Repoblación tras la Reconquista

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 3,15 KB

 
Toledo: el elemento mozárabe permanece destacado, con propia personalidad; se agrupan en torno a varias provincias. En el siglo XII se engrosa con la aportación de nuevos emigrados expulsados en el 1125 del sur por los almorávides. A mitad del siglo viven allí tres obispos andaluces, entre ellos, el arzobispo de Sevilla. Los judíos también engrosan sus aljamas con expulsados del Sur. Cristianos venidos del Norte, francos (mercaderes) y castellanos que terminan por absorber a los demás.Valle del Ebro: la mayor parte de las ciudades se sometieron por capitulaciones. En las de Tarazona, Tudela y Tortosa se pactó que los musulmanes, en el plazo de un año, abandonarían sus casas y se trasladarían a los barrios extremos conservando sus bienes muebles y fincas rústicas, pagando por éstas el 10 por 100 como en la época anterior. Conservarían mezquitas, jueces y leyes propias. Permanencia de una población muy densa. La situación de los moros empeorará con la llegada de los mozárabes traídos de Granada por Alfonso I, influidos por la persecución que habían sufrido allí de los almorávides, pero se tomaron medidas para evitar la emigración de los moros a Valencia. Empeorando la condición de los moros por culpa de los jueces al aplicarles la regulación de los siervos de la gleba.Población mozárabe se eleva a los 10.000 inmigrantes, a los que el rey asignó ciertos términos y villas. Las aljamas de los judíos están dentro de los barrios moros.El rey pagó a los señores españoles y franceses que colaboraron, con tierras y señoríos en el valle del Ebro. Pero no traen consigo pobladores y el campo se cultiva por los moros, a los que los señores tienen por ello interés en proteger.Ciudades:

pobladores cristianos para suplir a los árabes. Se acude a elementos extraños a Aragón: francos y catalanes, por falta de población indígena.Valencia: notable contingente de nobles aragoneses y catalanes, Ordenes militares: Templarios y Hospitalarios; milicias concejiles aragonesas y catalanas.Gran masa mora permanece, por eso hay interés del rey en r estableciendo gente cristiana en el nuevo reino articulada con la masa musulmana.El año 1248: rebelión de moros capitaneados por Alarrach. Decreto real de expulsión que no se cumple en los lugares de señorío; con todo, salieron unos 100.000 y para suplirlos se incremente la actividad repobladora.En el 1270: fogueamiento. Revisión de lo hecho, con medición de tierras en todo el reino. Confirmación de las concesiones hechas y medidas destinadas a incrementar la población cristiana. Petición a Barcelona de cuantas gentes sin heredades, en condiciones laudables, emigraran para repartir las nuevas tierras en sus distritos; fundación de nuevas ciudades, donaciones a particulares. Se sigue en el siglo XIV la misma política.No hay tierras yermas ni presura, sino repoblación e instalación en tierras y lugares determinados asignados por la autoridad. Es real o señorial. El reparto se hace en forma de distribuciones de bienes hechos individualmente o en grupos. De las donaciones hechas hasta 1252 se hace un registro.

Entradas relacionadas: