Poesía humanizada

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 7,07 KB

 

La Generación del 27 tiene una rica tradición literaria española y está influida por las corrientes de vanguardia. Sus carácterísticas generales son: centenario de la muerte de Góngora (1627): reuníón por la muerte del poeta, que por un lado trata del poeta y la poesía y por otro lado manifiesta el rechazo y la estética del Siglo XIX y del Modernismo; la tradición y originalidad: Ortega y Gasset (filósofo), Ramón Gómez de la Serna (vanguardista) y Juan Ramón Jiménez (poeta); es una generación progresista liberal y universitaria, y la compone Melchor Fernández de Almagro en el número 1 de la revista Verso y Prosa. Los poetas son: Pedro Salinas, Jorge Guillén, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Gerardo Diego, Vicente Alexandre, Dámaso Alonso, Luis Cernuda, Emilio Prados y Manuel Altolaguirre.

Respecto a la literatura, la Generación del 27 adopta los mismos ismos que las vanguardias y se redescubre a Góngora y los poetas del Siglo de Oro. Destacan temas de la cultura occidental: la ciudad (progreso), la naturaleza y el amor y el compromiso (escasa preocupación de la religión). En métrica destacan: el romance, el versículo, el verso libre, el soneto y el verso blanco.

En la primera etapa, hasta 1927, hay: tonos becquerianos, influjo de las primeras vanguardias y Juan Ramón Jiménez se orienta hacia la “poesía pura”. Poesía deshumanizada: influencia de la poesía popular, fervor por Góngora y huella clasicista.

En la segunda etapa, de 1927 a la Guerra Civil, hay una irrupción de Surrealismo, un proceso de rehumanización, una poesía trascendente humana y apasionada, y acentos sociales y políticos.

En la tercera etapa, después de la Guerra Civil, Lorca muere en 1927, Dámaso Alonso Aleixandre y Gerardo Diego se quedan en España, y el resto se exilia. En el exilio hay una nostalgia por la patria pérdida, y en España la poesía se orienta hacía un humanismo angustiado.

Autores

Pedro Salinas se marchó América donde trabajó, en EEUU, en universidades. Su obra poética se divide en: etapa inicial, con la influencia de la poesía pura de Juan Ramón Jiménez. Destacan Presagio, Seguro azar y Fábula y signo;
La etapa de Plenitud, con La voz a ti debida, Razón de amor y Largo lamento; y la etapa del exilio, con El contemplado.

Jorge Guillén fue Premio Cervantes en 1976 y es el más cercano a la poesía pura, donde se subordina a la inteligencia. Su obra principal es Aire nuestro, pero también destacan:
Cántico, Clamor, Homenaje, Y otros poemas y Final.

Gerardo Diego recibíó el Premio Cervantes en 1979. En su producción poética destacan:
Versos Humanos, Alondra de verdad, Imagen, Manual de espumas y Fábula de Equis y Zeda.

Vicente Aleixandre ganó el Premio Nobel de Literatura en 1977. Su obra se divide en: poesía pura (Ámbito)
, poesía surrealista (Espadas como labios, La destrucción o el amor y Pasión de la Tierra)
Y poesía antropocéntrica (Historia del corazón y En un vasto dominio)
.

Dámaso Alonso recibíó el Premio Cervantes en 1978. Su obra estuvo influenciada por los modernistas y Juan Ramón Jiménez, y destacan:
Poemas puros, poemillas de la ciudad y El viento y el verso, Duda y amor sobre el Ser Supremo, Antología de nuestro monstruoso mundo, y fundamentalmente, Hijos de la ira (pesimismo).

Federico García Lorca. En su obra destacan la soledad la pasión y la muerte, con sencillez de sus primeros poemas juveniles a la fuerza del Romancero gitano y al atrevimiento vanguardista de Poeta en Nueva York.
Destacan también Poema del cante jondo y Llanto por Ignacio Sánchez Mejías.

Rafael Alberti recibíó el Premio Cervantes en 1983. Su obra se divide en: poesía popularista (Marinero en tierra, con el Premio Nacional de Literatura en 1925, y El alba del alhelí)
, poesía neogongorista y vanguardista (Cal y canto)
, poesía surrealista (Sobre los ángeles), poesía civil y política (El poeta en la calle, Madrid, capital de la gloria y Noche de guerra en el Museo del Prado)
, y poesía nostálgica (Entre el clavel y la espada y Ora marítima)
.

Luis Cernuda se exilió a Gran Bretaña durante la Guerra Civil, después a Estados Unidos y por último a México. El tema central de su poesía es el amor insatisfecho, y su obra se agrupa en:
La realidad y el deseo, once poemarios divididos en la etapa de aprendizaje, de juventud, de plenitud y de madurez.

Entradas relacionadas: