Las relaciones entre "ello","lívido"y"principio de placer

Enviado por Chuletator online y clasificado en Psicología y Sociología

Escrito el en español con un tamaño de 10,11 KB

 

1)Explicar en qué consiste la regulación económica del aparato por el Principio de placer (homeostásis). ¿Suponen, tanto el principio de realidad Como la represión, verdaderas contradicciones al principio de placer?.

El decurso de los procesos anímicos es Regulado automáticamente por el principio de placer.
Desde el punto de vista Económico, p
lacer y displacer, refieren a la cantidad de excitación presente en la vida anímica. El Displacer corresponde a un incremento de La cantidad de excitación, y el placer A una reducción de ella. El aparato anímico tiende a la estabilidad (homeostasis), es decir, se esfuerza por mantener lo más baja posible, o al Menos constante, la cantidad de excitación presente en él, por lo que todo lo Que sea apto para incrementarla se sentirá como displacentero.

El Principio de realidad y la represión, no suponen verdaderas contradicciones al Principio de placer.

·Principio De realidad: no se resigna el propósito de una ganancia Final de placer, sino que se consigue posponer la satisfacción, tolerando Provisionalmente el displacer en el largo rodeo hacia el placer. El relevo del Principio de placer por el principio de realidad puede ser responsabilidad sólo De una pequeña parte, y no la más intensa, de las experiencias de displacer.

·Represión: Otra fuente de displacer son pulsiones que por sus metas o Requerimientos resultan inconciliables para el yo, por lo que son apartadas por El proceso de la represión, que les corta en un comienzo la posibilidad de Alcanzar la satisfacción. Y si esas pulsiones reprimidas, consiguen luego Procurarse por ciertos rodeos una satisfacción directa o sustitutiva, este éxito que normalmente habría sido una posibilidad deplacer, es sentido por el Yo como displacer. Todo displacer neurótico, es un placer que no puede ser Sentido como tal.

La Existencia de las restantes fuentes de displacer no contradice al Imperio del Principio de placer. La reacción frente a las exigencias pulsionales y amenazas De peligro puede ser conducida correctamente por el principio de placer, o por El de realidad que lo modifica, por lo que no se puede admitir una restricción Considerable del principio de placer.

2)Situar los diferentes niveles de lectura del Juego infantil For da. Explicar cuál es la lectura que permite pensar en la Existencia de un Más allá del principio de placer.

“Fort” (se fue) à juego en el que el niño el único “uso” que hace de Sus juguetes es jugar a que se “van”.

“Da” (acá está) à el juego completo consiste en un “desaparecer y Volver” Fort-Da.

La mayoría de las veces el niño ejecutaba sólo el Primer acto (Fort), con lo que es posible hacer una primer lectura del Juego Fort- da como Una renuncia pulsional de admitir sin protestas la partida de la madre, esto Se remediaría Escenificando con los objetos a su alcance, ese desaparecer y regresar. Es Imposible que la partida de la madre le resultara agradable o aún indiferente, al Niño, por lo que Freud hipotéticamente plantea que el juego se conciliaría con El principio de placer, si el niño jugara a la partida como Condición previa de la gozosa reaparición, la cual contendría el genuino propósito del juego.

Sin Embargo, el primer acto, el de la partida, era escenificado por sí solo con Mucha más frecuencia que el juego íntegro llevado hasta su final placentero; Por lo que recibimos la impresión de que el niño convirtió en juego esa Vivencia a raíz de otro motivo, lo que nos permite hacer una segunda Lectura que admite la existencia de un más allá del principio de placer; en donde El niño arroja el Objeto para que “se vaya” como satisfacción de un impulso (sofocado en su Conducta), a vengarse de la madre por su partida, en este caso el juego Significaría “y bien, vete pues; no te necesito, yo mismo te echo”. Si en el Caso examinado, el esfuerzo de procesar psíquicamente algo impresionante, Repitió en el juego una impresión desagradable, ello se debíó únicamente a que La repetición iba conectada a una ganancia de placer de otra índole, pero Directa.

La Tercera lectura, implica que el niño convierte en juego una vivencia En la cual era pasivo, era afectado por ella; y en el juego se pone en un papel Activo, pudiendo atribuirse este afán a una pulsión de apoderamiento que actúe Con independencia de que el recuerdo en sí mismo fuese placentero o no.

Desde El punto de vista económico por medio del juego y la representación escénica se Podría transformar algo displacentero en placentero. Esta última visión supone El Imperio del principio de placer.

3)Indicar la relación proporcional entre Repetición y recuerdo que plantea Freud teniendo en cuenta la modalidad de Repetición en transferencia que retoma de su artículo “Repetir, recordad y Reelaborar”. Situar en qué consiste la compulsión de repetición en Transferencia: más allá del principio de placer.

El devenir Consciente de lo inconsciente, no  podía Alcanzarse plenamente por medio de la sugestión, ya que el enfermo no puede Recordar todo lo que hay en él de reprimido, quizá justamente lo esencial. Si Eso sucede, se ve forzado a repetir Lo reprimido como vivencia presente, en vez de recordarlo, como fragmento del pasado.

Esta reproducción, tiene siempre por Contenido un fragmento de la vida sexual infantil y regularmente se escenifica En el terreno de la transferencia, es decir, de la relación con el médico. Cuando en el tratamiento ocurre esto, puede decirse que la anterior neurosis ha Sido sustituida por una nueva, una Neurosis de transferencia.

La proporción que se establece entre Recuerdo y reproducción es diferente en cada caso. El médico tiene que dejarle Revivenciar al enfermo cierto fragmento de su vida olvidada, cuidando de que a La par que lo hace conserve cierto grado de reflexión para que esa realidad Aparente pueda individualizarse como reflejo de un pasado olvidado.

No hay duda de que la resistencia del yo Consciente y preconsciente está al servicio del principio de placer. En efecto: Quiere ahorrar el displacer que se excitaría por la liberación de lo reprimido, En tanto los analistas se empeñan en conseguir que ese displacer se tolere Invocando el principio de realidad. Pero no es este hecho el nuevo y asombroso, Sino la compulsión a repetir vivencias que en su momento estaban destinadas a Conducir a la satisfacción y que conllevaron únicamente al displacer. Para el Neurótico esa experiencia se hizo en vano, ya que hay una compulsión a Repetirla a pesar de todo, más allá del principio de placer.

4)Explicar en qué se fundamenta la concepción de La compulsión de repetición como más pulsional que el principio de placer.

En la Vida anímica existe realmente una compulsión de repetición que se instaura más Allá del principio de placer, como es el caso de los sueños de los enfermos de Neurosis traumática y la impulsión al juego en el niño. Sólo en raros casos los Efectos  de la compulsión de repetición se pueden considerar puros, es Decir, sin la mediación de otros motivos.

La compulsión de repetición nos aparece como más originaria, más elemental, Más pulsional, que el principio de placer,porque no tiende a La homeostasis, sino que tiene como fin la satisfacción de mociones pulsionales Más allá de que genere placer o displacer en el aparato psíquico. En el Capítulo V, Freud plantea que hay pulsiones que esfuerzan en el sentido de la Creación y del progreso y otras Pulsiones que quieren reproducir algo anterior, con lo que la compulsión a la Repetición, tendría carácterísticas pulsionales, independientes al Principio de placer.

Entradas relacionadas: