no deja indiferente al lector. Delibes se ve obligado a acentuar los contrastes para que quede clara la voz de la denuncia, por  encima  de  toda  adscripción  ideológica. En otras ocasiones, el discurso se torna culto y comienza a discurrir por los cauces de una elegancia envidiable, recreándose en sonoridades llenas de expresividad evocadora y original. Es entonces cuando la frase se dilata y la descripción se remansa en estampas bellas. Cuando se trata de hacer incursiones en el mundo de la naturaleza y de la caza, el autor se deja llevar por el entusiasmo y despliega todo su arsenal de conocimientos léxicos. La voz de Delibes es como la voz de uno de los personajes de la novela, llena de registros populares y, por tanto, de oralidad. La voz que cuenta no es sólo la de un gañán de cortijo, sino la de un narrador poético, con una plena sabiduría de la vida rural y un soberbio talento para elegir las palabras a un tiempo más precisas y más evocadoras mediante el que Delibes logra que el lector pase sin transición y sin sentir de un giro coloquial a un sintagma propio de un registro literario

LOS PERSONAJES


Esta obra puede ser considerada una novela de personajes: el resultado es la confrontación entre pasiones y modos de vida extraordinariamente dibujados. La acción  transcurre en un cortijo señorial Los señores viven muy bien, pues para ellos el cortijo es una finca de recreo a la que vienen invitadas gentes influyentes y poderosas. Los campesinos son extremadamente pobres, viven en condiciones lamentables y subsisten gracias a un trabajo agotador. El numero de personajes es considerablemente elevado, pero se puede establecer tres grupos atendiendo a la importancia de la intriga: Personajes de primer plano, Azarias, Paco, el Bajo y el señorito Iván.  Los personajes de segundo plano, cuya importancia en el desarrollo de la intriga es menor, pero son indispensables para ampliar el sistema de relaciones y oposiciones que se establece en la novela. Integran este grupo: la familia de Paco, el Bajo, la familia del señorito Iván y los encargados del cortijo. Los personajes de tercer plano, cuya presencia es indispensable para entender la complejidad temática y social de la novela. En este grupo se hallan el resto de los sirvientes, el señorito de La Jara y los invitados de los dueño. Según la naturaleza de los personajes, se puede hablar de dos  grupos de personajes: personajes sencillos y personajes vanos. Los primeros son   personajes  en   estado   de   pureza,   no   contaminados   por   las   costumbres deshumanizadoras de la civilización moderna También les caracteriza su autenticidad Suelen ser desheredados de la fortuna Padecen miseria a causa de situaciones de las que no son culpables Pero su estrecha relación con el medio les ha dotado de una especial sabiduría que no tienen las personas desarraigadas del medio. Los personajes vanos Suelen ser socialmente acomodados, son  modelo   de  comportamiento  inauténtico,   frecuentemente   marcado   por  la competencia, el consumo y el desarraigo. A ello  añaden otras carácterísticas negativas: egoísmo,  muy  preocupados por su propio bienestar, mezquindad… La obra  tiene una clara intención social. La estructura latifundista establece una enorme distancia jerárquica entre unos personajes y otros. Los personajes vanos se convierten en opresores y los sencillos en oprimidos. No hay presentación previa de los personajes en el relato: irrumpen bruscamente en el escenario de los hechos como si desde siempre formaran parte de los mismos.  Azarías es el personaje mas entrañable, ingenuo y natural, va y viene a su antojo por el cortijo. Su afán es cuidar sus pájaros, domesticarlos y acariciarles el entrecejo. Mantiene diálogos  instintivos y elementales con las milanas. Azarías  es un  inocente,  un  pobre  infeliz  cuyos  movimientos  y  afectos inspiran la ternura de lector. Viene a ser el protagonista de la novela. No tiene malicia y su  comportamiento es tan natural. . Sus sentimientos son tan elementales como los de las aves que domestica. Las palabras usadas por Azarías son comprensibles, pero la forma de enunciarlas y lo que connotan son extrañas y desconocidas para los demás. Azarías se expresa como un extranjero dentro de su propia lengua, lo que hace su estilo incomprensible para los otros. Paco, el Bajo, denuncia  ante  los  atropellos  del  cacique  abusón.  Es  el personaje más humillado y, al mismo tiempo, de los más admirados por el señorito Iván. Y ello, porque éste lo obliga a comportarse como si fuera un perro eficaz e imprescindible en las batidas de caza. Se  trata  de  un  personaje  bondadoso  y entrañable. Los dos accidentes sucesivos que sufre son el desencadenante de la tragedia final. El señorito Iván, de quien el autor no tiene una opinión muy positiva, a juzgar por el papel que le hace desempañar: caprichoso, arbitrario y egoísta. Representa el vértice de la escala jerárquica en el cortijo. La crueldad  y  el  egoísmo  del  primero  pueden  parecer  extremos  hasta  lo  inverosímil. Lo fundamental para Delibes es reflejar que existe una oposición opresores/oprimidos. La Regula es la mujer de Paco el bajo. Trabajadora infatigable, viene a ser la representación de la conciencia social de su familia. Quiere que su hija Nieves vaya a la escuela, se atreve a reconvenir tímidamente al cacique, aconseja a sus hijos (“tú, oír, ver y callar ”) y se ocupa de la una familia en la que dos de sus miembros, la Niña Chica y Azarías, requieren una dedicación especial Trabaja como un animal, ya que de tanto hacerlo, tiene “el pulgar achatado, plano, sin huellas dactilares”.

Se trata de un texto periodístico ya que l tema es actual y el autor utiliza la subjetividad. Dentro de los textos periodísticos, es un articulo de opinión. Este texto es subjetivo ya que …. Destacan la función referencial ya que es un texto publicado en un periódico, la función expresiva ya que a través de ella el autor realiza la critica, la función apelativa con la que implica al lector  (…) y la función poética que nombrare mas tarde. La estructura del texto es expositiva-argumentativa, aunque tiene mayor carácter la argumentación. La tesis …. El autor se ayuda de metáforas, ejemplificaciones, argumentos de autoridad, saber general(….)En cuanto al nivel fónico, oraciones (enunciativas…) En el nivel morfosintáctico, debemos destacar los verbos (tiempos, perífrasis-subjetividad), tipos de oraciones (coordinadas…), personas (1,3,impersonal…), plural de modestia, adjetivos valorativos. En el nivel léxico-semántico, es relevante destacar el nivel (estándar…) del texto, ironía,extranjerismos, lenguaje connnotativo/denot (subjetivo)En la coherencia, encontramos (repetición léxica, semántica, anáforas, elipsis, deixis, conectores) En cuanto a la volutad de estilo, encontramos (metáforas, hipérboles, personificación). Conclusión

LA ESTRUCTURA


La novela consta de seis secuencias o capí tulos, a los que Delibes llama “libros”. Cada  uno  de  aquellos  capítulos  presenta independencia argumental: cada unidad textual funciona como una narración poemática autónoma, que no necesita de las  otras cinco para cobrar sentido pleno, pero que, sin embargo, adquiere una más cumplida significación como parte integrante de la totalidad . La obra responde al esquema tradicional de la novela (planteamiento, nudo y desenlace). En los tres primeros capítulos se nos presenta a los personajes principales. En el tercero de estos libros se enlazan las historias narradas en el primero y en el segundo. El capítulo cuarto es el de la presentación en escena del señorito Iván, personaje que se sitúa en las antípodas de los personajes humildes. Iván es la representación  de  la  tiranía,  de  la  arrogancia  y  del paternalismo  egoísta  y campechano. Los dos últimos libros vuelven a tratar asuntos ya contados. El enfrentamiento entre la pasión irracional por la caza de Iván y el amor infinito que Azarías siente por la vida de su milana desemboca en la tragedia con que concluye el capítulo final, titulado, de manera ambigua y significativa, «El crimen». Delibes pretende poner de relieve una serie de elementos que él considera como integrantes principales de todo el relato: El perfil humano de los personajes: especialmente del Azarías. Los personajes del primer plano quedan definidos a través de descripciones, anécdotas… El paisaje o marco en que se sitúan los hechos: el cortijo es el universo espacial en que se sitúa la historia. Es un paisaje distinto según que el personaje sea amo o siervo: en cada momento se realzan del paisaje aquellos elementos que convienen a las acciones de cada personaje. El enfrentamiento  de pasiones:  Delibes enfrenta dos concepciones del mundo: la de los señoritos, basada en el desprecio por la naturaleza y por los hombres; y la de los humildes, basada en la integración en el medio en que viven y en la nobleza de sus actitudes.

Técnicas NARRATIVAS

Para el autor es importante el enfoque o punto de vista desde el que se cuenta la historia por parte del narrador. La presentación gráfica de las voces del narrador y los personajes obligó  a Delibes a resolver un problema técnico: tuvo que transcribir el habla de los personajes en estilo directo pero incorporándolo al discurso del narrador. En Los santos inocentes advertimos la presencia de tres voces narrativas: la del narrador-testigo,  la del narrador-acorde y las voces de los personajes. El narrador testigo es un narrador que está fuera de la acción, pero que demuestra una gran cercanía al mundo que narra y un conocimiento detallado del marco en el que sitúa los hechos. El autor se presenta como un observador directo de los acontecimientos. Son signos de esta presencia del narrador- testigo la utilización de la tercera persona narrativa, señal de distanciamiento y la minuciosidad y el detallismo que se advierte en las descripciones de los lugares. El narrador-acorde. En esta novela el narrador se identifica con el personaje, es decir, se produce una asunción por parte del narrador de los pensamientos y del modo de hablar de algunos de sus personajes; Es habitual en Delibes la identificación con los humildes. En Los santos inocentes  la presencia de este narrador-acorde es perceptible en todo el relato e influye decisivamente en su sentido último. Su presencia se hace más clara.  En el título, haciendo referencia a la festividad católica de los santos inocentes, en la oralidad del relato: Delibes utiliza en cada caso el registro idiomático adecuado al personaje a cuya conciencia se adapta. Finalmente, lo encontramos en el lirismo, por encima de otros aspectos, lo que imprime carácter a la novela es la plasmación del mundo de los sentimientos, sentimientos que, según el autor, pertenecen a los humildes. Las voces de los personajes. Los personajes expresan desde su particular perspectiva no tanto la realidad cuanto su vivencia de ella por medio de la lengua que les es propia. Cada uno de los dos mundos enfrentados en Los santos inocentes manifiesta, a través de su lenguaje, el punto de vista desde el que contempla la vida y los rasgos más sobresalientes de su carácter. El ritmo narrativo y el sentido de la novela  dependen en gran  medida de los diálogos. El lenguaje es, generalmente, popular y de sencilla comprensión para el lector. Las expresiones populares van salpicadas de  vulgarismos, llenos de gracia y portadores de expresividad.  El habla de los personajes es seca, contundente, escueta, de trazo oracional breve y sugerente. El lenguaje es condensado, esencial, ágil. En media página, Delibes es capaz de hacer transiciones de gran amplitud temporal.

Entradas relacionadas: