La prudencia Aristóteles

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 12,7 KB

 

3.3. Prudencia y moderación

La prudencia y la moderación son dos virtudes intelectuales prácticas, relacionadas con la acción libre, con las cosas que “pueden ser de otra manera”, diferentes de como son, contingentes y no necesarias. Pues, las cosas contingentes son las que podemos hacer o no, lo cual incluye dos tipos de acciones:

a) La producción de cosas, de acuerdo con el oficio al que dedicamos nuestra vida, b) Los actos libres que son los que nos convierten en un determinado tipo de

seres humanos..

Como la prudencia se refiere a las cosas contingentes, el saber sobre ellas no es deductivo, no puede deducirse de unos principios universales sino que se basa en la deliberación. Deliberar es la actividad racional por la que los seres humanos, teniendo en cuenta las acciones que podemos realizar,.

Por otro lado, Aristóteles relaciona a las virtudes intelectuales prácticas con las dos partes del alma, la racional y la apetitiva, de modo que:

- La prudencia será la virtud de la parte racional del alma que nos permite emitir juicios sobre lo que debemos hacer. Prudente es quien es capaz de diferenciar lo que es bueno y lo que es malo para sí mismo - La moderación se refiere a la medida en que debemos, o no, dejarnos influir por la parte apetitiva del alma en nuestras acciones libres. Por eso, es necesaria la moderación para actuar correctamente, para que el placer o el dolor no nos impida realizar la finalidad de nuestros actos.

Esto significa que, para ser prudente, el alma debe ser moderado por las virtudes éticas: la justicia, la fuerza y la moderación.

Entradas relacionadas: