Realismo y Naturalismo literatura panameña

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 5,04 KB

 

Entre 1885 y 1915 tuvo lugar una crisis universal de las artes y del espíritu que configuró la mentalidad del hombre del nuevo siglo y cuyos rasgos carácterísticos fueron, entre otros, la pérdida de la confianza en el progreso, la crisis religiosa y la aparición de nuevas formas de conocimiento tras el fracaso del Racionalismo. Además, el impulso de los nuevos tiempos trajo consigo una transformación estética. En este contexto surgíó el Modernismo, una corriente artística a nivel internacional que duró desde finales del Siglo XIX hasta 1914, que abarcó todas las artes y se caracterizó por una fuerte rebeldía contra el Realismo anterior y contra la vulgaridad y monotonía de la sociedad burguesa.

En este movimiento convergen un conjunto de tendencias culturales diversas. En cuanto a las literarias, se dice que el Modernismo hispánico es una síntesis de dos escuelas surgidas en Francia en la segunda mitad del XIX: el parnasianismo y el simbolismo.
Y, junto a la influencia de estos dos movimientos de origen francés, hay que destacar la huella de la tradición literaria española, en especial Bécquer y Rosalía de Castro con su tono intimista y su arte de sugerir.

El parnasianismo, impulsado por Gautier, con su lema >, busca la perfección formal de las obras. Están en contra del utilitarismo y sus autores se refugian en civilizaciones exóticas o lejanas. El simbolismo, por su parte, que proviene de una corriente poética idealista que tiene su origen en la poesía de Baudelaire, aboga por una intensificación del subjetivismo. Proclaman que más allá de lo sentidos existe una realidad oculta que solo pueden sugerirse mediante símbolos .

El Modernismo incorpora una nueva temática, acorde con la nueva sensibilidad estética que pretende distanciarse del Realismo. Por un lado, el desasosiego interior manifestado en tres actitudes: la exaltación de lo irracional y lo fantástico, un cierto regusto por lo mortecino y decadente (la presencia de lo otoñal, lo crepuscular) unido a una sensación de malestar y melancolía y, por último, la angustia existencial que lleva a buscar lo trascendental. También encontramos el deseo de huir de la realidad cotidiana mediante la introspección, que lleva a explorar las galerías del alma, o mediante la evasión espacial y temporal (presencia de los países exóticos del lejano Oriente, predilección por la Antigüedad clásica o la Edad Media). Otros temas que apreciamos son el cosmopolitismo y, paradójicamente, la inclinación por lo castizo y pintoresco; la exaltación de lo hispánico frente a la expansión de EE.UU, las actitudes antiburguesas y bohemias, la sensualidad y el erotismo; y, por último, el interés por los pueblos indígenas, cuyo primitivismo asociado a las cualidades de autenticidad, pureza e inocencia, contrasta con la degeneración de la época.

La ruptura del Modernismo con la literatura precedente se aprecia sobre todo en el manejo de lenguaje. Toma del parnasianismo la búsqueda de la belleza sensible y la perfección formal, del simbolismo, el arte de la sugerencia y la musicalidad y del impresionismo, la indefinición. Los modernistas procuran reproducir los efectos sensoriales más variados a través de las palabras, embellecen sus composiciones con un léxico rico en cultismos, adjetivos cromáticos, sustantivos que sugiere colores, sonoridades o aromas. Recurren a la aliteración (“los suspiros se escapan de su boca de fresa”), la onomatopeya y las palabras esdrújulas para dar musicalidad y ritmo a sus obras. Además, recurren a la insinuación y al arte de la sugerencia mediante el empleo de tres recursos: los símbolos, la sinestesia y el desplazamiento calificativo. Por ejemplo, el crepúsculo simboliza el ocaso de la vida en Manuel Machado, la fuente con el ruido monótono del agua evoca la sensación de tedio y melancolía en Antonio Machado. Ejemplos de sinestesia: “chopos de música verde” de Juan Ramón Jiménez, y también de este autor ¡Qué tranquilidad violeta/por el sendero de la vida! Como ejemplo de desplazamiento calificativo: los” álamos cantores” de Antonio Machado.

Entradas relacionadas: