Producción literaria de Unamuno

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 5,19 KB

 
2.2La novela abierta de Baroja.
La novela es un género multiforme y abierto con combinación de reflexión filosófica y la aventura, la
crítica mordaz, el humor, la descripción… Y, como la vida, carecen de estructura previa: puede
detenerse en lo que llame su atención con un objetivo, entretener al lector. Las novelas girar en
torno a un personaje central, inconformista o aventurero, que viaja de un lugar a otro. Multitud de
personajes secundarios que matizan su personalidad e introducen temas como la visión
desengañada de la sociedad.

Sus novelas se organizan a menudo en trilogías, destacaremos Camino de perfección, Zalacaín el
aventurero, La busca (que ofrece un fiel reflejo de la sociedad madrileña) y El árbol de la ciencia,
donde el protagonista, Andrés Hurtado, muestra su actitud vital como sus reflexiones filosóficas, un
hondo pesimismo al observar la naturaleza egoísta del ser humano.
La novela impresionista o renovadora de Azorín.
La obra y la persona de Azorín son fundamentales para comprender la mentalidad de los hombres
del 98. Todas las carácterísticas de esta generación coinciden con él. Reacciona contra la prosa, la
vaciedad literaria, la grandilocuencia y el heroísmo del XIX.
Azorín es una figura literaria. El tema dominante es la eternidad y la continuidad, simbolizadas en
costumbres ancestrales de campesinos, la preocupación por la identidad nacional, la contemplación
emotiva del paisaje del interior de la Península y la constante meditación sobre el fluir del tiempo.
Es de espíritu fino y delicado. Ve los sutiles matices y sabe destacar el profundo sentido humano de
las cosas pequeñas. Destaca su gusto por lo pequeño, lo cotidiano. Tiene ojos de pintor y alma de
intelectual. La temática es:
- España: Primero ataca a la tradición española. Pero luego se esforzó por comprender y valorar la
tradición nacional. Abandona la idea de la europeización de España de los regeneracionistas.
Postulaba una “iberización” de Europa.
- Moral: La bondad, comprensión, tolerancia. Sin trasfondo metafísico ni religioso. Cree en el
progreso, pero no en el material, sino en el “de las sensibilidades”.
- El tiempo: El recuerdo de lo que desaparecíó ocupa un lugar primordial. Tiempo es dolor.
En las novelas de Azorín, el argumento y la acción tienen escaso interés; son fragmentos de
vida autobiográficos, y descripciones detallistas de personajes y ambientes sustituyen a la intriga.
Sus primeras novelas, con rebeldía y conciencia social (anarquismo), con una gran técnica
impresionista (La voluntad). Posteriormente, más renovadora y vanguardista, (Don Juan o Doña
Inés). Es inconfundible el estilo vocabulario preciso, con términos en desuso (palabras terruñeras).
La novela existencialista de Unamuno.
Unamuno ha sido considerado como uno de los pensadores españoles más destacados. Nacido en
Bilbao, estudió en Madrid. Fue catedrático en la Universidad de Salamanca, en la que fue nombrado
rector. Inconformista, contradictorio y heterodoxo motiva en sus obras a despertar las conciencias.
Durante su juventud, defendíó las ideas socialistas. Cambió tras la profunda crisis religiosa que sufríó,
acercándose a posturas más irracionalistas y espirituales.
Los temas (problemas) son:
- El problema de España: preocupación por el país, primer momento favorable a su europeización.
Posteriormente tiene una postura más nacionalista.
- El problema religioso: El ser humano, siente terror a la nada y desea existir eternamente;
necesita un Dios que garantice su perdurabilidad después de la muerte.
- El problema de la identidad: Distingue entre lo que uno es, el ser real, caduco y perecedero, y lo
que uno desea ser. Así, identifica el yo profundo con ese yo ideal.
Cultivó todos los géneros literarios. Las novelas (y ensayos) se centran en la preocupación por
España y los problemas de la existencia humana. Destaca Paz en la guerra, Amor y pedagogía, y
Niebla (1914) cuya trama gira en torno a los problemas de Augusto Pérez, que por sus fracasos
amorosos quiere suicidarse y al comunicárselo a Unamuno (como un personaje más) descubre su
realidad de ente ficticio y suplica a su creador que no lo mate. Intentó crear un nuevo género que
uniera novela y filosofía al que llamó "nivola". Con Niebla este género queda fijado: prescinde de lo
externo y se centra sólo en la intimidad. No le importaba nada su clasificación. Esta opinión queda
expuesta en Niebla en el capítulo XVIII). Después compuso Abel Sánchez, La tía Tula y San Manuel
Bueno, mártir (1931).

Entradas relacionadas: