La poesía en el Renacimiento

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 7,6 KB

 

1. PENSAMIENTO Y CULTURA EN EL Siglo XVI

El término Renacimiento define todo el periodo cultural y social posterior a la Edad Media. Alude al

renacer de los estudios clásicos y a la veneración por los autores grecolatinos. Está estrechamente

relacionado con el concepto de Humanismo:
Movimiento cultural iniciado en Italia que,

considerando al hombre centro del universo, dedica sus esfuerzos al estudio de las letras humanas.

Estos estudios acaban por extenderse a todas las ramas del saber y configuran una visión del mundo

inseparable de las nuevas condiciones socioeconómicas de la época.

1.1. Rasgos del Renacimiento:

 Se destaca la dignidad del hombre, centro del mundo y dueño de su destino, lo cual se opone al

teocentrismo e inmovilismo de la sociedad estamental. Estamos ante el típico individualismo

burgués.

 Intenso vitalismo que se manifiesta tanto en el arte y en la literatura de este periodo como en

el

esplendor casi pagano de cortes y palacios, con sus fiestas y lujos. Se canta el amor y los placeres en

una sociedad muy secularizada1 y alejada de la concepción teocéntrica de la Edad Media.

 Optimismo: es una época esencialmente optimista en la que se piensa que el hombre es la

medida

de todas las cosas y que es capaz de dominar el universo con sus conocimientos.

 Racionalismo: será un rasgo dominante de la época. La confianza en el poder de la razón explica

el

nacimiento de una idea bien fecunda desde entonces: la idea de progreso. Según ella, la

economía

y el mundo material pueden avanzar de forma indefinida y también el hombre en el terreno

moral

puede alcanzar cotas de humanidad desconocidas. Se considera que el saber puede hacer mejor

al

hombre.

 Neoplatonismo: según las ideas neoplatónicas, la realidad material no es sino una

manifestación

del orden espiritual superior, armónico y perfecto, que el hombre puede alcanzar por el

conocimiento, el amor, la contemplación de la belleza natural, etc.

 Afán de reformas: la insatisfacción intelectual humanista lleva a proponer profundas reformas,

propugnar utopías2 y, en algunos casos, al escepticismo3 y al desengaño. El deseo de renovación

religiosa culminará pronto en el Cisma de Occidente que supondrá la fragmentación de la iglesia

cristiana por el auge de la reforma protestante promovida por Martín Lutero que propugna como

ideal la pureza evangélica, la religiosidad individual basada en el libre examen y la lectura personal de

los libros sagrados. Ante estas propuestas de renovación religiosa, la Iglesia católica convocó el

Concilio de Trento. En él se definieron los dogmas católicos esenciales en un intento de hacer frente

al protestantismo. Esta reacción dará lugar a un movimiento religioso y político llamado

Contrarreforma, en el que desempeñó un papel importantísimo España.

 Se produce una revalorización del latín, al mismo tiempo que se promociona el uso de las

lenguas


vulgares: por una parte, se intenta llegar al máximo número de lectores y por otra, la cultura se va

convirtiendo en un coto cerrado para los entendidos, los humanistas, y el latín es el idioma

apropiado para entenderse entre ellos por encima de las fronteras, pero también el muro de

contención adecuado para impedir el acceso a intrusos.

 El Renacimiento es un periodo de gran auge artístico y cultural. Es la época de científicos como

Copérnico o Kepler, de artistas como Rafael, Miguel Ángel, Fray Angélico, Piero della Francesca,

Botticelli; arquitectos como Brunelleschi o Bramante; músicos como Palestrina, Tomás Luis de

Victoria o escritores como Shakespeare, Marlowe, Rabelais, Ronsard, Montaigne, Sá de Miranda,

Camoens, además de la impresionante nómina de escritores españoles.

Entradas relacionadas: