El reformismo económico de los borbones

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 3,45 KB

 

 3. El reformismo económico de los Borbones.

El espíritu reformista de los Borbones también se extendió al ámbito de la economía y contribuyo a superar la crisis económica del siglo XVII. Los Borbones, dentro del espíritu ilustrado, se rodean de ministros expertos en la materia (Ensenada, Esquilache, Campomanes o Jovellanos), se crean nuevos funcionarios (los Intendentes), que tenían a su cargo los intereses económicos en provincias; se crea la Junta General de Comercio y las Sociedades Económicas de Amigos del País; y se organiza la Hacienda con impuestos equivalentes a los de Castilla: "equivalente" en Valencia, “contribución i1nica" en Aragón, "catastro” en Cataluña, y "talla" en Mallorca. Sin embargo, no se pudo solucionar de forma definitiva las graves carencias y deficiencias que aquejaban a la economía.

El sector primario seguía siendo el predominante, con problemas como las deficiencias técnicas y el régimen de propiedad de la tierra, que en su mayoría estaba en manos de la nobleza y el clero. Estas tierras eran amortizables, es decir, que no se podían confiscar, dividir o vender, por lo que estos estamentos seguían manteniendo su posición privilegiada. Por ello, las reformas borbónicas se concretaron en los siguientes elementos:

-Búsqueda de innovaciones tecnológicas para aumentar los rendimientos agrícolas.

-Introducción de nuevos cultivos, como el maíz y la patata.

-Reforma agraria que permitió la colonización de zonas despobladas, la supresión de algunos privilegios de la Mesta y la realización de obras hidráulicas.

-Reparto, entre los más pobres, de tierras municipales en régimen de arrendamiento.
La industria sc caracterizaba por el predominio de una producción artesanal poco avanzada, basada en dos pilares los gremios urbanos y la artesania rural. Solo esta úlltima permitió en algunas zonas, como Cataluña o Galicia, evitar los obstaculos gremiales y favoreció una prcducción más barata. Además, en España existía una escasa importancia de la iniciativa privada, que se centraba en Cataluña, con las primeras fábricas de hilado de algodón, y en el País Vasco, con un activo desarrollo del sector siderúrgico. Por ello, se produjeron esfuerzos estatales por crear un tejido industrial de caracter nacional, con la creación de manufacturas reales. Sin embargo, los resultados obtenidos distaron mucho de alcanzar los objertivos fijados. Además, se acometieron reformas, como:
-Medidas proteccionistas frente a la competencia extrenajera, principalmente en la producción textil y siderúrgica.
-Reducción de impuestos a los productos para rebajar el coste de producción.
-Eliminación de normas gremiales.
Las reformas borbónicas también se centraron en potenciar el comercio. El fomento del comercio interior pasaba por la configuración de un mercado nacional, por ello suprimieron las aduanas internas y llevaron a cabo una mejora de la red de comunicaciones, sobre todo en la época de Carlos III. En cuanto al comercio extrerior, las reformas se encaminaron a los siguientes elementos:
-Creación de compañías comerciales cuyo objetivo era recuperar el control de las importaciones y de las explotaciones americanas.
-Libertad de comercio de todos los territorios peninsulares de la Corona con América, que entró en vigor con el Decreto de Libre Comercio. Por este motivo, la casa de la contratación se pasó de Sevilla a Cádiz.

Entradas relacionadas: