La política exterior agresiva de Italia y Alemania en la segunda Guerra Mundial

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 10,96 KB

 

1. Los factores impulsores del imperialismo


  Los cambios económicos y tecnológicos que supusieron la Segunda Revolución Industrial facilitaron la expansión europea por África, Asía y el Pacífico.  Los motivos del proceso fueron diversos: – Económicamente, se buscaban nuevos mercados donde vender los excedentes y adquirir materias primas al mejor precio posible. – Demográficamente, Europa necesitaba nuevos territorios donde situar su gran excedente poblacional. – Políticamente, las potencias europeas aspiraban a aumentar su prestigio con nuevos territorios. – Ideológicamente, era muy común la creencia en la superioridad de algunas naciones, y en el derecho de éstas a imponerse sobre otros pueblos.

2. El camino hacia la Primera Guerra Mundial

  Las principales causas de la guerra fueron las siguientes: – La rivalidad entre los imperios por extender y consolidar sus dominios coloniales extraeuropeos. – Las posiciones nacionalistas, por un lado, de algunos pueblos europeos que querían liberarse de los viejos imperios y, por otro lado, de las potencias europeas por la defensa de sus intereses en Europa y en sus colonias.  Una serie de crisis marcaron el inicio de la guerra: – Las crisis de Marruecos, en 1905 y 1911. – El conflicto de los Balcanes:
Intervinieron elementos como la descomposición del Imperio turco, el surgimiento de nacionalidades y los intereses de Austria-Hungría y Rusia en la regíón.  El detonante de la guerra fue el conflicto austro-serbio, ejemplificado en el asesinato del heredero austriaco al trono. Se puso en funcionamiento el complicado sistema de alianzas y se inició la Primera Guerra Mundial.

4. Las consecuencias de la guerra


  Antes de finalizar la guerra, el presidente estadounidense, Thomas Wilson, establecíó la visión de una paz fundada en la concordia (14 puntos de Wilson).  Sin embargo, con el Tratado de Versalles (1919), Francia y Gran Bretaña aspiraban a recibir fuertes compensaciones por la guerra. De este modo, Alemania: – Fue considerada la única culpable del conflicto. – Estuvo obligada a pagar fuertes reparaciones de guerra. – Tuvo que desmantelar su ejército, y perdíó todas las colonias y diversos territorios que poseía en Europa.  Se dibujó un nuevo mapa de Europa:
– El Imperio turco se redujo a la actual Turquía. – La nueva URSS perdíó las costas bálticas y buena parte de Polonia. – El Imperio austrohúngaro se disgregó (Checoslovaquia, Hungría, Austria...), y surgíó Yugoslavia.  Las consecuencias demográficas (alrededor de 10 millones de soldados muertos) y las pérdidas materiales (disminución de la riqueza nacional) fueron muy graves y dificultaron la recuperación de los países.  Sin embargo, la guerra benefició a algunos países neutrales, que se convirtieron en proveedores de materias primas y alimentos.  Con el fin de garantizar la paz se creó la Sociedad de Naciones, pero con dificultades y sin medios para imponer sus decisiones.

3. El fascismo italiano

Las consecuencias demográficas y económicas de la Primera Guerra Mundial en Italia fueron desastrosas, y los tratados de paz significaron un desengaño nacional, lo cual provocó que fuera ganando adeptos el irredentismo (incorporación al Estado de un territorio que se considera propio).  En 1921, los Fasci de combate creados por Mussolini se convirtieron en el Partido Nacional Fascista:
Prometían un Estado fuerte, expansionista y que garantizase el orden social y la propiedad privada.  El fascismo contó con el apoyo de la pequeña burguésía, los grandes propietarios y con la tolerancia de la Iglesia y el monarca. En 1922, en un contexto de huelgas propiciadas por la izquierda, Mussolini organizó la Marcha sobre
Roma y consiguió ser nombrado jefe de gobierno por el rey. A partir de 1924, Mussolini establecíó un régimen autoritario:
Se otorgaba prioridad al Estado y se establecía un gobierno de las élites, los partidos políticos se ilegalizaron y el Estado ejercíó un fuerte control económico y social

4. La instauración del nazismo en Alemania


  Finalizada la guerra, Alemania se organizó de forma democrática en la denominada República de Weimar.
El Tratado de Versalles había impuesto unas condiciones muy duras a una Alemania en plena posguerra. Había miseria, paro y descontento social, que se tradujo en movimientos de carácter revolucionario (espartaquistas) y la formación de grupos de extrema derecha. En 1920, Hitler se uníó al Partido Nacionalsocialista y en el libro Mi Lucha (Mein Kampf) establecíó su ideario antidemócrata, antibolchevique, antisemita y partidario de un gran Imperio alemán (Reich). En Alemania, el malestar social derivado de la crisis de 1929 facilitó el éxito de las propuestas de los partidos extremistas.
En 1932 el Partido Nazi consiguió 12 millones de votos, y Hitler fue nombrado canciller de Alemania. En 1934, se proclamó Führer y canciller del III Reich.

6. Causas y contendientes de la Segunda Guerra Mundial

Las causas de la Segunda Guerra Mundial hay que buscarlas, sobre todo, en la escalada bélica que, durante la década de 1930, llevaron a cabo los países autoritarios como Italia, Alemania y Japón. Ante esta situación, los países democráticos practicaban una política de apaciguamiento frente a Alemania, y la Sociedad de Naciones fue incapaz de propiciar un clima de entente entre sus miembros. Tras un período de tratados y alianzas entre potencias (Eje Roma-Berlín, Pacto Antikomintern entre Alemania y Japón, Pacto de Acero entre Italia y Alemania, tratado defensivo con Polonia de Francia y Reino Unido, Pacto Germano-Soviético), en 1939 Hitler invadíó Polonia y se inició la guerra. El conflicto enfrentó a las potencias del Eje (Alemania, Italia, Japón) con las aliadas (URSS, Francia, Gran Bretaña).

4. Las consecuencias de la guerra


  Antes de finalizar la guerra, el presidente estadounidense, Thomas Wilson, establecíó la visión de una paz fundada en la concordia (14 puntos de Wilson).  Sin embargo, con el Tratado de Versalles (1919), Francia y Gran Bretaña aspiraban a recibir fuertes compensaciones por la guerra. De este modo, Alemania: – Fue considerada la única culpable del conflicto. – Estuvo obligada a pagar fuertes reparaciones de guerra. – Tuvo que desmantelar su ejército, y perdíó todas las colonias y diversos territorios que poseía en Europa.  Se dibujó un nuevo mapa de Europa:
– El Imperio turco se redujo a la actual Turquía. – La nueva URSS perdíó las costas bálticas y buena parte de Polonia. – El Imperio austrohúngaro se disgregó (Checoslovaquia, Hungría, Austria...), y surgíó Yugoslavia.  Las consecuencias demográficas (alrededor de 10 millones de soldados muertos) y las pérdidas materiales (disminución de la riqueza nacional) fueron muy graves y dificultaron la recuperación de los países.  Sin embargo, la guerra benefició a algunos países neutrales, que se convirtieron en proveedores de materias primas y alimentos.  Con el fin de garantizar la paz se creó la Sociedad de Naciones, pero con dificultades y sin medios para imponer sus decisiones.

3. El fascismo italiano

Las consecuencias demográficas y económicas de la Primera Guerra Mundial en Italia fueron desastrosas, y los tratados de paz significaron un desengaño nacional, lo cual provocó que fuera ganando adeptos el irredentismo (incorporación al Estado de un territorio que se considera propio).  En 1921, los Fasci de combate creados por Mussolini se convirtieron en el Partido Nacional Fascista:
Prometían un Estado fuerte, expansionista y que garantizase el orden social y la propiedad privada.  El fascismo contó con el apoyo de la pequeña burguésía, los grandes propietarios y con la tolerancia de la Iglesia y el monarca. En 1922, en un contexto de huelgas propiciadas por la izquierda, Mussolini organizó la Marcha sobre
Roma y consiguió ser nombrado jefe de gobierno por el rey. A partir de 1924, Mussolini establecíó un régimen autoritario:
Se otorgaba prioridad al Estado y se establecía un gobierno de las élites, los partidos políticos se ilegalizaron y el Estado ejercíó un fuerte control económico y social

2. Guerra Fría y coexistencia pacífica (1945-1975) La Guerra Fría consistíó en un modelo de relaciones internacionales basado en un permanente antagonismo entre los bloques. La rivalidad se manifestó en diversos conflictos periféricos:
– La Guerra de Corea. El Norte fue ocupado por la URSS, yel Sur, por EE.UU. Se crearon dos Estados opuestos, que aún existen, finalizada la guerra en 1953. – La Guerra de Vietnam.
En 1954 la guerrilla comunista proclamó la independencia de Vietnam, hasta entonces colonia francesa, y se crearon dos Estados antagónicos. EE.UU. Intervino para evitar la formación de un único Estado comunista, pero se retiró en 1973. Terminada la guerra el país se unificó y se instauró el comunismo. – La crisis de los misiles.
En 1961, la URSS intentó instalar misiles nucleares en Cuba, donde había triunfado un régimen revolucionario. La reacción de EE.UU. Estuvo cerca de producir un enfrentamiento militar directo, pero los soviéticos se retiraron con el compromiso de desmontar las bases militares. A finales de la década de 1950, Jruschov y Kennedy se mostraron más tolerantes y llevaron a cabo una política de coexistencia pacífica, para establecer acuerdos y frenar la carrera de armamentos..


Comunismo


Ideología de extrema izquierda q pretende establecer una sociedad sin clases y sin estado, de corte marxista y socialista. Perseguía a través de la rev.Social del proletariado, la supresión de la sociedad capitalista y instauración de gobierno de obreros y campesinos (Marx y engels).

Paz armada

La pujanza económica de la nueva Alemania unificada altero el viejo equilibrio europeo y dio lugar a una serie de conflictos internacionales que acabaron desencadeando la WW1. A estos años q precedieron el conflicto se les llama como paz armada.

Entradas relacionadas: