Restauracion

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,45 KB

 

Se identifica a los aliados con el sistema liberal, parlamentario y a los germanófilos con el clero, la aristocracia y los sectores próximos al carlismo.

Consecuencias económicas de la guerra: la posición de no beligerancia proporcionó el desarrollo de la economía española. Desde 1915 se dispararon las exportaciones, la industria creció y los beneficios adquiridos permitieron dos años de euforia. A partir de 1917 se manifiestan los primeros signos de desigual reparto.

La guerra provocó la repatriación de inmigrante, que aumentó el paro y los salarios crecieron por debajo de los precios. Los intentos de mejora del gobierno chocaron con los intereses industriales.

Resultado a esta situación fue el auge de las organizaciones obreras (UGT y CNT).

Una oleada de protestas fue generándose a lo largo de la guerra, que culminó con la crisis de 1917.

Entre 1914 y 1917 los gobiernos desarrollaron una política alejada de proyectos regeneracionistas. Los conservadores y los liberales siguieron una línea moderada y condicionada por la división de las clientelas políticas, la protesta social y el descontento militar. Sólo hubo un intento de aprovechar la coyuntura para modernizar el país (el programa de Santiago Alba para modernizar las comunicaciones, los riegos y la instrucción).

A comienzos de 1917 el descontento era general. El hambre, la falte de abastecimientos y el escándalo de las fortunas habían enrarecido el ambiente.

Para evitar una interpelación parlamentaria sobre Marruecos, Romanones decretó la suspensión de las Cortes. La UGT desencadenó una serie de huelgas junto con la CNT y se declararon partidarios de organizar una huelga general contra el gobierno. Finalmente Romanones dimitió.

En Junio se inició la crisis. Tres grandes movimientos van a confluir en el objetivo de derribar al gobierno: el de los militares, el de los parlamentarios y el de la huelga general obrera.

El Ejército llevaba años experimentando el malestar debido a su propia incapacidad técnica, la escasez de presupuesto y la falta de expectativas. Los intentos de reforma se vieron frustrados por el rechazo de muchos oficiales de la vieja escuela. Los oficiales de unieron en Juntas de Defensa (ilegales). Al final se desembocó en el Manifiesto de las Juntas, en el que se daba un ultimátum al gobierno para que aceptara sus reivindicaciones profesionales y económicas. El gobierno al final dimitió y el Rey optó por entregar el gobierno a Dato. El gobierno conservador reconoció las Juntas como órganos representativos del Ejército y aprobó sus estatutos. Las Juntas exigieron una regeneración de la vida política.

El segundo acto de la crisis tiene como protagonistas a los parlamentarios. Los partidos de la oposición venían reclamando la reapertura de las Cortes y se intentó que se unieran todos los partidos, pero algunos desistieron. Se exigía un cambio de gobierno y la convocatoria a Cortes Constituyentes, así como trabajar mediante la comisión de la defensa, la enseñanza y la justicia y la índole social y económica.

El principal factor de la crisis fue la huelga general de agosto. Los partidos de la izquierda empezaron a organizar una huelga general indefinida, para forzar un cambio. La huelga iba a tener un doble carácter: económico y político. La huelga la iniciaron los ferroviarios en Valencia, y a éstos se sumaron la minería, la metalurgia, las fábricas y los campesinos. La respuesta del gobierno fue violenta y al final los sindicatos fueron restableciendo la normalidad. El balance fue de unos 100 muertos y 2000 detenidos. La huelga provocó un giro espectacular en el movimiento Juntista: las Juntas consiguieron la dimisión de Dato.

1917 - 1923. DE LA HUELGA GENERAL A LA DICTADURA MILITAR:El periodo de 1918-1923 supone el último acto del sistema constitucional de 1876. En esos años la crisis se profundizó, culminando con el golpe de Estado de septiembre de 1923, que terminó con el régimen parlamentario.En 1918 aparecieron los primeros síntomas de crisis económica: contracción de pedidos, disminución de la producción, presión a la baja de los salarios por parte de las empresas, cierre de fábricas, minas y navieras, y aumento del paro. Otro factor que contribuyó a crispar la situación fue la repercusión de la gripe.Desde 1918 se iniciaron los gobiernos de concentración que caracterizan el periodo final del régimen. Se formó el “Gobierno nacional” ante la tentativa del Rey de abdicar. El gobierno demostró ser un fracaso, porque los ministros se dividieron ante le programa de reformas. Desde entonces se sucederán hasta un total de once gobiernos.La tensión social iba en aumento. Todo el año 1919 estuvo marcado por conflictos, sobre todo en el campo. En febrero estalló la huelga contra “La Canadiense”, la compañía que abastecía la luz en Barcelona. Los anarquistas declararon huelga general. Tras mes y medio de parada, los gobiernos concedieron una subida salarial y una readmisión de los obreros despedidos anteriormente. Al final el gobierno tuvo que dimitir por no satisfacer las necesidades impuestas.El nuevo gobierno conservador de Maura dio vía libre a los militares y a los industriales. Se creó en Barcelona el Sindicato Libre, una organización de pistolero, que junto con la policía, asesinó a los principales líderes del movimiento obrero barcelonés. Los elementos más radicales del anarquismo respondieron contra los “libres” y dirigentes de la burguesía catalana y esto se extendió a las principales ciudades del país en una ola de violencia. La respuesta anarquista fue el asesinato de Eduardo Dato.El recrudecimiento de la guerra de Marruecos terminó por agotar el régimen. En 1919, tras terminar la I Guerra Mundial, España emprendió a la par que Francia una política de expansión (con un ejército diezmado). A mediados de 1921, una acción mal planificada permitió al líder de la guerrilla marroquí atacar la posición de Annual. El Desastre del Annual supuso la pérdida de 13000 vidas.El PSOE se benefició de sus críticas a la política expansionista y obtuvo un ascenso electoral al apoyar el abandono de Marruecos.Causas del Golpe de Estado: a mediados de 1923 los rumores de un golpe de Estado eran comunes. Las circunstancias que llevaron a la Dictadura eran: las consecuencias del Annual (13000 muertos y humillación militar). La derrota provocó dos movimientos opuestos: en el Ejército, de exigencia de un “cambio”; y en la opinión pública, de indignación y oposición a la continuidad de la guerra. Ante la negativa del Gobierno a aumentar los gastos para financiar un desembarco, varios jefes militares se sumaron al golpe.Otros factores fueron la opinión pública, desengañada del régimen, el alza de precios, la cuestión marroquí y la influencia de la prensa.La posibilidad de un “hombre de hierro” que pusiera “orden” y practicara una “política quirúrgica” para acabar con las enfermedades de la Restauración (hundía sus raíces en el regeneracionismo) empezó a ganar afiliados.También hay que señalar otros dos factores. En primer lugar, el apoyo del Rey, que valoró la posibilidad de un gobierno militar. En segundo lugar el contexto internacional: la crisis económica, el trauma de la guerra, el triunfo de la revolución y el establecimiento del comunismo en Rusia en 1917 alentaban movimientos radicales y militaristas.

Entradas relacionadas: