La poesía lírica desde 1940 a los años 70

Enviado por Chuletator online y clasificado en Griego

Escrito el en español con un tamaño de 7,77 KB

 
LA POESÍA LÍRICA DESDE 1940 A LOS AÑOS 70. La poesía se convierte en arma propagandística. En este momento se desarrolló la actividad poética de Miguel Hernández. Quien servirá de puente entre la generación del 27 y la denominada generación del 36. Cuyos autores reflejaron las consecuencias sociales y políticas de la guerra. Lo que supuso la renuncia al arte puro. Miguel HERNÁNDEZ (1910-1942)  Nacido en Orihuela en 1910, participó como soldado junto al ejército republicano durante la Guerra Civil. Al acabar la contienda fue encarcelado en diversas ciudades españolas y condenado a muerte; aunque la sentencia fue conmutada por treinta años de reclusión. Los temas fundamentales en su obras son: El amor, la muerte y la vida, tal y como se refleja en su obra “llegó con tres heridas”. También trata temas como el dolor, la solidaridad o la pena. En cuanto a su estilo, podemos decir que su sencillez y espontaneidad esconden una trabajada búsqueda de perfección formal. Su obra puede dividirse en 3 etapas:  
1º Aprendizaje: influencia de Góngora y vanguardias. Destaca Perito en lunas.2º etapa: su poesía es más comprometida y bélica. Destacan: Viento del pueblo. 3º Poesía tras la guerra:   será su obra cumbre y refleja su dramática experiencia personal: muerte de su hijo, reclusión en la cárcel, padecimiento de enfermedades… Cancionero y romancero de ausencias.AÑOS 40 Frente al horror de la guerra y la nueva situación política, los autores tomaron diferentes posturas que Dámaso Alonso clasificó en dos tendencias: Tras la guerra algunos poetas buscan respuestas y, realizan una poesía espiritualista y existencial que dirige a Dios sus lamentos, sus quejas, sus preguntas y la rebelión ante sus designios. Es  la POESÍA DESARRAIGADA Autores conmovidos por la situación social que atraviesa España, expresan el dolor que produce contemplar el sufrimiento de un país desolado. Publicaron en torno a la revista “Espadaña”. Los temas: la religiosidad pero desde un tono de desesperanza y abandono y, en general, la expresión íntima de la rabia y la angustia ante el dolor, la injusticia y el horror de la vida en ese tiempo. El punto de vista es subjetivo (la crítica social no podía ser tan clara por miedo a la represión). Estilo: el verso libre. Autores de especial importancia fueron Dámaso Alonso con “Hijos de la ira” y Vicente Aleixandre con “Sombra del Paraíso”.  
Otros poetas escriben una poesía de corte clásico, preocupada más por la belleza formal del poema que por la temática trascendente. Es la POESÍA ARRAIGADA: Poesía desvinculada de la realidad del momento y preocupada fundamentalmente por la belleza formal inspirada en Garcilaso. Los temas: el amor, la naturaleza, la patria, el paisaje. Estilo: escriben estrofas clásicas como sonetos y cultivan mucho el verso endecasílabo. Autores: Luis Rosales, Luis Felipe Vivanco, Dionisio Ridruejo. Es una poesía muy próxima a las ideas del régimen. EL POSTISMO Y EL GRUPO “CÁNTICO” Un grupo de poetas cordobeses fundan la revista Cántico en 1947. Con la intención de rendir homenaje a la generación del 27. Pablo García Baena (1923)  es el principal representante del grupo CÁNTICO.  Otros poetas pretenden enlazar con el Surrealismo. Así surge la revista “Postismo”. Se trata de un movimiento que reivindica la libertad creativa, la imaginación y el sentido lúdico del arte, frente a la poesía de los desarraigados. En la poesía surrealista el deseo se constituye en el motor del mundo. Los principales recursos estilísticos son metáforas encadenadas que tienen su base en el sueño, la alucinación y el subconsciente. AÑOS 50 POESÍA SOCIAL
La primera poesía de posguerra se caracteriza, frecuentemente, por un tono individualista. A finales de los cuarenta surge en España una poesía denominada social en la que se pasa del yo, protagonista de la lírica espiritualista de los años 40, al nosotros.
Hacia 1955 se consolida —en todos los géneros— el llamado «Realismo social». De esa fecha eran dos libros de poemas que marcan un hito: Pido la paz y la palabra de BLAS DE OTERO y Cantos iberos de GABRIEL CELAYA. Ambos poetas superan su anterior etapa de angustia existencial, para situar los problemas humanos en un marco social.  En cuanto a la temática, hay que destacar la gran proporción que alcanza el tema de España. Dentro de la preocupación general por España y del propósito de un «Realismo crítico», se sitúan temas concretos que resultan paralelos a los que vimos en la novela y en el teatro de la misma tendencia: la injusticia social, la alienación, el mundo del trabajo, el anhelo de libertad y de un mundo mejor… Estilísticamente se trata de una poesía que emplea un lenguaje claro, de tono coloquial, pues va dirigida «a la mayoría».AÑOS 60 Y 70  A finales de los cincuenta aparecíó un grupo de poetas que, sin dejar los temas sociales, buscaba una mayor elaboración del lenguaje poético y un desplazamiento de lo colectivo a lo personal. Al poeta—conocer el mundo, conocerse a sí mismo.Se puede establecer una temática común a todos ellos:  la reflexión sobre el paso del tiempo . El amor como cauce del erotismo y la amistad.   la reflexión sobre la creación poética.  En algunos poemas tratan asuntos de tema social y político, pero tratados con ironía. En el estilo es muy visible que el lenguaje conversacional, es compatible con una exigente labor de depuración y de concentración de la palabra. Cada poeta se propone la búsqueda de un lenguaje personal, nuevo, más sólido. Frecuentemente recurren al empleo de la ironía y del humor. LOS AÑOS 70: LOS NOVÍSIMOS A principios de la década  de los setenta, el crítico José María Castellet publica una antología titulada Nueve novísimos poetas españoles. Con este nombre agrupa a poetas nacidos tras la guerra, conocidos desde ese momento como los novísimos, que incluía a: Pere Gimferrer, Guillermo Carnero, Félix de Azúa, Antonio Martínez Sarrión, Manuel Vázquez Montalbán, Leopoldo Mª Panero, Ana María Moix, Vicente Molina Foix y José Mª Álvarez  y que se caracterizan por: La preocupación por la forma y el lenguaje; ruptura con la cultura tradicional e inspiración ,incorporación de referencias muy cultas a obras y autores extranjeros.

Entradas relacionadas: