Poetas vanguardistas g27

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 5,58 KB

 

3. Tradición y vanguardia

Los poetas de la generación del 27 intentaron unir en su poesía las tradiciones literarias españolas con las nuevas tendencias de la poesía vanguardistas europeas.

Para comenzar, debemos saber que las vanguardias europeas son un conjunto de movimientos que nacen en el periodo de entreguerras y suponen la ruptura total de la tradición, buscando así la innovación, algunos de los movimientos son el Cubismo, el Futurismo, el dadaísmo y el creacionismo, aunque entre todos ellos, los dos movimientos de mayor trascendencia fueron el Ultraísmo y el Surrealismo.

El Ultraísmo es el nombre que España le da a los movimientos de vanguardia, mientras que el Surrealismo es la liberación de la imagen, libre de trabas lógicas y un enriquecimiento del lenguaje poético, por otra parte el Surrealismo trae consigo la crisis del ideal de pureza y la rehumanización del arte.

El pionero de las vanguardias españolas fue Juan Ramón Gómez de la Serna, fundador de la revista Prometeo, la cual difunde las novedades del panorama europeo. Del mismo modo, las tertulias literarias cobran gran importancia, como la del café de Pombo, también de Ramón Gómez de la Serna, además de defender las nuevas corrientes vanguardistas, creó un género que le es carácterístico en el cual mezcla el humor con las metáforas (greguerías).

En la mayoría de poetas de 27 se aprecian preferencias literarias comunes, como la tradición popular (Romancero), los clásicos (Góngora, Quevedo, Garcilaso de la Vega), influencia de Bécquer (uno de sus versos sirve de título a Cernuda “Donde habite el olvido), el magisterio de Juan Ramón Jiménez y Juan Ramón Gómez de la Serna (sentido de la creación artística) y las influencias de las vanguardias (Ultraísmo, Creacionismo Surrealismo, además de especial fervor por poetas franceses como Baudelaire e hispanoamericanos como César Vallejo).

A lo largo de la trayectoria de la Generación del 27 podemos distinguir dos épocas.

La primera época es llamada la etapa de la juventud (1918 - 1929). Esta primera época  se subdivide en tres corrientes. Primero poesía vanguardista en la que los poetas intentan desligarse del Modernismo y comienzan a sentirse atraídos por las vanguardias, defendían la ruptura con el Naturalismo decimonónico y deformaban la realidad, desdoblándola desde todos los ángulos posibles, los movimientos más importantes de esta época fueron el ultraísmo y el creacionismo, el principal represéntate fue Rafael Alberti. La segunda corriente de la primera etapa fue la poesía pura, pues los poetas del 27 quisieron conseguir un lenguaje poético depurado, llenando su poesía de belleza y perfección, representada por Pedro Salinas. La tercera corriente de la primera etapa fue el neopopulismo, pues los poetas inician un proceso de rehumanización y entienden lo popular como expresión del sentimiento más profundo y humano, en esta destaca Lorca.

La segunda es la llamada etapa de la madurez (1929-1939). Esta se divide en Surrealismo y poesía impura o neorromántica. El Surrealismo trata de sumergirse en las profundidades del yo y trata los más íntimos sentimientos del hombre, podemos destacar a Vicente Aleixandre. Por último encontramos la etapa de la poesía impura o neorromántica en la cual pervive el interés por la tradición clásica, centrado en la figura de Bécquer, poeta que alienta en la poesía amorosa de Pedro Salinas  y Luis Cernuda, en esta corriente destacaríamos al último poeta nombrado.

Para finalizar podríamos destacar la capacidad de los poetas del 27 para unir tradición y novedad, pasando además por diferentes corrientes literarias en las que cultivan múltiples cualidades, dejando a su paso un sinfín de poesías, con lo que muestran sus grandes habilidades literarias y su gran talento.


Entradas relacionadas: