La poesía de los 60 y los novísimos

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 18,65 KB

 

y la experiencia amorosa son los temas fundamentales de su poesía. Su primer libro Compañeros de viaje (1959) trata de la amistad, de la acción destructora del tiempo y de la identificación y el reconocimiento de los otros como una forma de sentirse en el mundo. En Moralidades (1966) se intensifica su obsesión por el paso del tiempo. El autor reflexiona sobre su condición social privilegiada y sobre la necesidad de abolir esos privilegios. Su obra Poemas póstumos (1968)ilustra el total desencanto que sentía el poeta y el cinismo que desgastó sus ilusiones juveniles. En Las personas del verbo se recogen textos escritos entre 1965-1981. En ella se observa como el tiempo le obsesiona más que nunca y muestra una amarga decepción por todas aquellas expectativas que no ha visto cumplidas.

B) LOS NOVÍSIMOS-->En los años setenta se produce un distanciamiento de la poesía social y aparece un grupo de poetas más jóvenes. Estos poetas nacidos después de la guerra reciben el nombre de Novísimos debido a que en 1970 José Mª Castellet los reúne en una antología titulada Nueve novísimos poetas españoles. En ella aparecen: Pere Gimferrer, Manuel Vázquez Montalbán, Félix de Azúa, Guillermo Carnero, Leopoldo María Panero, Ana María Moix, Vicente Molina Foix, Antonio Martínez Sarrión y José María Álvarez.

En ellos influyen Luis Cernuda, Gil de Biedma, César Vallejo, Octavio Paz. Además conocen la poesía extrajera (Eliot, Cavafis, el Surrealismo). En su formación cultural y en los temas de su poesía se mitificaba la cultura de los medios de comunicación (radio, cine, tebeos, canciones). Su poesía se aleja del Realismo y regresa a los experimentos relacionados con las vanguardias (escritura automática y uso del collage) o con el Modernismo (gusto por lo exótico, por el ritmo del lenguaje, por el léxico culto). Asimismo destaca el gusto por el Surrealismo (gusto por la irracionalidad, la sorpresa). Manifiestan una extrema preocupación por el lenguaje y por el poema como creación autónoma.

De esta forma, durante los años setenta la influencia de la poesía de los novísimos se ramifica en distintas tendencias: Culturalista, Clasicista, Experimental  y Metapoética.

Pere Gimferrer (1945)

Su poesía discursiva y metaliteraria intenta enlazar con momentos de la tradición literaria (el Barroco y las vanguardias) y explorar las fronteras tenues entre realidad existente y realidad artística. Inició su trayectoria poética con Mensaje del Tetrarca(1963), obra en la que ya se puede intuir una poesía propia de la línea modernista. Con Arde el mar (Premio Nacional de Poesía, 1966) ejemplifica la postura estética de los novísimos, su manera de situar la literatura por encima de la realidad y de crear poemas que motivan una elaboración por parte del lector. En La muerte en Beverly Hills (1968) mantiene una actitud experimental. Las viñetas, las evocaciones de actrices famosas, de escenas de películas y las imágenes de la naturaleza confluyen produciendo experiencias emotivas y nostálgicas. A partir de 1970, decide escribir su obra en catalán y se perciben algunos cambios de actitud por parte del poeta.
Antonio Martínez Sarrión (1939)
-->Su poesía adopta un lenguaje cotidiano, utiliza alusiones contemporáneas e intertextos de la cultura popular y genera esquemas irracionales que se remontan a los surrealistas. El referente de esta poesía sirve de base a una nueva creación y a una invitación a participar en un proceso de juego y transformación de la realidad. En su primer libro Teatro de operaciones (1967) emplea recuerdos de la infancia para recrear escenas visuales y sensoriales bien dispares. Pautas para conjurados (1970) y  Una tromba mortalpara los balleneros (1975), en estas dos obras son un recuento de los temas, iconos y mitos sesentayochistas (cultura cinematográfica, drogas, música, irracionalismo surrealista.
..), y finalmente una constatación de la muerte de aquellos sueños y de la inexistencia de cualquier posible paraíso. A partir de este momento, el poeta tiende hacia una mayor transparencia expresiva. Así se refleja en
Horizonte desde la rada (1983) y De acedía(1986).

Entradas relacionadas: