Reinado Isabel II (1833-1868)

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,38 KB

 

Cuando, en 1833, murió Fernando VII, su hija y heredera Isabel tenía 3 años de edad, por lo que asumíó la regencia su madre, María Cristina. La regencia de María Cristina duraría de 1833 a 1840.

Los carlistas, un grupo de partidarios de que la Corona hubiese pasado a un hermano de Fernando llamado Carlos, iniciaron una guerra que duró hasta 1839 y acabó con el llamado Convenio de Vergara. En esta guerra destacó el general isabelino Espartero.

María Cristina comenzó a gobernar con el Estatuto Real de 1834, que era una carta otorgada, pero en 1837 se vio obligada a jurar una nueva Constitución.

En 1840 asumíó la regencia Espartero, hasta que en 1843 Isabel II fue proclamada mayor de edad a los 13 años y pasó a reinar directamente. La oposición de los partidos demócratas y republicanos y los escándalos en la Corte acabaron con su reinado en 1868.


Moderados


. Defendían una soberanía compartida entre el rey y las Cortes, una administración centralizada y un sufragio censitario muy restringido. Gobernaron durante la mayor parte de estos años.

En 1845, impusieron una constitución que habría de estar vigente, con breves interrupciones, durante más de veinte años. En 1851 se firmó con la Santa Sede un concordato que restablecía el entendimiento con la Iglesia, que que había quedado roto por la desamortización.

La figura más significativa de los moderados fue el general Narváez.

Progresistas


. Estaban a favor de la soberanía nacional, una mayor autonomía municipal y un sufragio censitario más amplio que el de los moderados.

Llevaron adelante un proyec­to de desamortización que consistía en convertir en propiedad privada las tierras que habían pertenecido a la Iglesia y los municipios. Su objetivo era favorecer a la burguésía para que se hiciera con ellas y las capitalizara. Hubo dos grandes episodios desamortizadores: la promovida por Mendizábal en 1837, que afectó sobre todo a las tierras de la Iglesia, y la impulsada por Pascual Madoz, en el llamado Bienio Progresista (1854-56), que se centró en las tierras municipales.

La figura más representativa del progresismo fue el general Prim.

Entradas relacionadas: