Puerto Rico y la independencia (1811-1825)

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,01 KB

 

4.2 El trienio liberal (1820 – 1823)

En 1820, el comandante Rafael del Riego y el coronel Antonio Quiroga proclamaron la

Constitución de 1812 en Cabezas de San Juan (Sevilla).

Ante el descontento del ejército y el apoyo a la insurreción en importantes ciudades como

Zaragoza o Barcelona, Fernando VII juró la Constitución y convocó a las Cortes.

Parte de la legislación liberal de Cádiz fue recuperada y se organizó la milicia nacional para

conservar el orden público y defender la Constitución.

Aunque, al final, esta iniciativa fue un fracaso, debido a:

- La minoría liberal, sin suficiente apoyo, y sufriendo divergencias entre liberales moderados y

exaltados.

- El funcionamiento del sistema, en el que las Cortes asumían el poder ejecutivo y legislativo, y

no se definían las funciones del rey y el gobierno.

- La oposición absolutista.

- La oposición campesina, perjudicados por los impuestos y las tierras desamortizadas.

Luchaban por la vuelta del absolutismo y eran llamados realistas.

A pesar de todo esto, el principal motivo del fracaso liberal fue la intervención de los Cien mil

hijos de San Luis, ejército francés que restauró el absolutismo.

4.2 Independencia de las colonias americanas (1810 – 1824)

Entre 1810 y 1824, España perdíó todas sus colonias excepto Cuba, Filipinas y Puerto Rico, las

cuales conservó hasta 1898.

Las reformas no habían mejorado la gestión política de las colonias, marcada por la corrupción y

la discriminación de los criollos en la vida política. La integración indígena y criolla en el

ejército facilitó la adquisición de un sentimiento de defensa de la patria, y también hay que tener

en cuenta la obsoleta política comercial que afectaba negativamente a la burguésía criolla,

incapacitada a expandirse comercialmente.

El ejemplo de las colonias británicas de Norteamérica y las ideas liberales europeas influyeron

en a élite criolla, que aceleraron un proceso de independencia con el apoyo de Estados Unidos y

el Reino Unido, viéndose la metrópoli incapaz de frenarlo.

El proceso se dividíó en dos etapas:

1810 – 1814:

Caracterizada por las insurreciones de las Juntas de gobierno, aunque el envió de

tropas española paralizó temporalmente los movimientos.

1815 – 1824:

Caracterizada por las campañas militares a gran escala, en las que destacaron

líderes como José de San Martín o Simón Bolívar, que llevaron a cabo ofensivas que

independizaron los territorios americanos.

Los nuevos países americanos se organizaron condicionados por la división de criollos e

Indígenas


Para España, este hecho significó el fin de su estatus de potencia y la desaparición de una gran

fuente de ingresos para el Estado.

4.3 La década ominosa (1823 – 1833)

Fue un período de depuración política, con numerosas ejecuciones, como la de Rafael del

Riego


El rey hubo de hacer algunas concesiones llevando a cabo una reforma administrativa.

Este absolutismo moderado le comportó la oposición de liberales y realistas o absolutista. Los

primeros continuaron inmersos en sus conspiraciones y los realistas actuaron a través de la

guerrilla.

Éstos últimos comenzaron a reclamar el trono para el hermano del rey, Carlos María Isidro de

Borbón, ante la fata de descendencia del monarca.

El nacimiento de Isabel, hija de Fernando VII y María Cristina de Borbón, llevó al rey a aprobar la

Pragmática Sanción para anular la Ley Sálica, que impedía reinar a las mujeres. Este hecho

provocó un importante conflicto dinástico.

La oposición absolutista de los partidarios de Carlos María, los carlistas, empujó a Fernando VII

a buscar el apoyo de los liberales moderados para asegurar el trono a su hija. Se inció así un

efrentamiento entre carlistas e isabelinos a lo largo de todo el s. XIX. A la muerte del rey en

1833, sucedíó la primera guerra carlista, que supuso el final del absolutismo.

Entradas relacionadas: