Plenilunio susana grey

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,33 KB

 

PLENILUNIO



-Personajes:

Todos los personajes están relacionados, estableciendo entre ellos vínculos de diferentes tipos.Existe entre ellos una jerarquía(protagonista/antagonista, principales/secundarios)
El inspector es el personaje que establece más relaciones con el conjunto de la trama. Es un personaje activo que lleva el peso de la investigación sobre el asesinato de la 1 niña. En la comisaría se ocupa casi únicamente de este caso.
Con el guarda relación profesional el médico forense Ferreras, quien aporta datos sobre la muerte de la primera niña o sobre el asalto que ha sufrido la 2a. Es el contrapunto del inspector, calado , reflexivo y introspectivo, frente a el charlatán, impulsivo y volcado hacia fuera. El inspector es sujeto paciente del acoso y la persecución de ETA no solo en el P Vasco sino también en Ubeda, lugar en el que sufre un atentado por parte de un miembro de esta org. Hay un contraste entre su vida anterior caracterizada por el consumo de alcohol y vida nocturna que llevaba en Ubeda , donde solo toma café y con vida ascética.El es le que une a los personajes de La esposa, internada en un psiquiátrico hasta prácticamente el final de la novela porque no pudo resistir el asedio telefónico al que fue sometida en el P Vasco, y Susana Grey, maestra de la niña asesinada

Su relación con el padre Orduña y los recuerdos de este, sirven para explicar la vida  infantil del policía y es el también el personaje a quién el inspector confiesa sus dudas morales y sus actuaciones.
Su caracterización se reduce únicamente al color gris del cabello, al la alusión a que es un hombre de mediana edad y a que viste con un anorak y unos zapatos mas propios del norte que de Andalucía. El autor no le da nombre, como si quisiera dejarlo definido sólo por sus funciones.
El asesino es el antagonista. En los primeros capítulos se va dosificando la información sobre el, posteriormente una mujer declara al inspector haber visto a un hombre que acompañaba a Fátima y aporta el dato de que llevaba una mano herida y se iba chupando la sangre. Los datos sobre el se completan con la investigación de Ferreras (Cap. 9), pero el inspector sigue pensando en el consejo del Padre Orduña de buscar en los ojos de la gente.Al contrario de lo propio del género policíaco que nos conduce al descubrimiento del asesino al final de la trama, en esta novela ya en el Cap. 1 tenemos una gran cantidad de datos que ponen de manifiesto el modo de pensar del asesino, sus rasgos físicos , indumentaria y olor, porque su oficio es ser pescadero. El narrador hace hincapié en su mundo interno: Desprecia a sus padres, es acomplejado por su físico y como no es capaz de relacionarse con chicas normales, busca prostitutas y niñas. El narrador nos ofrece datos sobre su adicción a la pornografía y al tabaco. Hay una tensión entre el secreto que rodea sus actos y que el mismo piensa que no son capaces de descubrir y la vanidad o el deseo de publicidad. Una de sus clientas es Susana Grey que lo considera un joven tímido, amable y educado. Al igual que el inspector, carece de nombre en la novela.
Susana Grey justifica su presencia en la novela como maestra de la niña asesinada. Muchos rasgos son los típicos de una buena maestra pero conforme avanza la novela se va haciendo mas complejo. Educa ella sola a su hijo y se presenta como una mujer fuerte y decidida. En sus relaciones con el inspector es ella la que toma la iniciativa y también le contagia un poco de sus aficiones culturales.Con ella se relacionan varios personajes .
La mujer del inspector viene a explicar su soledad, entre ellos parece haber habido un gran problema desde hace años, víctima indirecta del terrorismo ingresada en un psiquiátrico hasta casi el final de la novela.
El padre Orduña desempeña en la novela un papel importante para relacionar al inspector con su pasado de niño. Según algunos críticos es un arquetipo del Padre Llanos.
El papel de víctimas lo desempeñan las dos niñas. La primera, Fátima, solo será conocida por el inspector después de su muerte. El autor hace hincapié en el testimonio gráfico que posee de ella la familia pese a su condición humilde. La segunda niña , Paula, tras su asesinato frustrado, mantiene una relación personal con el inspector y ello pone en relieve un aspecto del carácter del inspector que hasta ese momento no había aparecido como persona cuidadosa y cariñosa con la niña, el esquema habitual de policía insensible

Entradas relacionadas: