Restauracion del absolutismo e intentos liberales durante el reinado de fernando

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 3,87 KB

 

9. ABSOLUTISMO FRENTE A LIBERALISMO. EVOLUCIÓN POLÍTICA DEL REINADO DE FERNANDO VII

Sexenio Absolutista (1814-1820). La restauración del Antiguo Régimen

A las pocas semanas de la proclamación de la Constitución de Cádiz comenzó a producirse el derrumbe de Francia en toda Europa. En esta situación Napoleón, que deseaba concentrar sus fuerzas, negoció con Fernando VII su vuelta a España. Por el Tratado de Valençay, Napoleón restituía en el trono a Fernando VII, tratado no aceptado por las Cortes de Cádiz.

Fernando VII regresó en 1814. No aceptó la Constitución de Cádiz e, inspirado en el Manifiesto de los Persas, tomó la decisión de volver al Antiguo Régimen.

Con la restauración del absolutismo todos los partidarios del modelo constitucional fueron declarados traidores de la monarquía; tuvieron que huir porque se vieron perseguidos. Desde 1814 surgieron pronunciamientos que intentaban forzar el cambio de orientación del Gobierno. La situación del país era caótica después de dos décadas de guerras casi ininterrumpidas. Las arcas reales estaban vacías y el país empobrecido, incluso las Indias se mantenían en rebeldía.

El trienio liberal (1820-1823)

En la península, el 1 de enero de 1820, el coronel Riego proclamó la Constitución de Cádiz. Se fueron sumando al pronunciamiento algunas ciudades a través de la formación de Juntas Liberales. El ejército encargado para combatir a Riego no ofreció resistencia y Fernando VII tuvo que consentir y juró la Constitución a la fuerza. En Madrid se formó una Junta Provisional de Gobierno.
La reimplantación de la Constitución de 1812 hizo que la Junta tuviera que preparar la vuelta al régimen liberal y dar paso a un gobierno provisional integrado por los diputados de las cortes de Cádiz. Se produjo además una división de los liberales: los moderados consideraban la necesidad de dos cámaras, mientras que los exaltados eran más radicales y querían la Constitución de 1812 con una sola cámara y con sufragio universal masculino. A pesar de los obstáculos por parte de los absolutistas, se aprobaron medidas dentro del liberalismo moderado:
Reducción de los diezmos, supresión de la inquisición, libertad de comercio, etc. La aplicación de estas medidas supuso la oposición de las clases privilegiadas. Las tensiones se fueron agravando entre el Rey y las Cortes, entre los moderados y los exaltados, la oposición frontal de la Iglesia y el descontento y oposición de las clases privilegiadas. Francia envió un ejército a España para derrocar el régimen liberal español, los llamados Cien Mil Hijos de San Luis.
Prácticamente nadie defendió el régimen liberal y no se mostró oposición alguna.

Década ominosa (1823-1833). Vuelta al absolutismo

Las represalias sobre los liberales fueron durísimas por parte de Fernando VII. Se suprimieron los periódicos, las librerías, las bibliotecas, etc. Aunque no se restableció la Inquisición, si lo hicieron los privilegios. Fernando VII optó por un despotismo ministerial que sólo llevaría a cabo reformas en el plano económico. El Estado carecía de fondos para financiar estas reformas, sólo se podía recurrir al crédito exterior, pero los grandes banqueros esperaban cobrar los créditos concebidos a gobiernos anteriores. Quedaba patente la incapacidad de Fernando VII para remediar los problemas de la nación. Dos grandes amenazas acaecieron sobre su gobierno: los liberales exaltados y los realistas puros (el sector más reaccionario) que desconfiaban de Fernando VII. En España al final del reinado eran constantes los intentos de restablecer el liberalismo, pero volvió a entrar en vigor en 1837.

Entradas relacionadas: