Poesía arraigada de José García nieto

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,18 KB

 

La represión asola la España de la posguerra. El ambiente general es de absoluta desolación y pobreza, la población se debate entre el hambre, la miseria y el miedo. Va a existir un aislamiento internacional y una fuerte censura política y moral, todo ello unido a la muerte y exilio de la mayoría de los intelectuales de la época anterior. La sociedad, como la poesía van a estar divididas entre vencedores y vencidos. Los vencedores realizarán una poesía bien hecha e intimista que canta al amor, al paisaje y al sentimiento religioso. Se aleja de toda innovación formal y ofrece una visión épica de la realidad y un optimismo que contrasta con la pobreza y la desilusión diarias en que vive la mayoría. Publican en revistas como Garcilaso o El Escorial. Los autores más importantes de esta poesía arraigada son Luis Rosales cuya obra más importante es La casa encendida y Leopoldo Panero con La estancia vacía.()Los vencidos escribirán una poesía desarraigada o existencialista que, al contrario de la anterior, refleja la vivencia individual del ser humano en tiempos de angustia y dolor. Estos autores publican sus obras en la revista Espadaña. Abordan temas que son verdaderas preocupaciones existenciales como la desesperación, la tristeza, la soledad. Es una poesía conversacional mucho menos artificiosa que la poesía arraigada ya que tenían intención de que el pueblo les entendiese. La publicación de Hijos de la ira de Dámaso Alonso y Sombra en el paraíso de Vicente Aleixandre darán lugar a esta poesía desarraigada y servirá de faro para los jóvenes escritores como Victoriano Crémer, José Hierro o Carlos Bousoño. ()Ya en la década de los 50 se escribe una poesía social, el escritor sale de su angustia interior y contempla lo que sucede en la calle. Con un tono enérgico de testimonio de protesta, el poeta considera la poesía un arma para luchar contra la injusticia. Los poetas toman conciencia de su papel social y adoptan como consigna palabras


consigna palabras como compromiso y solidaridad, se trata de una poesía comprometida socialmente. Sus máximos representantes son Blas de Otero cuya primera etapa fue existencialista en obras como Ángel fieramente humano o Redoble de conciencia. En su segunda etapa desarrolla la poesía social con Pido la voz y la palabra. Otro representante de la poesía social fue Gabriel Celaya que muestra un enérgico compromiso con la realidad en obras como Cantos iberos. ()En esta década surgirá una nueva generación formada por poetas burgueses inconformistas y escépticos con una visión crítica de la realidad. Comienzan en la poesía social aunque evolucionarán hacia una poesía humanista en la que expresan la preocupación por los problemas del ser humano. Escriben una poesía sencilla sin artificios buscando la belleza en la que predomina el verso libre y las estrofas clásicas. Es una poesía narrativa cuyos temas principales son la metapoesía, el paso del tiempo o la amistad. Sus autores más importantes son Ángel González con su obra Palabra sobre palabra, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biezma, un poeta muy influyente actualmente cuya obra más importante es Compañeros de viaje, Claudio Rodríguez y José Agustín Goytisolo. ()(Sobre 1968 aparece en un nuevo grupo de escritores conocidos como novísimos por la obra Nueve novísimos poetas españoles de José María Castellet. Destacan Pere Gimferrer con su obra Arde el mar, Antonio Colinas y Leopoldo María Panero. Su poesía es hermética, vanguardista, experimental, con mucho formalismo y llena de referencias.()En los años 80 aparece una nueva generación de poetas que toman como modelos a autores anteriores, que recuperan las formas métricas tradicionales y que vuelven a la poesía narrativa con un lenguaje coloquial y unos toques de humor. Sus autores más importantes cultivan la poesía de la experiencia y el neosurrealismo.


Entradas relacionadas: